Publicidad

De los Galaxy S9 a los Galaxy S10: esto es todo lo que ha cambiado
Samsung

De los Galaxy S9 a los Galaxy S10: esto es todo lo que ha cambiado

Publicidad

Publicidad

Ya está aquí la nueva generación de teléfonos de la línea S de Samsung, los modelos que se convierten automáticamente en los del décimo aniversario de su gama. No hay pocas esperanzas depositadas en que sean los modelos que cambien el rumbo en el mercado de un fabricante que, pese a todo, sigue liderando el sector. Y como en cada lanzamiento, toca pensar en cómo han cambiado las cosas en un año. Vamos a enfrentar los nuevos Galaxy S10 a los Galaxy S9 del pasado año.

Dos modelos en 2018, convertidos en cuatro en este 2019 si contamos con la variante 5G, y que merecen enfrentarse en igualdad de condiciones. Así pues, ponemos cara a cara a los Galaxy S9 y S9+ con los nuevos Samsung Galaxy S10 y Samsung Galaxy S10+. Duelo de titanes a dos bandas para ver cómo ha evolucionado todo en sólo un año. Aunque el Note 9 ya nos dio alguna pista de lo que estaba por venir, y también el Galaxy A9 2018. Veamos qué tal, que empiece la batalla.

Así han evolucionado las especificaciones técnicas

Samsung Galaxy S9

Samsung Galaxy S10

Samsung Galaxy S9+

Samsung Galaxy S10+

Pantalla

Super AMOLED de 5,8"
18.5:9
QHD+
2.960 x 1.440
Gorilla Glass 5

Dynamic AMOLED de 6,1"
19:9
QHD+
3.040 x 1.440
Gorilla Glass 6

Super AMOLED de 6,2"
18.5:9
QHD+
2.960 x 1.440
Gorilla Glass 5

Dynamic AMOLED de 6,4"
19:9
QHD+
3.040 x 1.440
Gorilla Glass 6

Procesador

Exynos 9810

Exynos 9820

Exynos 9810

Exynos 9820

Versiones

4GB/64GB
4GB/128GB
4GB/256GB
MicroSD hasta 512GB

8GB/128GB
8GB/512GB
MicroSD hasta 512GB

6GB/64GB
6GB/128GB
6GB/256GB
MicroSD hasta 512GB

8GB/128GB
8GB/512GB
12GB/1TB
MicroSD hasta 512GB

Cámaras traseras

12 megapíxeles f/1.5-2.4 Dual Pixel OIS

16 megapíxeles Ultra Wide f/2.2
12 megapíxeles f/1.5-2.4 Dual Pixel
12 megapíxeles f/2.4 Zoom OIS

12 megapíxeles f/1.5-2.4 Dual Pixel OIS
12 megapíxeles f/2.4 Zoom OIS

16 megapíxeles Ultra Wide f/2.2
12 megapíxeles f/1.5-2.4 Dual Pixel
12 megapíxeles f/2.4 Zoom OIS

Cámaras frontales

8 megapíxeles f/1.7

10 megapíxeles f/1.9 Dual Pixel

8 megapíxeles f/1.7

10 megapíxeles f/1.9 Dual Pixel
8 megapíxeles f/2.2 Profundidad

Batería

3.000 mAh
Carga rápida
Carga inalámbrica

3.400 mAh
Carga rápida
Carga inalámbrica inversa

3.500 mAh
Carga rápida
Carga inalámbrica

4.100 mAh
Carga rápida
Carga inalámbrica inversa

Sistema

Android 9 Pie
Samsung OneUI

Android 9 Pie
Samsung OneUI

Android 9 Pie
Samsung OneUI

Android 9 Pie
Samsung OneUI

Otros

4G
WiFi 5
Bluetooth 5.0
USB C
Lector de huellas trasero
Escáner de iris

4G categoría 20
WiFi 6
Bluetooth 5.0
USB C
Lector de huellas en pantalla
Reconocimiento facial 2D
Dolby Atmos

4G
WiFi 5
Bluetooth 5.0
USB C
Lector de huellas trasero
Escáner de iris

4G categoría 20
WiFi 6
Bluetooth 5.0
USB C
Lector de huellas en pantalla
Reconocimiento facial 2D
Dolby Atmos

Dimensiones y peso

147,7 x 68,7 x 8,5 mm
163 gramos

149,9 x 70,4 x 7,8 mm
157 gramos

158,1 x 73,8 x 8,5 mm
189 gramos

157,6 x 74,1 x 7,8 mm
175 gramos

Colores

Azul
Negro
Gris
Púrpura
Rojo
Dorado
Azul claro

Blanco
Verde
Negro

Azul
Negro
Gris
Púrpura
Rojo
Dorado
Azul claro

Blanco
Verde
Negro
Negro cerámico
Blanco cerámico

Más pantalla, pero casi el mismo tamaño y menos peso

Pantalla

Podemos decir que el gran salto de Samsung en esta generación se ha producido en dos terrenos bastante conocidos para la compañía. El primero, el de las pantallas, pues estamos ante un fabricante que no implementa paneles de otras empresas sino que los fabrica, lo que le permite personalizar hasta el extremo según sus necesidades y, en cierta medida, marcar el paso a seguir a la competencia. El segundo, en las cámaras gracias a que el número de sensores se ha multiplicado de forma sensible. Pero empecemos por el principio.

Pantallas. Para empezar, cambiamos de apellido gracias a un cambio de tecnología, aunque no de base. Seguimos en tierra AMOLED, pero los paneles de la nueva generación no son Super sino Dynamic, y de camino aumentan un poco el tamaño además del ratio, aunque esto último tiene una explicación bastante evidente: ahora son paneles perforados y decimos "casi" adiós a los marcos. Que ya de por sí eran reducidos, pero que ahora lo son aún más.

Samsung se salta las generaciones con 'notch' y pasa a pantallas perforadas, estirando más su ratio

Así, el Galaxy S9 de 5,8 pulgadas evoluciona hacia un Galaxy S10 de 6,1 pulgadas, mientras que el Galaxy S9+ de 6,2 pulgadas ahora es de 6,4. Los ratios también se estiran, y de los 18.5:9 pasamos a 19:9, lo que hace que también aumente la resolución pero no la densidad. Esta nueva generación nos ofrece 3.040 píxeles de alto por 1.440 de ancho. Algo más de altura, ahora protegidos con Gorilla Glass 6, y no 5 como en la pasada generación.

Y dado que las pantallas han crecido, ¿qué ha ocurrido con el cuerpo? Curiosamente, que ahora tenemos modelos más delgados y que pesan menos, pese a ser objetivamente mayores que los de la temporada pasada. El Galaxy S10 ahora pesa 157 gramos y el S10+ se va a los 175 gramos. Poco salto en el S10, más pronunciado en el S10+. Y todo gracias a que los dos modelos tienen un grosor de 7,8 milímetros en esta generación, lo que posibilita que sean más cómodos en la mano. Y también más ligeros.

Cambio de cerebro y aumento de memorias

Exynos

Nueva generación, también en procesadores. Como no podía ser de otra forma, los nuevos Exynos 9820 se estrenan a bordo de los Galaxy S10, haciendo antiguo un chip como el 9810, que sólo lleva un año en el mercado. Así es la ley de la tecnología, toca evolucionar a toda velocidad. Pero el cambio más radical de los nuevos S10 no llega con el procesador, pese a que éste pueda haber crecido en potencia, sino en las memorias.

No sólo encontramos el Exynos 9820 en esta nueva generación, sino modelos base con 128GB

Si en los Galaxy S9 teníamos 64GB de base, eso ya es parte del pasado. Ya no es posible comprar un Samsung Galaxy S10 que tenga menos de 128GB de almacenamiento interno, y podemos llevarlo hasta los 512GB si así es nuestro deseo. Siempre con tarjetas microSD de acompañamiento, permitiéndonos llevar el conjunto hasta el TB de capacidad. Algo que ya vimos en el Galaxy Note 9 y que vuelve a ocurrir en esta generación de Galaxy S.

Las memorias RAM también crecen, con un salto aún más potente frente al Galaxy S9 que frente al Galaxy S9+. El suelo de los Galaxy S10 se fija en los 8GB de RAM y no hay más que hablar. Y si lo deseamos, podemos ir a por el Galaxy S10+ con 12GB de RAM y 1TB de capacidad, aunque tendrá que ser con cuerpo cerámico pues será una edición especial. Por memoria disponible, desde luego, no va a quedar.

Cinco cámaras para el modelo superior

Samsung Galaxy S10+ y su cámara triple

Comentábamos que la fotografía era el otro gran salto evolutivo de estos nuevos Samsung Galaxy S10. La culpa la tiene la existencia de un Galaxy S10e que "hereda" el perfil básico del Galaxy S9 de la pasada generación, así que el nuevo S10 es inevitablemente más avanzado y potente, y lo mismo ocurre con el Galaxy S10+. Incluso enfrentándolos con el Galaxy S9+ del pasado ejercicio. Aquí los sensores se multiplican y llegamos a tener incluso cinco en el S10+. Veamos qué ha ocurrido.

Las cámaras traseras se hacen triples, y ganan zoom óptico en los dos modelos predominantes

El Galaxy S9 de 2018 aparecía con una única cámara trasera, un sensor de 12 megapíxeles Dual Pixel con apertura dual f/1.5-2.4 y estabilización óptica. Un sensor que volvemos a ver en el S10, con la salvedad de que en este modelo no llega en solitario. El S10 normal ahora tiene 16 megapíxeles con lente gran angular, y otros 12 megapíxeles f/2.4 con lente teleobjetivo. No sólo hablamos de que el S10 pasa por encima del S9 sino que también supera al S9+. Una y dos cámaras en 2018, tres cámaras en 2019 para ambos modelos. La línea S se pone firme en materia fotográfica, pues esperamos que los resultados de sus capturas puedan brillar a un nivel muy alto.

En cuanto a los selfies, también se aprecia salto aunque aquí el más significativo es el que se produce en el Galaxy S10+. La pasada generación contaba con lentes únicas en el frontal, lo mismo que pasa con el S10 normal. El modelo Plus es el que da el paso adelante montando una segunda lente. Así, el más potente de los Galaxy S10 4G nos ofrece 10 megapíxeles Dual Pixel con apertura f/1.9 además de 8 megapíxeles f/2.2 para lecturas de profundidad. Desenfoque y además apoyado por software, sin tanta intervención de la inteligencia artificial del teléfono. No cabe duda de que, al menos para selfies, el Galaxy S10+ debe ser el más indicado.

Evolución en lectores, y más sensible en baterías

Lector Huellas

Como comentábamos anteriormente, los nuevos Galaxy S10 son más delgados que sus hermanos de la generación pasada con medidas bastante parecidas tanto en alto como en ancho. Y sin embargo, ofrecen baterías sensiblemente mayores que las de los Galaxy S9. Ahora tenemos 3.400 mAh y 4.100 mAh, 400 mAh y 700 mAh más que los S9 y S9+. Pero la mejora no sólo queda ahí sino que evolucionan también en funcionalidades.

Si el año pasado teníamos carga rápida y carga inalámbrica, con los S10 la carga inalámbrica también se acelera y se hace inversa. Eso significa que podemos usar los nuevos Galaxy S10 para cargar otros teléfonos, u accesorios varios como pulseras o relojes inteligentes. Siempre que sean compatibles con carga inalámbrica Qi, por supuesto. Una función que tal vez pase desapercibida pero que puede que nos saque de más de un aprieto.

Lectores de huellas ultrasónicos e incrustados en la pantalla

Y finalmente, llegamos al apartado de la biometría. La seguridad de los teléfonos, que actualizan los lectores de huellas con nuevos modelos ultrasónicos, ahora incrustados en la pantalla. Adiós al lector sobre la carcasa, ya sea frontal o trasero. Un dedo sobre la pantalla y teléfono desbloqueado. Y si preferimos usar un sistema complementario, reconocimiento facial en dos dimensiones. Aunque habría que medir su eficiencia, pues en esta generación decimos adiós a los lectores de iris de los S9. Tendremos que medir si se ha perdido o ganado con el cambio.

Como podemos ver, la nueva generación de los teléfonos S de Samsung ha dado un importante salto adelante. Más pantalla, a costa de perforar el panel para esconder las cámaras frontales, y muchos más sensores para ofrecer la mayor variedad posible de usos dentro de un teléfono de Samsung. Tenemos gran angular, zoom, fotografía normal, fotografía nocturna y asistencia de una inteligencia artificial en todo momento. Una gran generación, aunque la pasada ya lo era en términos de potencia. ¿Es quizá el momento ahora de hacerse con uno de esos Galaxy S9 o S9+ que bajarán drásticamente de precio? Quién sabe, el mercado marca. Y los usuarios, claro está.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir