Publicidad

La pantalla como eje de las innovaciones en el futuro del smartphone

La pantalla como eje de las innovaciones en el futuro del smartphone
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

Al hablar de innovación en la industria de los smartphones a veces se esboza una especie de techo tecnológico, en referencia a las muchas “necesidades” que estos dispositivos ya suplen y lo complicado que puede resultar innovar y no sólo mejorar lo ya inventado. Es por eso que cualquier evolución en este sentido, en incorporar una nueva característica que añada una nueva función, sea interesante tanto para el usuario final como para el mercado, y parece que la industria se está centrando en las pantallas.

Así, tras un tiempo en el que ésta parecía estar centrada en las posibilidades que ofrecían los distintos tipos de sensores así como en mejorar su sensibilidad y aplicación, en 2015 hemos visto que las pantallas se han convertido en el nuevo punto para explotar. Aunque más allá del hardware en sí, lo que se está intentando y consiguiendo (y lo realmente interesante) es que cambie la experiencia del usuario en adelante, que más que un añadido sea un punto de inflexión al menos en parte de los casos.

Motorola: que no se rompan más pantallas

Hace unas semanas hablábamos de que en España la rotura de las pantallas era el motivo más frecuente para llevar el móvil a un servicio técnico, ganando por goleada al resto de incidentes. Parece que la estadística se extiende a mayor escala, o al menos eso vemos en uno de los vídeos promocionales del Motorola DROID Turbo 2, en el que se indica que se rompen un tercio de las pantallas (y que en un 30% de las ocasiones no se reparan).

Aquí la mejora se basa en lo que en Motorola han denominado como pantalla Shatterproof, el término comercial para designar esta mayor resistencia de la pantalla que de momento sólo presenta este modelo. Lo que confiere dicha resistencia son las diversas capas que componen el panel AMOLED flexible y por lo que se vio en la presentación (en la que dejaron caer un terminal desde una altura considerable) la mejora funciona.

Motorola DROID Turbo 2

Apple: en clave de Touch

Hablando de lo que es la fecha de presentación pública, la que en este sentido se adelantó (aunque no en smartphones) fue Apple con el Force Touch en su Apple Watch y los trackpads para los ordenadores. Aunque primigenia y limitada, el hecho de incorporar esta propiedad en el reloj ya barruntaba que no quedaría ahí y que casi de manera obligatoria era algo que veríamos en el producto estrella de la compañía. Más aún cuando aquel rumoreado aumento del grosor en 0,2 milímetros empezó a estar en todas las quinielas para los nuevos iPhones.

Y así fue, en septiembre de este año veíamos en los hipnóticos vídeos del evento de presentación que los nuevos iPhones 6s y 6s Plus incorporaban algo similar, porque pese a que a Craigh Federighi le traicionó el subconsciente al hablar de ello no se trataba de Force Touch, sino de 3D Touch. Aunque el fundamento de ambas tecnologías y lo importante, su función, es básicamente la misma: añadir una tercera dimensión en la interacción usuario-dispositivo.

Desglose de las capas de la pantalla del iPhone 6s

¿Pero importa la diferencia o es tema de marketing y nomenclaturas? Estrictamente sí, de hecho fue algo de lo que hablaron en Wired. Aunque ambas radican en cuanto a hardware al Taptic Engine y a la estructura de la pantalla, atendiendo a las patentes vemos que el 3D Touch tiene un nivel mayor de sensibilidad que la solución para el Apple Watch, reaccionando más rápido y permitiendo más acciones a tenor de la firmeza que se aplique en la presión. En Applesfera ya hablaron de esta diferencia en la experiencia de uso entre los dispositivos así como de las posibilidades.

Aquí la clave, y lo que puede convertirse en un factor diferenciador o bien en un cuello de botella, es que la parte de software responda. Es decir, que tanto los de la casa como los desarrolladores de terceros aprovechen esto y saquen partido a los menús contextuales y a lo rápido que permite realizar las acciones esta característica.

Huawei: desde 2015 pesando manzanas

Más allá de lo imaginativos que podamos ser con nuestras teorías ante el que Huawei eligiese esta fruta y no otra para mostrar su innovación en el Huawei Mate S, el hecho es que por fecha su Force Touch salió al mercado antes (porque se denomina exactamente igual). La tecnología del fabricante chino se encuentra a caballo entre las dos que hemos mencionado de Apple, dado que sí se trata de una pantalla sensible a la presión aunque de funciones es algo más limitada.

Huawei Mate S

En este caso lo que podemos hacer es zoom en imágenes y juegos, emular los botones de navegación, personalizar las esquinas o lo que comentábamos del peso (algo cuya utilidad real quizás es cuestionable en la práctica). Una mejora que parece mejorar la experiencia aunque por el momento no vemos un cambio en la interacción entre el usuario y el sistema (no al menos tan notable) como en el caso de 3D Touch y iOS 9, en el que aparecen menús contextuales y acciones rápidas que en general (y no sólo puntualmente) suponen completar las acciones de una manera más fácil y rápida.

No obstante, como decimos fueron los primeros en ponerlo en el mercado y si atendemos a su sistema operativo de momento son los únicos de Android que han incorporado la sensibilidad a la presión de fábrica, anticipándose a lo que desde Mountain View puedan avanzar en este sentido. Algo que es ventajoso o no según se mire: está bien ser los únicos en algo y que las mejoras tengan el sello de la marca, pero no tenemos un soporte oficial a los desarrolladores por parte de Google (en el caso de iOS los desarrolladores terceros tienen la API de la casa).

Capas de la pantalla del Huawei Mate S

Un futuro entretenido

Huawei y Apple han presentado sus propuestas, pero a lo largo de este año hemos visto que otros fabricantes parecen estar preparando también sus propuestas en este sentido. Hace unos meses desde Synaptics presentaban Clear Force, una tecnología que permitiría una interacción similar a la que se está viendo en iOS y que, según indicaron, veremos en alguno de los terminales del fabricante chino Xiaomi. Por otro lado, hace unas semanas se publicaba una patente de Samsung del año pasado en la que se esbozaba un cambio en la interacción también por presión, aunque parecía ir encaminado a los teclados más que a la capa de software en general.

Así, se trata de tecnologías de cuna reciente o por venir, pero siempre tendemos a pensar hacia dónde conducen estas innovaciones y, en el caso de Apple, las patentes nos dan a veces pequeñas sugerencias. Hablamos en primer lugar de que la disposición de los elementos del sistema pueda cambiar, pudiendo aprovechar los nuevos gestos o, mejor dicho, presiones (peek y pop en el caso de iOS) para previsualizar el contenido y que nos muestre opciones, o para entrar directamente.

En TheNextWeb apuntaban la posible desaparición a largo plazo del menú tipo "hamburguesa" (el icono de tres líneas paralelas que indica que se esconde un menú con opciones). Comentan también la implicación a nivel de la curva de aprendizaje del usuario con el sistema, ya que añadiría cierto grado de dificultad, si bien es habitual que se incorporen tutoriales para el nuevo usuario en estos cambios.

iPhone 6

Se plantea entonces la evolución de este nuevo nivel en las respuestas por parte del sistema abriéndose puertas a acciones que hasta el momento sólo habíamos visto, en el caso de iOS, en conceptos o en tweaks obtenidos por jailbreak. Quizás el Centro de Control pase a ser algo más funcional, permitiendo que se desplieguen opciones al conectar con alguna red inalámbrica o algún dispositivo Bluetooth sin necesidad de levantar el dedo, por citar una posibilidad.

Hablando del iPhone, si además tenemos en cuenta lo que afirmaron DigiTimes acerca de integrar el lector de huellas (algo que finalmente no vimos en los iPhones 6s), la inclusión del 3D Touch y la ausencia de botón físico podría significar un futuro sin "click". Es decir, que tanto el desbloqueo, como la multitarea, como la vuelta al springboard no necesitasen esa acción mecánica y se tratase de una combinación de gestos y presiones. Veremos si en 2016 las pantallas siguen siendo la base de las mejoras tanto de una casa como de otra.

En Xataka Móvil | Samsung ya pensó en un “3D Touch”: así podría ser su tecnología en sus próximos terminales
En Xataka Android México | ¿Samsung y 3D Touch? Lo podríamos ver en el Galaxy S7
En Applesfera | Las 37 mejores apps para estrenar el 3D Touch de tu nuevo iPhone 6s
En Xataka | ¿Pueden los gestos táctiles de Android competir con 3D Touch?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir