Samsung y el continuismo de los Galaxy S23: mejoras mínimas a un precio demasiado alto

Samsung Galaxy S22 Vs Samsung Galaxy S23
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

A tope de fanfarria, confeti, papel de regalo tirado por el suelo... Ya son oficiales, los Samsung Galaxy S23 saludan al mundo en forma de tres teléfonos que heredan gran parte de la experiencia de modelos anteriores. Aunque, analizando al detalle lo que ofrecen, ¿no son muy parecidos a los Samsung Galaxy S22? Exacto: el continuismo se ha instalado en la familia S. Y no ofrece demasiada excusa cuando a la ecuación se incorporan los precios.

Las revisiones anuales de las familias más importantes de móviles son una norma no declarada. Cada año tenemos nuevos aspirantes al trono de los mejores smartphones; podio al que siempre aspiran los Galaxy S pertinentes, habituales en las quinielas de recomendación desde el Samsung Galaxy S original (teléfono que cumplirá en marzo la friolera de 13 años). El salto generacional fue reduciéndose conforme la familia ganaba relevancia: en sus inicios la evolución interanual era significativa, últimamente ésta se redujo de forma considerable. 2023 parece que ha tocado techo.

Los Galaxy S ya no evolucionan como antes

Samsung Galaxy S23 Ultra
Samsung Galaxy S23 Ultra

No tuve el Galaxy S original, sí la mayoría de los que vinieron después. Recuerdo esa sensación de tener un móvil único con el Samsung Galaxy SII: el salto con respecto a su antecesor fue enorme. Con el Samsung Galaxy S3 aprecié la evolución, tras el paso al siguiente nivel la marca no evolucionó en tal medida. Y qué decir del Samsung Galaxy S6: primero de metal, con una gran potencia y la confirmación de que Samsung quería que su visión de Android fuera premium.

Las siguientes generaciones afianzaron el aprovechamiento de la pantalla, Samsung dividió en tres tamaños a los Galaxy S10 y con los Samsung Galaxy S20, S21 y S22 mantuvo dicha separación al tiempo que hacía del Ultra un auténtico superteléfono: el S Pen le dio el toque que le faltaba. Con el salto a los modelos de este año tengo la sensación de que la mejor elección de compra es optar por un Galaxy S del año pasado. Sale mucho más barato, no se pierden excesivas características por el camino y mantienen aún tres años de actualizaciones Android y cuatro años de parches de seguridad.

Entrando a valorar las características puras y duras, el salto generacional hace especial hincapié en tres aspectos:

  • Qualcomm Snapdragon 8 Gen 2 para todos. Adiós a los Samsung Exynos en la gama premium de la marca, éste es el cambio más destacado. Y con un SoC adaptado exclusivamente por Samsung.
  • Módulo trasero de cámara más disimulado en los modelos básicos». El diseño exterior de los S23 y S23+ cambia ligeramente, sobre todo por detrás: Samsung no destaca tanto los objetivos.
  • Cámara principal de 200 megapíxeles en el Samsung Galaxy S23 Ultra. La marca apuesta por su sensor ISOCELL de alto rendimiento más potente: el HP2. 200 megapíxeles que se combinarán en una imagen de tamaño más reducido para obtener mayor nivel de detalle y de luz (según Samsung).

Y ya. A grandes rasgos, y más allá de estos tres aspectos clave, los Samsung Galaxy S22 son casi idénticos a los más recientes Samsung Galaxy S23. Tienen un año de diferencia entre sí y un precio que los nuevos superan en 100/150 euros a los modelos equivalentes del año pasado. Vista en perspectiva esta comparación, y sin haber analizado aún a fondo los teléfonos, los S23 son más continuistas que nunca.

Recomendables para quien dé el salto desde los S20 o anteriores

No recomendaría un Samsung Galaxy S23 a quien disponga ya de un S22, incluso aunque tenga un Samsung Galaxy S21: no creo que los cambios introducidos merezcan la pena. Incluso teniendo en cuenta que la evolución a nivel de CPU y GPU sí que es notoria: los Exynos anteriores se bastan y se sobran para ofrecer suficiente potencia y flexibilidad como para ejecutar cualquier tarea. Dado que seguirán actualizados durante bastante tiempo, su atractivo continúa siendo alto.

De contar con un Samsung Galaxy S20, el salto a un S23 aún tiene más sentido, al menos siempre que el dispendio se acomode al presupuesto. Y de apostar por un móvil de este año... Dado su precio de salida, y que no revolucionan la familia, creo que es más sensato cualquiera de la generación pasada. Al menos hasta que los Samsung Galaxy S23 desciendan de precio, claro.

La inclusión de los Snapdragon 8 Gen 2 como SoC genérico me parece acertada, también que Samsung mantenga altas prestaciones y tamaño contenido en el modelo más «básico». Y quien quiera lo máximo, el Samsung Galaxy S23 Ultra sigue siendo la elección a tomar. Si es un Samsung Galaxy S22 Ultra casi que mejor: el continuismo de este año hace más difícil que nunca elegir os nuevos modelos.

Comentarios cerrados
Inicio