Compartir
Publicidad
Del SH-100 al Galaxy S9: 13 teléfonos clave para los 30 años de Samsung en el móvil
Samsung

Del SH-100 al Galaxy S9: 13 teléfonos clave para los 30 años de Samsung en el móvil

Publicidad
Publicidad

Estamos en el año 2018, eso significa que han pasado ya treinta años desde 1988, un año clave en la historia del que actualmente es el mayor fabricante de teléfonos móviles de mundo. En 1988 Samsung lanzaba su primer teléfono móvil como tal, después de haber coqueteado con los teléfonos para coches. El Samsung SH-100 hacía su aparición en Corea y Samsung se zambullía en el mundo móvil.

Hace pocos días asistíamos a la presentación de la novena generación de los Galaxy S, representada por los Galaxy S9 y Galaxy S9, y nos reunimos aquí para listar y comentar los teléfonos clave de la historia de la compañía, por factores distintos, pero principalmente por haber sido pioneros en alguno de los componentes de hardware o software que montaron. Un repaso a la historia de Samsung en 13 teléfonos, ¿nos acompañas?

1. Samsung SH-100, el primero

El Samsung SH-100, de 1988 El Samsung SH-100, de 1988

Samsung, como comentábamos en la introducción, ya coqueteaba con la industria móvil. Concretamente, en 1985 lanzó el Samsung SC-100, un teléfono para coches que se comercializó en su país natal. Pero el primer teléfono de su ahora larga historia en el mercado móvil llegó en el año 1988 y fue el Samsung SH-100.

El teléfono cumple además otro hito en la historia pues no sólo fue el primer teléfono móvil de Samsung, también fue el primero en ser diseñado y fabricado en Corea del Sur. El teléfono llegó cuando Nokia aún tenía únicamente tres teléfonos en circulación, el tiempo situaría unos años a Nokia como líder del mercado, y después Samsung tomaría el relevo.

Touchwiz nació cuando Samsung ya llevaba 20 años comercializando móviles. Este 2018 es su décimo aniversario.

2. Samsung F480, llega Touchwiz

Samsung lleva años personalizando sus teléfonos móviles, sin ceñirse a la apariencia del sistema operativo salvo cuando, para cumplir las reglas, se subió al tren de los Nexus. La capa de Samsung ahora se llama Samsung Experience, pero eso ha sido sólo a partir de diciembre de 2016. Antes se llamaba Touchwiz, nombre que aún sigue impreso en la memoria de muchos usuarios.

Como todo, Touchwiz tuvo un origen y ese origen fue el Samsung F480. Un teléfono que Samsung estrenó en febrero del año 2008 y que dejó atrás la personalización Croix que Samsung había usado con anterioridad. Este F480, pese a no contar aún con Android, es por tanto uno de los tatarabuelos de lo últimos teléfonos del fabricante coreano.

3. Samsung i7110, pantallas made-in-Samsung

El Samsung I7110 El Samsung I7110, el primer AMOLED de Samsung

Si el F480 fue el primer teléfono con Touchwiz, el Samsung i7110 fue el primer teléfono en montar una pantalla AMOLED en toda la historia de Samsung. El fabricante es hoy el principal impulsor de esta tecnología con sus Super AMOLED por bandera, y tiene buena parte de culpa de que Apple y otros constructores de la competencia hayan decidido incorporarla a sus configuraciones.

No fue el primero, claro, Nokia lo hizo antes, pero ésta fue la primera AMOLED de Samsung. Una pantalla de 2,6 pulgadas con ratio 4:3 y una resolución VGA de 320 x 240 píxeles. 154 píxeles por pulgada de densidad en 2008. Hoy Samsung ya se ha subido al tren del QHD+ con algunos píxeles extra, como la pantalla de 2.960 x 1.440 píxeles del Galaxy S9.

2009, un año importante. Samsung crea su primer teléfono con Android a bordo, el que ahora es su sistema operativo mayoritario.

4. Samsung Galaxy, el primero de todos

Llegó en abril de 2009 y se convirtió en el primer teléfono de los coreanos con Android a bordo. Pero no sólo eso, también fue el primer Galaxy y de él derivaron todos los modelos con el mismo apellido que hemos conocido hasta hoy. Como en el F480, ese i7500 de Samsung optó por el panel AMOLED, aunque subió la resolución hasta los 480 x 320 píxeles, y una pantalla de 3,2 pulgadas.

No fue desde luego de los primeros teléfonos en llegar a Android pero no le faltó mucho. El Samsung Galaxy montó Android 1.5 Cupcake y dio comienzo al romance entre Samsung y Google en materia de sistemas operativos, aunque las dos compañías tendrán más relaciones en el futuro en diversos sectores.

5. Samsung Galaxy S, llegan los cerebros caseros

El Samsung Galaxy S El Samsung Galaxy S original, modelo I9000

Samsung ya había puesto en circulación teléfonos con Android, había adoptado las pantallas AMOLED con naturalidad y seguía evolucionando su capa TouchWiz. Pero a los coreanos aún les quedaban retos por lograr y fechas que señalar en rojo en el calendario. Una de ellas llegó con el Samsung Galaxy S, el iniciador de una dinastía pero también el primero en llevar un cerebro fabricado en casa.

Samsung se dejó de experimentos y decidió apostar por un cerebro ARM diseñado y construido en casa. Llegaba el primer Exynos, concretamente el Exynos 3 Single. Un núcleo Cortex A8 a 200MHz y construido en tecnología de 45 nanómetros. El primero de muchos otros, que aterrizó con el número de modelo S5PC110.

2010, el primer Exynos y el primer Nexus de Samsung

5. Samsung Nexus S, el romance continúa

Llegó el mes de diciembre de 2010, Samsung ya tenía en circulación su primer Galaxy S y se descubrió que había más de un acuerdo firmado con Google. Uno de ellos hizo que los coreanos se incorporasen al programa Nexus, dejando atrás a HTC, y lanzasen el Samsung Nexus S, o Google Nexus S. La línea Nexus seguía cobrando peso.

Cuando pisó las tiendas lo hizo con la versión 2.3 Gingerbread, y su vida en cuanto a actualizaciones acabó con la presentación de Android 4.1.2 Jelly Bean. Este teléfono de cuatro pulgadas, procesador Hummingbird y 512MB de RAM se convirtió así en el primer Samsung Nexus, aunque habría más. No muchos más, eso sí.

7. Samsung Galaxy S2, el asalto al poder

Galaxy S2

Nokia lideraba el mercado, Apple tenía un iPhone cada vez más maduro y Samsung seguía escalando posiciones, pero la auténtica revolución llegó con el Galaxy S2 de febrero de 2011. Fue ése el año en que Samsung tumbó la puerta que protegía a Nokia y le arrebató el primer puesto del mercado de teléfonos móviles. Un trono que no ha soltado hasta el día de hoy.

El Samsung Galaxy S2 se las apañó para superar los 40 millones de teléfonos vendidos, el primer gran súper ventas de los coreanos, y el teléfono que les aupó al primer puesto en ventas a nivel mundial. Un teléfono que seguramente muchos hayan tenido, era difícil no verlo por la calle en aquel año 2011.

Ya como líder del mercado, Samsung colocó en las tiendas su primer Note. Una bestia de 5,3 pulgadas que marcó el camino a seguir.

8. Samsung Galaxy Note, lo bueno, si grande...

En septiembre de 2011 llegó el que posiblemente sea el culpable de que a día de hoy los teléfonos tengan diagonales impensables hace varios años. El culpable de las pantallas gigantescas. El Samsung Galaxy Note fue un marcador de tendencias como ha habido pocos en el mercado, y sus 5,3 pulgadas, a mucha distancia de los móviles de la época, le valieron el apodo de phablet. Un concepto que hoy hemos desechado, menos mal.

Fue, además, el primero de otros tantos. El último es el Note 8, del que hablaremos luego, y ya se espera que el Note 9 comience a asomar en forma de filtraciones. Aquel primer Note tuvo un procesador de dos núcleos, contó con el primero de los S Pen de Samsung y montó una pila interna de 2.500 mAh.

9. Samsung Galaxy Note Edge, el experimento que lo cambió todo

El Samsung Galaxy Note Edge, el primer lateral curvado de Samsung El Samsung Galaxy Note Edge, el primer lateral curvado de Samsung

Corría el mes de septiembre de 2014 cuando Samsung decidió acompañar su Note 4 de un teléfono experimental, pero que igualmente se comercializó aunque a precios desorbitados y con una disponibilidad realmente baja. Samsung tuvo su particular "Mi Mix" con el Samsung Galaxy Note Edge, el primer teléfono de los coreanos con un lateral curvado, y el que introdujo un cambio en el ADN de la propia marca.

Los coreanos habían tonteado ya con pantallas curvas y la prueba era el Galaxy Round que llegó el año anterior, pero el Note Edge fue la constatación de que Samsung ya sabía qué hacer con los paneles flexibles. La curva llegó más adelante en el Galaxy S6 Edge y con los Galaxy S8 se convirtió en la opción única para las gamas altas de Samsung. Comprar un Samsung hoy, en sus líderes de catálogo, es hacerse con un panel curvo. Con doble curva, de hecho.

Primeras pantallas curvadas, primer teléfono con sistema operativo propio. Años de experimentos para Samsung, con resultados dispares.

10. Samsung Z1, hola Tizen

En enero de 2015, Samsung hizo un pequeño alto en el desarrollo de su galaxia Android para aventurarse con un proyecto en solitario. Fruto de varios años de desarrollo, los coreanos presentaron oficialmente Tizen 2.3 a bordo de su nuevo Samsung Z1, un teléfono de gama baja para competir en países en vías de desarrollo.

Observándolo por fuera, el Z1 más parecía un modelo basado en el Galaxy S original que un nuevo diseño, y se puso en circulación al poco tiempo de ser presentado. El sistema operativo, inicialmente destinado a gadgets e IoT se montó finalmente en un teléfono, y hoy en día ya tenemos tres generaciones del mismo.

11. Samsung Galaxy S8, y entonces llegó Bixby

Saltamos un par de años para llegar al año 2017, concretamente al mes de abril. En este mes se producen dos importantes avances en el catálogo de Samsung con la llegada de la pareja de S8 y S8 Plus. Dos teléfonos más importantes de lo que pueda parecer, pese a que se consideren de transición, pues marcan las pautas de diseño de los siguientes en la línea de sucesión, y también son más inteligentes.

Con los S8, Samsung adopta las pantallas Infinite Display. Sus paneles se estiran hasta los 18,5:9, los marcos se reducen de forma drástica y se abrazan las resoluciones Plus. Pero no sólo eso, los S8 estrenan la primera versión de Bixby, el asistente con inteligencia artificial evolucionado desde aquel primigenio S Voice del fabricante.

12. Samsung Galaxy Note 8, dos ojos ven mejor que uno

Uno de los últimos hitos por cumplirse dentro del catálogo de Samsung fue algo tardío, pero finalmente llegó. Con el Samsung Galaxy Note 8, el fabricante de Seúl replicó la pantalla extralarga de los S8 en el cuerpo de un aún mayor Note 8, superando ligeramente en pulgadas al S8 Plus e incorporando el ya clásico S Pen de la línea Note.

Note 8, la primera cámara dual de Samsung y de fabricación propia

Pero el cambio más significativo fue la incorporación de la doble cámara trasera, el estreno del modo Live Focus, el nombre que Samsung ha dado al desenfoque selectivo, al modo Retrato que todos imitan desde hace ya un par de generaciones. El Note 8 ya es el primer Samsung con cámara dual, y el S9 Plus le seguiría meses después.

13. Samsung Galaxy S9, la perfección en las pantallas

El Samsung Galaxy S9 El Samsung Galaxy S9, el último en llegar

No lo decimos nosotros, lo ha dicho DisplayMate. Según este analista independiente de paneles de móviles, el Galaxy S9 cuenta con la primera pantalla más que sobresaliente en un teléfono móvil. Un A+, que viene a ser el equivalente a una matrícula de honor, y que sucede así a la pantalla del Note 8, que también recibió unas cuantas alabanzas.

Pero los S9 han llegado con otros cambios, como la seguridad biométrica combinada entre lector de iris y reconocimiento facial, Intelligent Scan, o como la primera vez que ambos teléfonos S se distancian tanto en características. O, por qué no decirlo, como la primera generación de los Galaxy S en incorporar una versión con 256GB de memoria. Los últimos en llegar, y asumimos que habrá muchos más.

30 años de historia dan para mucho

En esta selección de teléfonos de Samsung hemos tenido que descartar otros por el camino que tenían posibilidades de colarse en la lista, como el Galaxy Round que nombrábamos anteriormente. O como el Galaxy Tab original, que era un tablet que hacía llamadas y que podía considerarse como un teléfono a todos los efectos.

O como el Galaxy S5, el primero en llevar una cámara ISOCELL, o como el malogrado Note 7 que estrenó los sensores de iris en los teléfonos de los coreanos. 30 años con muchos teléfonos a sus espaldas, muchas variantes y multitud de gamas que han ido apareciendo y desapareciendo. Ahora lo que toca es ver de qué es capaz ese Note 9 que dicen estrenará Bixby 2.0, y que quizá traiga alguna que otra sorpresa adicional. Aún queda mucho por venir pues, adaptando la conocida canción, 30 años no son nada.

En Xataka Móvil | Samsung Galaxy S9 y S9 Plus en cinco claves: cámara dual, Intelligent Scan y el primer Galaxy con 256GB

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio