Compartir
Publicidad

Así puede afectar al sector de las telecomunicaciones el cambio de Gobierno en España

Así puede afectar al sector de las telecomunicaciones el cambio de Gobierno en España
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde ayer España cuenta con un nuevo Presidente del Gobierno, elegido por primera vez mediante una moción de censura. Pedro Sanchez liderará un ejecutivo cuyos Ministros y Ministras conoceremos el próximo lunes y el responsable de Industria tendrá por delante importantes tareas que afectarán de lleno al sector de las telecomunicaciones, aunque se encontrará también con procesos ya en marcha.

Para quien no sea consciente de la importancia del Gobierno de turno para el sector de las telecomunicaciones, desde el Ministerio de Industria se han marcado las normas que regirán la primera subasta que afecta al futuro 5G o se ha impulsado un plan para que en 2021 todos los españoles puedan contar con fibra. El nuevo titular se encontrará con dichos planes en marcha, pero también tendrá que afrontar importantes retos, como la subasta de los 700 MHz.

Durante los seis años de mandato de Mariano Rajoy el sector de las telecomunicaciones en España ha cambiado con creces, aunque más por la iniciativa privada que por la intervención pública. ONO y Jazztel fueron engullidas por Vodafone y Orange, MásMóvil se ha convertido en el cuarto operador tras comprar Yoigo y Pepephone y la fibra ha logrado una cobertura envidiada en toda en Europa, gracias a las fuertes inversiones de todos los operadores.

El Plan 300x100, en el punto de mira

Nadie sin fibra: el Gobierno anuncia un plan para que la fibra llegue al 100% de los pueblos en 2021

El nuevo Ministro de Industria, responsable de lo relacionado con el sector de las telecomunicaciones, tiene poca tarea en lo relacionado a la fibra. Los despliegues ya son muy importantes (Movistar roza ya los 20 millones de hogares) y los operadores han alcanzado voluntariamente acuerdos entre sí para no tener que levantar zanjas por cuadriplicado.

El nuevo Ministro podría alterar, para bien o para mal, las ayudas públicas para llevar la fibra a toda España

Buscando cubrir las zonas no rentables para los operadores, el Gobierno aprobó en marzo un plan dotado con 525 millones de euros para que todos los españoles cuenten con conexiones de fibra de al menos 300 Mbps en 2021. En este plan podría intervenir el nuevo Gobierno, ya que las partidas se distribuyen en distintos años, aunque no parece conveniente dado que es difícil que la iniciativa privada llegue algún día a cubrir todo el territorio nacional.

Acelerar el camino hacia el 5G: el reto

5G

Donde sí tendrá más que hacer el nuevo Ministro será en lo referente al 5G. España necesita pisar el acelerador para que los operadores puedan desplegar cuanto antes la red de quinta generación que revolucionará no solo el sector, sino también nuestras vidas porque será capaz de conectarlo todo. Mientras otros países ya han asignado frecuencias en distintas bandas, en España todavía estamos pendiente de la primera subasta, la que afecta a la banda de los 3,6 GHz que se pondrá en marcha en julio.

En cada subasta la CNMC sugiere las normas que las deberían regir pero la última palabra la tiene siempre el Ministerio de Industria o la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones que alberga en su seno. Así, el Ministerio saliente dictó precios de salida asequibles y un pago a plazo para los que se hagan con licencias en la banda de los 3,6 GHz. También ha impedido la participación de pequeños operadores, estableciendo un mínimo de facturación necesario, o la de fondos de inversión, pidiendo "solvencia profesional".

El nuevo Gobierno debería acelerar las subastas relacionadas con el 5G y el segundo dividendo digital

El nuevo Ministro de Industria no debería alterar esa subasta, para no retrasarla, pero sí debería ponerse a trabajar desde ya en la subasta clave, la de los 700 MHz, que según el actual Plan Nacional 5G no se produciría hasta 2019. Los operadores se mostraron satisfechos con las condiciones para la subasta de la banda de los 3,6 GHz, pero la duda es si a la siguiente subasta se le aplicarán las mismas condiciones o si habrá otras que puedan afectar al resultado final.

Evidentemente los precios de salida de la subasta de los 700 MHz serán más altos, al ser la banda más deseada, pero mantener el pago aplazado de las licencias favorecería un despliegue más rápido, al contar los operadores con más caja para ejecutarlos. Además, se deberá tratar con sumo cuidado el número de bloques que se pondrá a disposición de los operadores y los límites de compra, ya que pueden ser determinantes.

Y para rematar el papel que tendrá por delante el nuevo Ministro de Industria, tenemos que recordar que para que los operadores puedan usar los 700 MHz toca volver a desplazar los canales de la TDT. Recordemos que en la anterior ocasión que se dio un dividendo digital el retraso en ese traslado supuso el retraso en el despliegue del 4G en la banda ideal. No debería volver a ocurrir, si hemos aprendido la elección, pero es posible que ese segundo dividendo vuelva a coincidir con unas elecciones generales (si la legislatura actual dura cuatro años), y la presión de las televisiones podría devolvernos a un nuevo retraso.

En Magnet | Qué han pedido en la moción los partidos que han apoyado a Pedro Sánchez en su investidura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio