Publicidad

2015, año del metal en los smartphones: ¿seguirá la moda en 2016?

2015, año del metal en los smartphones: ¿seguirá la moda en 2016?
4 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

En la valoración de la tecnología de consumo se ha desarrollado con el tiempo una parte más sensorial, lo que a veces se llaman feelings cogiéndolo literalmente del inglés al ser todo aquello relativo con las sensaciones al usar el dispositivo. Es decir, más allá de lo empírico y de magnitudes físicas, si la interacción es agradable, si el material nos da sensación de calidad e incluso si el dispositivo logra que desarrollemos cierto apego.

Si hablamos del diseño y de los materiales, aquí además juegan (y con buenas cartas) las modas. Su fluctuación hace que la selección de los fabricantes varíe y, aunque sí sería parte de esa valoración sensorial que comentábamos, la tendencia no siempre va a favor de otros aspectos que intervienen en ella. Tras hablar de la tendencia a un aumento de tamaño, ¿existe también un viraje al metal?

Los discretos pioneros

Si pensamos en la aparición de smartphones que incluyeron metal probablemente viajemos a 2013 por el lanzamiento del HTC One o incluso a 2010 pensando en los marcos metálicos del iPhone 4, que presentaba una construcción bastante distinto a su antecesor tanto por materiales como por diseño. No obstante, no fue ninguno de los dos el primer smartphone que lo incluyó, dado que fue la misma HTC la que lo incluyó en otras series anteriores, como en el caso del HTC Legend.

Nokia N8

De hecho, no fue tampoco el HTC One ni el iPhone 5 los primeros en montar lo que se conoce como carcasa unibody de metal. Fue la ahora discreta Nokia la que ese mismo año lanzó el N8, un terminal con Symbian 3 con una robusta construcción en aluminio con bordes laterales curvos y superior e inferior en plano.

Lo implícito y lo real cuando hablamos del metal

Parece que en 2015 hayan confluido tanto las modas como la calidad de los materiales (y el valor subjetivo que se les da a este respecto) en el establecimiento de que el incluir metal (u optar por el para el 100% del cuerpo a excepción obviamente de la pantalla) da un toque de distinción que siempre añade peso en cuanto a posicionar al teléfono en una gama u otra. En parte también por costes, dado que siempre será algo más caro optar por el aluminio u otros metales en vez que el policarbonato.

¿De dónde viene esa asunción? Probablemente a esto hayan ayudado los terminales que hemos mencionado antes, tanto su salida como que en lo sucesivo. Es decir, que la serie One de HTC y los iPhones hayan hecho del unibody en aluminio una condición sine qua non y uno de sus reclamos, por ser algo distinto al resto y por el valor inherente a los materiales.

Samsung Galaxy S6 y iPhone 6

La prueba más evidente de que en efecto es un reclamo probablemente la tengamos en Samsung. Tras años apostando por el policarbonato, y un breve coqueteo con el metal en el Samsung Wave, este año el gigante coreano rompió con materiales y diseño apostando por los bordes metálicos tanto en sus tope de gama como en la serie J, logrando diferenciación, cambio y favoreciendo a que se hable de premium cuando un terminal de alta gama transmite cierta sensación de calidad o incluso lujo.

No obstante, hay un precio no económico a pagar cuando se opta por un terminal construido parcial o completamente en metal. Esta característica deja de ser reclamo cuando el usuario prefiere olvidarse de la preocupación por que se dañe la superficie, sobre todo cuando no se desea llevar una funda. Además, está el hecho de que las superficies metálicas suelen ser más resbaladizas, algo a tener en cuenta sobre todo con teléfonos "grandes", y otros inconvenientes que hace tiempo recogimos hablando de las ventajas y desventajas de los móviles construidos en metal.

El rumore, rumore añadiendo leña al fuego

Así, de manera más reciente hemos visto que Meizu también optaba por una construcción en metal con el móvil que bautizó a ese respecto (el Metal M1), así como bq con el Aquaris X5, Huawei (tanto para sus terminales como para el de Google, el Nexus 6P), Sony, OnePlus, Xiaomi con el Redmi Note 3 o los marcos de los Moto X entre otros. Junto con un aumento de tamaño en las diagonales de pantalla y cierto adelgazamiento en algunos casos, ¿será el metal otra tendencia que se contagiará a los que quedan?

Si bien se asienta como un reclamo de cara al público, no se trata sin embargo de una preferencia general por lo que comentábamos de los arañazos y marcas, que según de qué acabado y aleación se trate también aparecerán de manera más o menos fácil. Este año aún hay fabricantes que han evitado este material como son Microsoft (que si bien tiene terminales con marcos metálicos son anteriores a 2015), y LG, al menos hasta que éste presentase el LG Zero. ¿Tendrán la misma suerte los que huyen del metal que los que huyen de las 5 pulgadas?

LG V10

De momento no sabemos con qué nos sorprenderán los fabricantes de cara a las renovaciones de sus terminales, algunas de las cuales esperamos hacia febrero con el MWC de Barcelona. Pero internet nunca defrauda en cuanto a filtraciones y especulaciones y de cara a los futuros flagships ya se habla de algunos aspectos en relación a esto, como es el caso de un presunto Moto X de cuarta generación que se vestiría completamente de metal (y no sólo marcos) que publicaba GSMArena.

Del último que se habla es de LG G5 cuya supuesta información ha filtrado por Reddit un usuario que dice haber tenido acceso parcial al terminal adjuntanto además una foto de la cámara y una captura de pantalla en la que se leen algunas características. Un G5 que cambiaría bastante con respecto al LG G4, optando por el metal y reduciendo el tamaño de diagonal de pantalla, cuyas características serían éstas:

  • Pantalla de 5,3 pulgadas QHD
  • Snapdragon 820
  • 3 GB RAM
  • Construcción en metal
  • Bandejas para micro-SD card y SIM en el lateral derecho
  • Puerto de infrarrojos
  • Cámara trasera de 16 megapíxeles con enfoque láser y sensor de latido cardiaco: posible cámara dual
  • Cámara delantera de 8 megapíxeles
  • USB tipo C
  • Lector de huellas
  • Sensor de presión
LG G5

Si bien sería un cambio bastante radical para su tope de gama, en el caso del LG V10 los coreanos ya optaron por el metal para los marcos con el fin de añadir ese toque de distinción. Ya queda menos para ver qué genes heredan tanto si el buque insignia de LG como los próximos terminales del resto y si las traseras y los bordes de plástico siguen menguando en presencia tanto en alta como en media gama.

En Xataka Móvil | En contra del metal: las carcasas de plástico ofrecen muchas ventajas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir