Compartir
Publicidad
De cómo Samsung sí reduce su catálogo y de por qué no lo notamos
Samsung

De cómo Samsung sí reduce su catálogo y de por qué no lo notamos

Publicidad
Publicidad

Ahora que el 2015 ya está más que finalizado es momento de hacer un repaso a algunas promesas u objetivos de los fabricantes, más aún cuando éstos han estado presentando modelos hasta los últimos días del año. En este caso toca echar la vista atrás en el catálogo de Samsung con especial atención a si éste se ha visto reducido como se dijo en noviembre de 2014 de cara al siguiente año.

Concretamente se habló de la intención de reducirlo en un 25-30%, algo que en parte vendría motivado por un descenso de los beneficios. La clave estaría en que más allá de llenar más o menos las estanterías y los catálogos de las tiendas se sacara un mayor margen de beneficios por teléfono vendido. ¿Ha llevado Samsung a la práctica finalmente este cambio? Y lo importante, ¿se ha notado con respecto a los resultados del año anterior?

Menos no es más, pero parece

Samsung realmente lo tenía fácil para presentar menos terminales por año y, pese a las apariencias, en realidad esta reducción se está llevando a cabo en la práctica más o menos desde los 119 modelos presentados en 2009. Puede que esta táctica de lanzamientos múltiples ayudase a que la compañía se posicionase en 2012 como el principal fabricante de smartphones con una cuota del mercado móvil del 27% y un total de 78 modelos lanzados.

Samsung Galaxy Grand 2

En 2014 el catálogo del fabricante coreano contó con 58 modelos (sin contar los smartwatches) agrupados en varias series dentro de la gran familia Galaxy sobre todo. De hecho ésta se engrosaba en series al nacer algunas como la A (con el A3, A3 Duos, A5 y A5 Duos) o la Alpha, la cual no seguiría más allá de este año.

Esta plasticidad en cuanto a nomenclatura y el nacimiento y destrucción de series es algo que es en cierto modo llega a ser seña de identidad de la compañía, y puede que por esto no hayamos tenido la sensación de que el catálogo no sólo se ha visto reducido de 2014 a 2015, sino años atrás. No obstante, en esta ocasión sí parecía haber una mayor necesidad o intención expresa en lograrlo con un motivo concreto y una cifra (un 25-30%).

Quien parte y reparte se queda con la mejor parte

Hace unas semanas Evan Blass sintetizaba en un tweet cómo Samsung ha ido ampliando el número de terminales dentro de la serie Galaxy S (esto es, los tope de gama) en los últimos años, con la predicción de que seguirá en aumento este año 2016 como guinda final:

Aunque puede que no sean los más vendidos, los tope de gama son los más “ruidosos” a nivel de publicidad y fama. Llama pues más la atención que haya lanzamientos de esta serie, y este año hemos visto de hecho cómo su tope de gama se ha triplicado. Además, es posible que tendamos a quedarnos más con los nacimientos que con las ausencias, atendiendo a nacimientos como la serie On o la continuación de los modelos con Tizen pero obviando que no hemos visto representantes de otras como la Galaxy Ace.

S6 y S6 Edge

Así, en 2015 el catálogo se ha reducido de 58 a 35 modelos basándonos en el resultado que obtenemos usando la herramienta de búsqueda de GSM Arena y sin contar smartwatches y versiones de un mismo modelo en las que sólo haya un añadido como el 4G. Y esto no es una reducción del 30% del catálogo, sino casi del 40%. Eso sí, siguiendo con nomenclaturas de hasta cuatro términos y algo confusas tanto a nivel interno como por coincidencias con otras marcas (“A9” con HTC o “Z3” con Sony).

Reducir para aumentar

La hegemonía surcoreana tuvo su época de esplendor hasta un Galaxy S4 que supuso un éxito inicial en ventas para meses después experimentar un descenso en las mismas que podría haber motivado a que la compañía se replantease la estrategia de la división de móviles. De hecho, en el balance económico que Samsung presentaba el pasado mes de octubre veíamos que si los resultados eran positivos no se debía precisamente a esta división, sino a la de los semiconductores.

Desde que Samsung se asentase en la pole position de los fabricantes a nivel mundial (siendo España uno de sus históricos feudos), la distancia con los rivales se ha ido acortando en parte por una creciente competencia que pese a ser de cuna mucho más reciente ha hecho algo más que hacerle cosquillas en mercados de referencia como el chino. ¿Cuál parecen ser los caminos que el gigante surcoreano ha tomado con respecto a la división móvil para frenar esta silenciosa racha poco favorable?

Samsung

En 2015 el diseño y la construcción parecen haber ascendido puestos en la escala de prioridades del constructor, tanto en sus tope de gama como en algunas series de media gama. Hemos visto desaparecer unos marcos que cada vez era más difícil perdonar y cómo el fabricante sucumbía al metal ya fuese en la totalidad de la carcasa o en los marcos, así como al convertir las pantallas curvadas en algo representativo de la marca.

Por otro lado, está la redistribución del número de modelos por serie que comentábamos antes, dejando un total de cuatro flagships. Algo que puede que sea una respuesta o un intento de recuperar el empuje que parecía haber perdido a principios de año en estos terminales cuando comparábamos las ventas de los buques insignia de Apple y Samsung, comparación en la que los coreanos no salían bien parados.

Veremos si Samsung sigue comprimiendo el número de terminales lanzados y si la estrategia de aumentar el número de terminales tope de gama logra que este sector se recupere en ventas, así como que la división móvil dé mejores resultados.

En Xataka Móvil | Así queda el catálogo completo de smartphones Samsung Galaxy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio