Recibir llamadas comerciales estando en la Lista Robinson es ilegal: tenemos ese derecho y a quien llama le puede salir muy caro

Recibir llamadas comerciales estando en la Lista Robinson es ilegal: tenemos ese derecho y a quien llama le puede salir muy caro
3 comentarios

Estar apuntado en la Lista Robinson es básicamente estar inscrito en un registro que debería impedir la recepción de llamadas comerciales sin necesidad de recurrir a otros métodos del móvil con los que evitar llamadas de spam. Sin embargo, se puede dar la situación de que alguna empresa se salte esta norma.

Pues bien, de acuerdo a la Ley General de Telecomunicaciones y el Reglamento General de Protección de Datos, se considera que el no querer recibir llamadas de este tipo es un derecho. Por tanto, te contaremos qué consecuencias puede acarrear para quién emite estas llamadas y de qué forma puedes actuar tú como usuario si las recibes.

Tenemos el derecho a oponernos a llamadas comerciales

Llamada Comercial

La jurista Alba del Campo exponía recientemente en su cuenta de Twitter a lo que se enfrenta una empresa que se salte la ley y realice llamadas comerciales a ciudadanos que estén inscritos en la Lista Robinson. En su hilo, recoge precisamente las leyes que hemos citado al inicio para destacar lo que estas dictan al respecto.

Respecto a la Ley General de Telecomunicaciones, observamos que su artículo 48 habla específicamente del derecho "a no recibir llamadas automáticas sin intervención humana". Esta parte hace referencia a ese tipo de llamadas en las que es una locución la que conversa con nosotros. De igual forma, se tienen en cuenta también las llamadas con comerciales reales en este citado artículo, dado que literalmente cita como derecho la oposición a "recibir llamadas no deseadas con fines de comunicación comercial".

La normativa europea en relación a la protección de datos personales también recoge ese derecho de oposición a llamadas comerciales que "tengan por objeto la mercadotecnia directa". Ósea, fines comerciales. En este sentido, también se habla del derecho a oponerse a que las empresas elaboren perfiles comerciales, algo habitual en campañas telefónicas.

Siguiendo el hilo de la normativa europea, se dice que las empresas tienen obligación de consultar los sistemas de exclusión publicitaria, donde entra de lleno la Lista Robinson.

¿Qué se puede hacer si no se respeta este derecho?

Como ya decíamos, las empresas tienen obligación de consultar listados de exclusión que permitan saber a qué números no deben llamar. Sin embargo, si por algún error de su sistema acabasen llamando, lo más sencillo es decir que estamos en Lista Robinson. Acto seguido, el comercial colgará la llamada.

Ahora bien, en caso de que sean reincidentes sí que se puede presentar una reclamación ante la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos). De cara a quien reclama, se deberá exponer el caso y adjuntar pruebas como el registro de llamadas e incluso una grabación de la misma.

Tal y como la abogada Alba del Campo afirma en sus tweets al hablar de un caso real, y de acuerdo al artículo 48 de la Ley General de Telecomunicaciones, las empresas podrían ser sancionadas con 10.000 euros. Como ejemplo, del Campo habla de una reclamación a TECNOCUBE MARKETING S.L, una empresa colaboradora de Vodafone que se saltó esta normativa y que acabó siendo multada con idéntica sanción a la que citabamos.

Temas
Inicio