Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Tiene posibilidades de batallar Skype contra las apps de mensajería?
Aplicaciones

¿Tiene posibilidades de batallar Skype contra las apps de mensajería?

Publicidad
Publicidad

Nuestros smartphones pueden hacer de todo: sacan fotos, nos dan indicaciones, resuelven nuestras dudas y, sobre todo, nos permiten comunicarnos. La mensajería es el centro de la experiencia móvil y son muchos los servicios que quieren ser líderes de esta categoría; WhatsApp, Line, Telegram, Snapchat, Facebook Messenger... Los aspirantes al trono de las comunicaciones online son muchos, y los veteranos lo tienen cada vez más complicado.

Hubo un tiempo en el que Skype era una de las herramientas de comunicación por Internet predilectas de los usuarios, pero poco a poco ha ido perdiendo su estatus hasta quedar relegada a un puesto de segundón a la sombra de las propuestas más nuevas. ¿Podrán recuperar el puesto que un día ocuparon? Hacemos un repaso de la evolución de Skype y su posición en el panorama actual.

La evolución de Skype

Corría 2003 cuando los creadores de la popular app de descargas P2P Kazaa lanzaron Skype, un servicio que en sus inicios sólo ofrecía llamadas de voz y un sencillo chat para intercambiar mensajes entre usuarios de la plataforma. Tras un par de años de buen crecimiento, en 2005 eBay compró la compañía por 2.600 millones de dólares. Fue por aquella época cuando Skype integró la opción de llamar a cualquier número de teléfono y también las videollamadas.

Skype vs llamadas internacionales

Por fin podíamos vernos las caras a través de la pantalla y Skype se consolidó como uno de los servicios de comunicación online de referencia, llegando a superar al teléfono en tráfico de llamadas internacionales tal y como ilustra el gráfico sobre estas líneas, elaborado por Telegeography en 2014. Sin embargo, al mismo tiempo que subía como la espuma, Skype se encasillaba como aplicación de videollamadas, un lastre que arrastra hasta hoy.

Al mismo tiempo que subía como la espuma, Skype se encasillaba como aplicación de videollamadas, un lastre que arrastra hasta hoy

Ante el creciente boom de los smartphones, en 2010 Skype dio el salto a nuestros móviles y estrenó su app en las plataformas Android, iOS y las extintas BlackBerry OS y Symbian. El mismo año, Skype volvía a cambiar de dueño cuando Microsoft decidió hacerse con la compañía por 8.500 millones de dólares, más del triple de lo que pagó eBay cinco años antes. Sin embargo, aunque los usuarios seguían aumentando, el servicio ya registraba pérdidas.

La compra por parte de Microsoft sembró dudas acerca el futuro Windows Messenger, ya que muchas de sus funcionalidades se solapaban con las de Skype. En 2013 los de Redmond confirmaron la inevitable muerte de su cliente de mensajería y comenzaron la migración a Skype, pero las cifras de usuarios muestran que la jugada no tuvo los resultados que se podían esperar.

Lejos de potenciar el crecimiento de Skype, la adopción de usuarios de Windows Messenger precedió un periodo de estancamiento que se extiende desde 2014 hasta la actualidad. El servicio alcanzó los 300 millones de usuarios activos al mes y, aunque no ha disminuido, no ha logrado superar esa barrera desde entonces, en gran parte debido al auge de otras aplicaciones de mensajería como WhatsApp o Facebook Messenger.

La posición de Skype frente a la competencia

Skype lo tenía todo para posicionarse como una de las principales apps de mensajería, pero el panorama actual la coloca muy por detrás de los servicios dominantes. WhatsApp va a la cabeza con sus inalcanzables 1.000 millones de usuarios activos al mes, seguida de Facebook Messenger con 900 millones. El tercer y cuatro puesto se lo llevan QQ Mobile y WeChat, dos servicios cuyo principal foco se centra en Asia y en quinto lugar tenemos a Skype y sus inamovibles 300 millones de usuarios.

El principal hándicap al que se enfrenta Skype es que, a pesar de ofrecer funciones de mensajería, como decíamos se ha encasillado como un servicio de videoconferencias que sólo usamos en momentos puntuales y no como método de comunicación personal de uso diario.

Por contra, Viber, que ocupa la sexta posición con 249 millones de usuarios, es un ejemplo interesante ya que también nació como un servicio para hacer llamadas de voz y más tarde videollamadas, pero a pesar de ello es la aplicación de mensajería más usada en países como Ucrania, Moldavia, Irak, Libia y Sri Lanka entre otros.

Viber

En España, Viber tuvo un momento dulce que coincidió con el boom de los smartphones, pero en poco tiempo fue relegada a un segundo plano por WhatsApp, el servicio de mensajería líder indiscutible en nuestro país.

Según el informe elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a finales de 2015, Skype sigue siendo una de las opciones de comunicación predilectas de los españoles, pero los datos de uso están muy alejados de los servicios dominantes.

Cifras Mensajeria Spain 2015

De nuevo vemos como las videollamadas son la cara más popular de Skype, pero ni siquiera aquí es la aplicación más usada. Un 14,6% de los encuestados afirma usar Skype para comunicarse a través de videoconferencias o llamadas de voz, mientras que un 33,8% prefiere WhatsApp.

Skype ocupa el tercer puesto en el apartado de mensajería, pero como decíamos está muy despegada de los dos primeros. WhatsApp va a la cabeza con un 84,6% de uso, seguida de Facebook Messenger con un 25,2%, dejando un 8,1% de todo el pastel para Skype.

Las funciones no lo son todo en las "Messaging Wars"

La competencia en el mercado de las apps es feroz y las apps de mensajería son uno de los terrenos donde la batalla se torna más cruenta. Ofrecer un producto versátil y diferenciarse de la competencia es el reto al que se enfrentan los contendientes de las llamadas "Messaging Wars" y continuamente vemos como van llegando más y más funciones a los distintos servicios disponibles.

Chats de grupo con más participantes, videollamadas, envío de imágenes GIF, más stickers... Muchos son los intentos por hacerse con el trono, pero tener más funciones no es sinónimo de éxito y también hay una tendencia hacia la dirección contraria, es decir, hacia la simplificación.

El ejemplo más claro lo tenemos con la recién nacida Google Duo, un servicio que se deshace de cualquier elemento superfluo para centrarse únicamente en un aspecto: las videollamadas. En la siguiente tabla comparamos lo que nos ofrecen los principales servicios de comunicación.

WHATSAPP

FACEBOOK MSN

WECHAT

SKYPE

VIBER

LINE

TELEGRAM

HANGOUTS

GOOGLE DUO

Chat de texto

No

Compartir archivos

Documentos
Imágenes
Vídeos
Audio

Imágenes
Vídeos
Dropbox

Imágenes
Vídeos

Documentos
Imágenes
Vídeos

Documentos
Imágenes
Vídeos

Imágenes
Vídeos

Documentos
Imágenes
Vídeos

Imágenes
Vídeos

No

Compartir ubicación

No

Emojis

Stickers

No

No

No

No

GIFS/Reacciones

No

No

No

No

No

No

Mensajes de voz

No

No

Llamadas de voz

No

No

Llamadas de voz en grupo

No

No

No

No

Llamadas de voz a cualquier número

No

No

No

No

Videollamadas

No

No

Videollamadas de grupo

No

No

No

No

No

Compartir pantalla

No

No

No

No

No

No

Funciones adicionales

Botón Like
Extensiones
Bots

Mensajes de vídeo "sight"

Mensajes de vídeo
Traducción simultánea

Enviar wink
Enviar garabato

Tienda de stickers y temas
Line Apps
Line Games

Supergrupos hasta 5.000 miembros
Editar y buscar mensajes

Emojis animados ocultos
Enviar dibujos

Modo Knock Knock

Plataformas

Android / iOS / Windows Phone
Windows / Mac

Android / iOS
Windows 10

Windows / Web
Android / iOS / Windows Phone

Windows / Mac / Linux
Android / iOS / Windows Phone / BlackBerry

Windows / Mac / Linux
Android / iOS / Windows Phone

Windows / Mac
Android / iOS / BlackBerry / Firefox OS

Windows / Mac / Linux / Web
Android / iOS / Windows Phone / Firefox OS

Chrome extension
Android / iOS

Android / iOS

Si comparamos lo que nos proponen desde las apps de mensajería más populares, vemos que Skype ofrece un conjunto de funciones bastante amplio que incluso supera a WhatsApp en algunos puntos como las videollamadas o la opción de llamar a cualquier número de teléfono desde la propia app, pero a pesar de todo WhatsApp tiene más del triple de usuarios.

Skype es un servicio en constante actualización y hay voces que critican ese afán de Microsoft por lanzar nuevas herramientas y añadir más funciones sin detenerse a optimizar las más básicas, lo que acaba por mermar la experiencia de uso.

Hace poco empezaron a implementar los bots conversacionales, también soporta las videollamadas de grupo y actúa como medio para la retransmisión de eventos y conciertos en directo (el tributo a David Bowie se vio por Skype). Skype Translator fue una de las novedades más sonadas, pero sólo está disponible en la versión para ordenadores, lo que nos lleva a otro de los obstáculos a salvar: su propia naturaleza desktop.

La batalla se libra en el móvil

A diferencia de la mayoría de sus competidores, Skype nació en la era PC y como tal se sigue percibiendo como una herramienta que usamos en el ordenador. Skype es el programa con el que muchos hicimos nuestra primera videollamada y a día de hoy continúa manteniendo una posición importante entre las distintas propuestas de comunicación, pero no ha conseguido adaptarse del todo al universo móvil.

Skype transmite la sensación de ser un complemento de uso esporádico y no una solución de comunicación global que pueda sustituir a WhatsApp, Facebook Messenger o WeChat. Su punto fuerte era y sigue siendo las videollamadas, pero no es la única que ofrece esta opción; Facebook Messenger ya la integra y todo apunta a que están a punto de llegar a WhatsApp. Por si tenía pocos enemigos, Google acaba de lanzar Duo, una nueva app que como decíamos pone todo su enfoque en las videollamadas.

Tampoco es la única que permite hacer llamadas a cualquier número de teléfono, hay alternativas como Viber y Line que además le pisan los talones en número de usuarios. El panorama pinta mal, lo que nos lleva a la pregunta que encabeza este texto: ¿tiene posibilidades de batallar Skype contra las apps de mensajería?

Skype lo va a tener complicado, pero si quiere convertirse en una seria amenaza para las apps más populares sus esfuerzos deben centrarse en afianzar su posición en el segmento móvil, siempre sin descuidar su papel como herramienta de escritorio

Lo cierto es que lo van a tener muy complicado, pero si quieren convertirse en una seria amenaza para las apps más populares sus esfuerzos deben centrarse en afianzar su posición en el segmento móvil, que es donde se libra la batalla, siempre sin descuidar su papel como herramienta de escritorio.

Microsoft ya ha empezado a explorar vías para aumentar su presencia en dispositivos móviles y han llegado a acuerdos con distintas marcas para que su colección de apps móviles, entre las que por supuesto se encuentra Skype, venga instalada de serie en dispositivos Android. La hemos visto en smartphones de Samsung y hace poco se supo que también estaría incluida en futuros terminales de Xiaomi. Aunque no vienen de serie en iOS, las apps de Microsoft también tienen protagonismo en la App Store, donde se puede encontrar toda la suite de Office, OneDrive o Skype gratis, incluyendo versiones optimizadas para los iPad Pro.

Los de Redmond están apostando fuerte por su ecosistema de servicios móviles y, aunque van en la buena dirección, sigue faltando un compromiso más sólido con su app de mensajería, que al final queda relegada a un segundo plano a la sombra de la suite ofimática Office y OneDrive. Microsoft debería repensar su estrategia y presentar el servicio como su solución de comunicación integral de referencia en iOS y Android, y no sólo como una aplicación más de su colección que viene instalada en algunos móviles y tablets. Una forma de reforzar su protagonismo podría pasar por ofrecer pruebas gratuitas de algunos de sus planes en teléfonos concretos, algo similar a las promociones de OneDrive que llegaron con algunos Samsung.

Microsoft debería repensar su estrategia y presentar el servicio como su solución de comunicación integral de referencia en iOS y Android, y no sólo como una aplicación más de su colección que viene instalada en algunos móviles y tablets.

La calidad del producto es otro aspecto a mejorar. Como decíamos, tener más funciones que el resto no es la clave del éxito y en Skype hay una clara falta de dirección en este apartado. La compañía se ha centrado demasiado en lanzar actualizaciones con poco impacto en la experiencia de uso como nuevos emojis y parecen haber olvidado que solucionar fallos y perfeccionar las funciones ya existentes es igual o incluso más importante.

Skype sigue siendo un nombre importante en esto de la mensajería y con el aval de Microsoft podría ser un serio contendiente en las 'Messaging Wars', pero tras dos años consecutivos sin cambios en su cuota de usuarios mensuales, Skype está en una situación muy delicada. Las alternativas son muchas y los próximos movimientos determinarán si esos 300 millones de usuarios deciden quedarse o se van.

En Xataka Móvil | ¿Qué necesita una aplicación para desbancar al dominante?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos