Por qué WhatsApp es gratis: cómo gana dinero la aplicación de Meta
Aplicaciones

Por qué WhatsApp es gratis: cómo gana dinero la aplicación de Meta

Sin cuotas ni suscripciones. Libre de anuncios. Sin vídeos ni spam. WhatsApp, la aplicación de mensajería desarrollada por Jan Koum y Brian Acton allá por el 2009, atesora ya más de dos mil millones de usuarios activos y podría dar la sensación de que vive del aire. ¿Cuál es el modelo de negocio de WhatsApp? ¿Cómo gana dinero WhatsApp y por qué es gratis para los usuarios

Crecer a toda costa a.k.a "colega, ¿dónde está mi euro?"

WhatsApp Inc. comenzó a ajustar cuentas con una ronda de financiación de 250.000 dólares procedente de los bolsillos de antiguos empleados de Yahoo, que se ganaron el estatus de cofundadores. Después, tuvo otras dos inyecciones económicas, de 8 millones y 52 millones respectivamente. A priori, suficiente para llevar a cabo la aplicación, sufragar los gastos del servidor y el envío del mensaje de confirmación para los usuarios.

En esos primeros tiempos, WhatsApp tenía un modelo de suscripción que en la práctica era un poco regulero: en algunos países costaba un dólar su descarga, en otros el primer año era gratis pero posteriormente la renovación era de un dólar anual.

En Xataka estudiamos el fenómeno de pagar por WhatsApp en esos primeros tiempos: en España al principio, en iOS solo tenías que pagar una vez y ya tenías la licencia válida para siempre. En 2013 se introdujo una suscripción anual de 0,89 euros (después, 0,99 euros) para los nuevos usuarios de este sistema operativo. En Android por el contrario siempre tuvo suscripción anual, pero no pocas veces las suscripciones se renovaban solas misteriosamente. En cualquier caso y desde el punto de vista del usuario, pagar esas cantidades era muy rentable respecto a la alternativa de enviar (y pagar) por un SMS.

Captura De Pantalla 2023 01 02 A Las 13 18 03

Sin cifras oficiales de ingresos, la estimación era que en 2013 WhatsApp tenía 400 millones de usuarios activos al mes e ingresaba algo más de 10 millones de dólares. En la primera mitad de 2014 pasó a 600 millones de usuarios activos al mes y se alcanzaron los 15,91 millones de dólares en ingresos. A finales de 2015, la consultora Activate aseguraba que WhatsApp genera una media anual de ingresos de 6 céntimos de dólar por usuario. Hablamos de ingresos y no de beneficios, pero WhatsApp declaraba pérdidas durante esos ejercicios.

Aunque el estado financiero de WhatsApp no es público, ya que Meta no desglosa sus ingresos por empresa, Forbes estimó unos ingresos de entre 27 y 29 mil millones de dólares para el primer trimestre de 2022.

La lógica invita a pensar que obedece a una estrategia inicial donde la prioridad de WhatsApp era el crecimiento, más allá de tener los suficientes ingresos como para mantener el día día de la aplicación. Aumentando su penetración en el mercado, la aplicación se vuelve indispensable y la base de usuarios crece. Visto en perspectiva, la fórmula del éxito les salió de cine.

Statistic: Number of monthly active WhatsApp users worldwide from April 2013 to March 2020 (in millions) | Statista

Cuando el rey de la publicidad conoce a la chica más popular

En 2016 llega Mark Zuckerberg y abre la billetera: Facebook compra WhatsApp por 19.000 millones de dólares más acciones de Facebook (el montante sube a unos 21.800 millones de dólares) y deja de cobrar ese eurillo al usuario.

El emporio de Mark Zuckerberg se llevaba al bolsillo la aplicación más mainstream que existía, lo que a priori ofrece marco de actuación incomparable para la monetización. Que esté instalado en tu teléfono y lo uses evita el esfuerzo de tener que convencerte para que lo hagas.

Hay muchos motivos por los que comprar WhatsApp tenía sentido, pero uno de los más jugosos es que Meta accediera a los datos personales y de comportamiento del usuario – independientemente de la encriptación de mensajes end-to-end –, entre ellos la ubicación durante el uso de la aplicación o las listas de contactos. Y no podemos olvidar que el gran negocio de Facebook son los anuncios.

Facebook

En poco tiempo WhatsApp anunciaba un cambio en la política de privacidad de su servicio que, al aceptar, permitía que WhatsApp y Facebook compartieran ciertos datos como el número de teléfono. Si bien es cierto que era posible aceptar los términos y desactivar la compartición de datos, esto no evita que estemos completamente "a salvo" del rastreo.

Este punto es importante porque aunque en teoría, echando la vista atrás nueve años después de la adquisición, el panorama no es muy prometedor en cifras oficiales: solo ha recuperado un 10% de lo invertido y a este ritmo, necesitaría 25 años más para recuperarlo. En la práctica, conviene entender WhatsApp no como un ente independiente, si no como una parte dentro del entramado de Meta.

No pagas tú, pagan las empresas

Con la compra de WhatsApp por parte de Facebook, el modelo de suscripción de WhatsApp pasa a mejor vida. Tampoco llegan los anuncios. Como reza la entrada de WhatsApp que anuncia su gratuidad:

"Desde este año testaremos herramientas que te permitirán usar WhatsApp para comunicarte con negocios y organizaciones."

Aviso a navegantes: WhatsApp Business estaba en el horno. Este servicio permite a los usuarios crear su perfil empresarial y disponer de verificación, lo que abre las puertas a perfiles comerciales, enlaces a su web o página de Facebook, la configuración de respuestas automática, usar teléfonos fijos y hasta integrar la API de WhatsApp for Business con su oferta de productos, la guinda del pastel.

Porque el producto definitivo es WhatsApp Business API: con esta herramienta es posible integrar WhatsApp Business en sus sistemas para llegar a sus clientes mediante notificaciones y responder a mensajes de sus clientes a través de plataformas como Zendesk, MessageBird, Twilio o herramientas de desarrollo propio.

Si al leer la frase en negrita anterior has pensado en spam, no serías la primera persona en hacerlo: por eso Meta restringió la capacidad de enviar mensajes a aquellas personas que les haya contactado primero. No obstante, también envía confirmaciones de envío, recordatorios de citas o tickets para eventos.

Whatsapp Business1

Pero vamos a lo importante: la panoja. WhatsApp Business cobra a quienes superen las mil conversaciones. A partir de esa cantidad cobra por mensaje a un precio que varía en función de bloques por millones. Asimismo, WhatsApp cobra a las empresas por las respuestas lentas. ¿Cuánto? Las primeras 24 horas gratis y después, entre 5 y 9 céntimos de dólar por cada mensaje en función del país y del tipo de compañía. Eso sí, si optar por quedarte con WhatsApp Business a secas y no usar ni la API ni plataformas automatizadas, puedes hacerlo. Esto tiene sentido si eres un pequeño negocio, pero si tu negocio tiene millones de clientes (por ejemplo una aerolínea), no es tan sencillo.

¿Y WhatsApp premium? Aunque Telegram tiene su versión Premium de pago para usuarios, el homólogo de WhatsApp será una suscripción opcional para empresas que proporciona herramientas extra como la posibilidad de crear un catálogo de productos o mensajes de autorespuesta. Hablamos en futuro porque todavía está en fase de despliegue y no hay precios oficiales.

Si te estás preguntando todavía por qué no pagas, el escenario es similar al que se da en la entrada de algunas discotecas en las que las mujeres pasan gratis: simplemente porque interesa que estés dentro.

Ser Bizum como medio para convertirse en una superaplicación

Puede que Meta tenga sobre la mesa el Metaverso y planes ambiciosos para que nos volquemos, pero mientras tanto la aplicación que se ha ganado un sitio en nuestros corazones teléfonos es WhatsApp. Y eso es un caramelito difícil de dejar pasar. WhatsApp ya es una superaplicación por número de usuarios, pero su reto ahora está en serlo por funcionalidades que la hagan "imprescindible".

Bizum Whatsapp

De momento, WhatsApp ha implementado una función de pago entre particulares (P2P) dentro de la aplicación que solo está operativa en la India, pero tarde o temprano cruzará las fronteras, como ya anunció Mark Zuckerberg. Bizum se ha convertido en algo cotidiano en la sociedad española, pero todavía hay quien escurre el bulto aduciendo que no tiene dicha aplicación.

Con WhatsApp ya sí que no habría excusas porque su alcance en los smartphones es abrumador. En cualquier caso, para conseguirlo será necesario que Meta se someta a las regulaciones de cada país y obtener un permiso. Solo en la India le costó dos años.

¿Tienen coste los pagos vía WhatsApp? Para el usuario particular, como sucede en Bizum, no. Pero abrirá las puertas a que más empresas se adhieran a la plataforma: si tienes tu perfil en WhatsApp Business, puedes mostrar tus productos, interactuar con el cliente y este puede hasta pagar, se cierra el círculo de tu negocio constituyendo la experiencia de compra completa, el anhelo final de Mark Zuckerberg.

En el proceso, la empresa tarde o temprano tendrá que pasar por caja con WhatsApp, que capitaliza así el efecto de la expansión. WhatsApp ya es una superaplicación por usuarios, pero el objetivo es serlo por funcionalidades. Concluyendo, es gratis para ti como usuario porque cuantos más usuarios haya, más empresas tendrán interés en estar dentro.

Temas
Inicio