Compartir
Publicidad
¿Podría Samsung o cualquier otro fabricante inutilizar mi terminal de forma remota para forzarme a cambiarlo?
Samsung

¿Podría Samsung o cualquier otro fabricante inutilizar mi terminal de forma remota para forzarme a cambiarlo?

Publicidad
Publicidad

Los fabricantes no son perfectos y el ritmo de desarrollo que vivimos en la actualidad puede llevar en ocasiones a tener defectos de funcionamiento en algunos dispositivos. El problema viene cuando estos defectos de funcionamiento no consisten en pérdidas de cobertura o cámaras que no funcionan como deben, sino cuando estos defectos ponen en riesgo la salud del propio usuario. Como el caso de Samsung con las baterías de los Note 7, algo que ya experimentó Nvidia en su momento.

En estos casos, el fabricante tiene siempre la opción de emplear un sistema de inutilización remota de los dispositivos que, sin embargo, no es infalible. Aplicable a cualquier terminal en problemas, y cualquier fabricante que pueda plantearse llevar a cabo este procedimiento, trataremos el caso de Samsung con sus Galaxy Note 7 para explicar tanto el proceso como las posibles consecuencias legales de ejecutarlo.

Muerte por kill switch, el procedimiento

No es Samsung la primera compañía que tiene problemas con las baterías, pero quizá sí la más sonada por su envergadura y por tratarse el Note 7 de uno de los candidatos a convertirse en el móvil de este año 2016. Nvidia tuvo un problema similar con sus Shield Tablet. Las baterías de los tablets de Nvidia también corrían riesgo de arder durante la carga y por eso el fabricante empleó un método que ahora está al alcance de Samsung, aunque tiene sus problemas.

Nvidia Shield

El sistema empleado por Nvidia en su momento se conoció como kill switch y consistió en enviar una actualización a sus dispositivos defectuosos una vez se rebasó la fecha en la que los usuarios debían pedir las unidades ya reparadas. Nvidia no retiró las unidades defectuosas, como sí está haciendo Samsung, pero a través de esta actualización consiguió que los tablets no volviesen a funcionar tras actualizarse y, por tanto, evitar el riesgo de combustión.

El problema es que el sistema kill switch dependía de una actualización que, en último término, los usuarios debían aceptar para que se instalase. No hay forma, salvo en dispositivos rooteados y con determinados mecanismos más agresivos, que un fabricante actualice un dispositivo de forma forzosa. Ha de contar siempre con la aceptación de los usuarios y éstos no siempre conocen el problema ni tampoco instalan todo lo que les llega.

Samsung Galaxy Update

En los foros que antes mencionamos comenzó a correr un sistema para evitar este famoso kill switch y así poder seguir manteniendo las Shield Tablet en uso pese a la advertencia del fabricante. Con Samsung podría ocurrir exactamente lo mismo. Usuarios que no aceptan la actualización, que no llegan nunca a verificar si esta existe o, directamente, que la ignoran. Y seguirían teniendo smartphones con riesgo de provocar incendios o accidentes con lesiones a sus dueños.

Tanto Samsung, que parece haber desmentido extraoficialmente un rumor que nunca llegó a reconocer, como cualquier otro fabricante tendrían en su mano la posibilidad de, por seguridad y caso de fuerza mayor, inutilizar un dispositivo a distancia. El problema vendría a nivel legal, algo que ahora explicaremos de forma más detallada tomando la legislación española como ejemplo.

Las implicaciones legales de desactivar un dispositivo a distancia

Hemos de ser conscientes de que la legalidad imperante en un país no es la misma que la de los países vecinos. En cada territorio imperan una serie de normas a cumplir y es por ello que hemos elegido España para situarnos en este caso. Hemos contactado con Miguel Álvarez, de Álvarez Ramos Abogados, para conocer en qué situación quedarían tanto el fabricante, Samsung o cualquier otro, como los propios usuarios de llegar a emplearse este kill switch con desactivación remota.

¿Es legal que Samsung o cualquier otro fabricante emplee este kill switch remoto para desactivar un terminal?

Por supuesto que no es legal. Nadie puede provocar la pérdida de un bien ajeno sin incurrir en responsabilidades, y en este caso la situación sería todavía más clara por dos circunstancias muy concretas: sería el propio vendedor quien inutilizaría el producto, y además lo haría de un modo totalmente directo.

¿Qué podrían hacer los usuarios para reclamar?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que esperar a que el daño se realice para poder reclamar lo que proceda, de forma que aunque se descargue la actualización el vendedor no tendrá responsabilidad alguna mientras el producto no quede inutilizado. Una vez esto ocurre lo mejor en mi opinión será primero requerir al vendedor con el fin de que ponga una solución al problema. Si esta no se da o lo que se ofrece no es lo suficientemento bueno quedará recurrir a los tribunales.

¿Qué se podrá reclamar y qué no? Dependerá de cada caso. En las situaciones más ordinarias la responsabilidad será únicamente por el producto y a Samsung o cualquier otra empresa le bastará con sustituirlo o devolver la cantidad pagada por él. En casos más complicados podremos hablar de añadir a lo anterior daños morales si el comprador no pudo utilizar su móvil durante unos días y esto le causó un perjuicio económico bastante grande, o incluso de daños personales o patrimoniales si el dispositivo explosiona y los causa. Será obligación del consumidor probar la existencia de estos daños salvo que se produzcan en los seis primeros meses de posesión del producto.

Note 7

Los usuarios que han comprado un dispositivo defectuoso y lleguen a obtener uno nuevo y sin más riesgos para su persona, ¿tienen derecho a algún tipo de indemnización por parte del fabricante? ¿Podrían reclamar por vía judicial a Samsung por haberles puesto en riesgo?

Bastante difícil. La posibilidad de reclamar por vía judicial a Samsung por el simple hecho de "haber puesto en riesgo" a los compradores es prácticamente imposible, ya que como comentaba antes la ley requiere de forma clara que se produzca el daño. Otra cosa es que el consumidor sufra otros daños o molestias por el hecho de haberse tenido que someter a la sustitución del producto, ya que en este caso sí se podría reclamar la restitución del perjuicio causado si este es claro y se puede probar. De ello se deriva una conclusión clara: que la sustitución siempre deberá de ser totalmente gratuita y rápida para el consumidor. Exceptuando este punto no veo que pueda proceder ninguna otra reclamación.

Así que, como hemos visto a lo largo de este artículo, Samsung o cualquier otro fabricante en su misma situación tendrían la posibilidad de llevar a cabo el procedimiento kill switch para inutilizar nuestro dispositivo de forma remota pero nosotros, los usuarios, tendríamos la última palabra a la hora de aceptarlo. En cualquier caso, activar ese dispositivo de prevención en España no les saldría gratis pues se trata de un procedimiento ilegal, al menos en España, con el que podríamos reclamar ante un juez.

Una situación peliaguda, en cualquier caso, que confiamos que, en el caso actual de Samsung y cualquier otro queda producirse en el futuro, se resuelva lo antes posible. Fuentes oficiales citan ya el día 19 de septiembre como la fecha en la que tendremos terminales sin riesgo en las tiendas. Después tocará resolver el hecho de que muchos usuarios puedan no haberse enterado del programa de reemplazo y mantengan en uso terminales con riesgo.

En Xataka Móvil | Los dueños de un Note 7 recibirán un Galaxy J mientras reemplazan su teléfono

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio