Compartir
Publicidad
Tipos de protección IP: 67, 68... ¿contra qué protege a nuestro móvil cada una?
Varios

Tipos de protección IP: 67, 68... ¿contra qué protege a nuestro móvil cada una?

Publicidad
Publicidad

Desde que la línea Xperia de Sony pusiese el concepto "móvil resistente al agua" sobre la mesa, o la protección contra el polvo, no dejamos de leer que éste o aquel terminal no lo es, o sí, pero no se suele entrar en el detalle. En que existen distintos tipos de protección contra el agua o, mejor dicho, distintos niveles de protección. Y que estos niveles responden a certificaciones oficiales basadas en pruebas realizadas en laboratorios controlados.

Dos teléfonos móviles pueden ser resistentes a la inmersión a la vez, pero tener a la vez niveles de protección distintos. Todo ello está más que categorizado, y sólo observando los números que acompañan a cada certificación, que se construye como IPXX, podemos saber qué grado de resistencia tiene el teléfono que tenemos entre manos, o que vamos a comprar, tanto al polvo como al agua. Aunque muchas marcas no recomiendan ponerlos a prueba.

Cómo se construye la nomenclatura de la protección

Ip

Deberíamos haber empezado diciendo que la certificación IP, o grado de protección IP, responde a la norma internacional IEC 60529, y que no es exclusiva de los smartphones sino de todo tipo de equipamiento eléctrico y electrónico. Eso significa que al igual que nuestros smartphones pueden o no tener un grado concreto de certificación IP, también lo tendrán reproductores de música e incluso televisores.

La construcción de la nomenclatura en la protección contra polvo y agua es muy sencilla. Las siglas IP hacen referencia a internacional protection, y van seguidas de dos cifras. La primera hace referencia al nivel de protección contra filtraciones de objetos sólidos, y que solemos mencionar con el término polvo, más familiar, mientras que la segunda hace referencia al nivel de protección contra filtraciones de agua. Agua u otros líquidos, claro.

Así pues, un dispositivo que presuma de tener certificación IP53 será resistente contra polvo al nivel 5, y contra agua al nivel 3. En esta norma IEC 60529 también están fijados los distintos niveles, como veremos a continuación. Concretamente, los niveles de filtración de sólidos, polvo, van del 0 al 6 mientras que la protección contra agua se mide del 0 al 9.

Los niveles de protección contra el polvo

Desierto

Comentábamos que esta certificación responde a una serie de pruebas de laboratorio a las que cada nuevo tipo de smartphone es sometido. Y como tal, las pruebas están perfectamente definidas, así que trataremos de explicarlas tanto para los niveles de protección contra el polvo como con los de protección contra agua. Comencemos por el polvo.

  • Nivel 0: Sin ningún tipo de protección contra polvo u objetos sólidos.
  • Nivel 1: No debe poder penetrar un objeto de 50 milímetros de diámetro. Para la prueba se usa una esfera.
  • Nivel 2: No debe poder penetrar un objeto de 12,5 milímetros de diámetro. De nuevo una esfera.
  • Nivel 3: No debe poder penetrar un objeto de 2,5 milímetros de diámetro. Seguimos con la esfera.
  • Nivel 4: No debe poder penetrar un objeto de 1 milímetro de diámetro. Como vemos, el nivel de protección es cada vez más alto.
  • Nivel 5: Especifica que no debe entrar una cantidad de polvo que pueda hacer que el teléfono funcione de forma incorrecta, aunque se permite que entre polvo.
  • Nivel 6: El nivel máximo y el que cumple un teléfono completamente estanco: no debe entrar polvo en el teléfono bajo ninguna circunstancia.

Seguramente nos suenen estos valores 5 y 6 pues han sido los más comunes en la protección de los smartphones desde que se popularizó el concepto. Es difícil ver a un fabricante presumir de disponer de un teléfono IP4X, pues ya hemos visto que la prueba se realiza con objetos de 1 milímetro de grosor, y se supone que esa protección está garantizada en un teléfono aunque no se lleve a certificar oficialmente. Pasemos a la protección contra el agua.

Los niveles de protección contra el agua

Xperia Sumergido

Aquí entramos en un terreno de arenas movedizas porque el agua es uno de los materiales que penetra tarde o temprano en cuanto localice el más mínimo espacio por el que colarse. Las pruebas no pueden realizarse con en el caso del polvo, con esferas de agua para medir la capacidad de penetración, así que los experimentos se establecen en base al caudal de entrada o no entrada, y a la presión que el agua debe tener para lograr penetrar. Si es que lo logra. También entra en juego el tiempo.

Éste es el grado de protección más importante pues aunque el polvo puede llegar a provocar un mal funcionamiento de un aparato eléctrico, el agua sí que acabará con él. Pues si no lo logra de forma inmediata a través de un cortocircuito, lo conseguirá con el paso del tiempo y la corrosión. Es por ello que resulta más protegido un teléfono con un segundo valor de la IP más alto. Frenar la entrada de agua es clave.

  • Nivel 0: El terminal no tiene ningún tipo de protección contra el agua.
  • Nivel 1: Se suele resumir en que el terminal es resistente a la entrada de agua por goteo, la que cae desde 200 milímetros de altura sobre el dispositivo. Debe resistir diez minutos.
  • Nivel 2: Seguimos con el goteo aunque en este caso el dispositivo se va rotando 15º en busca de fisuras por las que pueda penetrar el agua. También debe resistir diez minutos.
  • Nivel 3: Aquí hablamos de algo más que de goteo, de agua nebulizada o, en cristiano, de agua en spray. Establece que debe resistir una proyección de once litros por minuto durante cinco minutos.
  • Nivel 4: Del spray pasamos al chorro de agua, propiamente dicho. Nuevamente diez litros por minuto durante cinco minutos, y con el agua a un presión de entre 80 y 100 kilonewtons por metro cuadrado. En estos experimentos hay que ser muy específico.
  • Nivel 5: Seguimos en los chorros de agua, ahora subimos a 12,5 litros por minuto, bajamos a 30 kN/m2 y la boquilla debe tener 6,3 milímetros. Así, el teléfono debe resistir al menos durante tres minutos.
  • Nivel 6: Nos volvemos locos soportando 100 litros por minuto con 100kN/m2 y con boquillas de 12,5 milímetros. De nuevo, tres minutos. La protección se pone seria, pero ahora aumenta.
  • Nivel 7: Ya estamos aquí, teléfonos sumergibles. El teléfono debe aguantar 30 minutos a un metro de profundidad sin que entre nada de agua.
  • Nivel 8: Inmersión completa y continua. Aquí ya no hablamos de tiempos ni de profundidades, sino de que el fabricante certifica números concretos y debe especificarlos a la hora de hacer la prueba. El requisito es que sean números más "duros" que el grado 7. Es decir, más de un metro, más de 30 minutos. La realidad es que está más o menos estandarizado: certificar IPX8 implica aguantar a 1,5 metros durante 30 minutos.
  • Nivel 9: O el nivel del caos. En este experimento entra en juego el agua a presión y a alta temperatura. De 80 a 100 bares de presión a 80 grados. Como decimos, una locura.

Los grados de protección de algunos teléfonos de la actualidad

Note 7 Sumergido

Desde que se lanzase aquel primer Sony Xperia Z en 2013, son bastantes los teléfonos que han ido llegando al mercado y presumiendo de distintos grados de protección. Aquel primer Xperia Z, de hecho, llegó con una certificación IP57, lo que lo hacía literalmente resistente a inmersiones a un metro de profundidad durante 30 minutos. La propia Sony presumió de que se podían hacer fotografías bajo el agua gracias a su botón dedicado, un botón físico, pues las pantallas se inutilizan bajo el agua debido a la presión.

Entre los últimos lanzamientos tenemos, por ejemplo, al LG G6 con certificación IP68. Como decíamos, en el octavo nivel la protección puede ser específica pero siempre superior al nivel 7. Aquí LG presume de resistir 1,5 metros durante 30 minutos. Los Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge del pasado año aterrizaron también con IP68, y también con 1,5 metros.

El Xperia XZ Premium, presentado también en este pasado Mobile World Congress, también llegó con IP68 y con 1,5 metros. Los Google Pixel, sin embargo, optaron por la protección más baja que se certifica hoy en día. Construidos por HTC, se eligió el mismo grado de protección que para el HTC 10, ambos llegaron con IP53. Salpicaduras y poco más.

Xiaomi afirma que el proceso que convierte un teléfono en estanco, y por tanto en resistente al agua, es costoso y poco eficiente

Un caso curioso es el de Xiaomi, que nunca ha certificado ninguno de sus terminales contra polvo y agua, pese a que quizá puedan tener resistencia en los niveles menores. El fabricante chino, sin embargo, considera que la estanqueidad de un teléfono móvil con los procesos actuales es algo caro y poco eficiente.

La lista es mucho más larga, pese a que éstos sean los más representativos. Los Moto G4 y G4 Plus, por ejemplo, resisten salpicaduras. Dicen que también lo son los iPhone, aunque aquí no media certificación alguna y no os invitamos a comprobarlo. Así pues, ya sabéis qué es lo que tenéis que mirar si queréis un teléfono que soporte caídas accidentales al agua. La IP, y principalmente el segundo número. Cuando más cerca del 9, mejor.

En Xataka Móvil | La resistencia al agua en móviles, cómo llegó y cómo ha evolucionado

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos