Instalar aplicaciones en el iPhone fuera de la App Store está más cerca de ser una realidad con la DMA

Instalar aplicaciones en el iPhone fuera de la App Store está más cerca de ser una realidad con la DMA
2 Comentarios

Son varios los frentes que tiene abiertos Apple en su futuro más próximo en consecuencia a las normativas europeas. Y es que la compañía de Cupertino verá alterados muchos de sus planes. Tanto que podrían verse obligados incluso a romper con algún que otro dogma que, hasta ahora, parecía intocable: la privacidad.

La Unión Europea aprobó hoy la conocida DMA, siglas en inglés de Ley de Mercados Digitales. Con una amplia mayoría de respaldo, la nueva normativa afectará de lleno a las grandes tecnológicas. Y en el caso de Apple y sus iPhone, se podrían producir cambios muy considerables.

El USB-C podría ser el menor de los problemas para Apple

A finales del pasado año se inició una propuesta de la UE que pretendía unificar el conector de carga en todos los dispositivos electrónicos, incluidos los smartphones. Tras varios meses de discusión se acordó el USB-C como estándar e incluso se puso fecha para que fuera una obligación (otoño de 2024).

Los fabricantes más importantes llevan años apostando por el USB-C y Apple es claramente la más damnificada por esta normativa, dado que se verán obligados a decir adiós a su conector Lightning. No hay confirmación oficial de si realmente pensaban apostar por el USB-C en sus iPhone, pero en muchas ocasiones han parecido estar más cerca de un iPhone sin puertos que de adoptar el citado conector.

Tras varios años en el centro del huracán por sus comisiones en la App Store y su impedimento de sideloading, Apple podría verse obligada a actuar en consecuencia de la nueva normativa.

Ahora bien, al lado de la nueva DMA, el asunto del USB-C podría incluso parecer un chiste para la firma dirigida por Tim Cook. Con la batalla frente a Epic Games como gran exponente de la polémica, son ya varias las batallas judiciales de Apple en las que se les ha interpelado para abrir la mano y permitir pasarelas de pago alternativas en las apps de iOS e incluso ofrecer alternativas a la App Store.

Que Apple cobre una comisión por las compras in-app y que impida la descarga de apps fuera de su tienda, lo que se conoce sideloading, han sido consideradas como prácticas de monopolio por parte de varios desarrolladores. Son varios los juicios que Apple ha tenido que enfrentar en territorios como Corea del Sur, Países Bajos e incluso en su tierra patria (Estados Unidos). Sin embargo, con soluciones intermedias, la compañía había logrado salir del paso hasta ahora.

Sin embargo, y aun siendo todavía interpretable, la DMA podría obligar a Apple a aceptar las apps de terceros en sus iPhone. Ya sea permitiendo la descarga de las mismas en la web del desarrollador o abriendo la puerta de la App Store a tiendas de apps de terceros. Esta es una solución que, en boca del propio CEO de la compañía, "habrá profundas consecuencias no deseadas".

Según Apple, la privacidad y seguridad del usuario se puede ver afectada si se toman cambios como los que exige la nueva DMA.

Y es que Apple sigue alegando que su cerrada App Store es la clave para garantizar la privacidad y seguridad de los usuarios. Por tanto, entendemos que en caso de haber reclamaciones al respecto de la nueva normativa, desde Cupertino no se limitarán a asentir y aplicar cambios y que seguirán dando la batalla por defender lo que consideran sus intereses legítimos.

De igual forma, tal y como destacan en 9to5Mac, incluso iMessage podría verse afectado por la nueva ley. El ente europeo ha acordado que las plataformas de mensajería deben "abrirse e interoperar con otras plataformas más pequeñas", lo que podría llevarnos a ese sueño de muchos de enviar un mensaje por WhatsApp, por ejemplo, y recibirlo y responderlo por iMessage.

En cualquier caso, insistimos en recalcar que todavía es pronto para ver las consecuencias de la DMA. Desde Apple aún no se han pronunciado a este respecto. No suelen salir al paso ni siquiera ante este tipo de acontecimientos, pero no cabe duda de que en próximas intervenciones de alguno de sus portavoces será interpelado por este asunto. Y, esperamos, habrá respuesta.

Fuente | Parlamento Europeo

Temas
Inicio