Compartir
Publicidad

Apple y sus grandes resultados no acaban de despejar las dudas de los inversores

Apple y sus grandes resultados no acaban de despejar las dudas de los inversores
31 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece mentira, dirán en Apple. Hemos vendido más iPhones e iPads que nunca en un trimestre, y ni por esas. ¿Qué quiere la gente? Ciertamente, el cuarto trimestre de 2013 ha vuelto a ser un éxito aparente para la empresa de Cupertino, que ha cosechado cifras récord en muchos apartados.

Y sin embargo, los accionistas de la compañía no se mostraron convencidos. El valor en bolsa cayó nada menos que un 7,9% --cada acción se situó en los 507 dólares-- ante lo que algunos califican como unos resultados decepcionantes. ¿Saben más los inversores que la propia Apple? ¿Está esta empresa perdiendo su relevancia?

Los números no siempre cuadran

Los responsables de la empresa presentaron unos números aparentemente impecables en los que destacaban los 51 millones de iPhones y los 26 millones de iPads vendidos.

iPhone 5C y 5S

Parece que ni siquiera esas cifras récord eran suficientes para los analistas, que esperaban que Apple llegara por ejemplo a los 55 millones de iPhones vendidos. Los ingresos (57.600 millones de dólares) crecieron respecto al mismo trimestre del año anterior, mientras que los beneficios netos (13.100 millones de dólares) prácticamente fueron calcados a los del cuarto trimestre de 2012.

En esas cifras quedó patente la dependencia de Apple de su negocio móvil: el 76% de los ingresos depende de los iPhone (56%) e iPad (20%), con una presencia ya casi anecdótica de los iPod (2% adicional)que poco a poco han ido --lógicamente-- desapareciendo del carrito de la compra de los usuarios.

IPhone 5C, un experimento que ha fracasado

Aunque Apple no dio cifras concretas sobre las unidades de cada modelo de iPhone vendidas, sí que dejó claro que las ventas del iPhone 5C no se habían comportado como ellos esperaban. En palabras de Cook,

Creo que es el 5S, la gente está muy intrigada con el Touch ID. Es una gran funcionalidad que ha entusiasmado a la gente. Creo que eso, asociado con otras cosas que son únicas del 5S, han hecho que el 5S haya conseguido mucha más atención y unas mayores ventas.

No es una sorpresa, desde luego: ya desde el lanzamiento de estos dos modelos quedó claro en las colas que se formaron esas primeras horas que la gran mayoría de usuarios tenían el objetivo de conseguir un iPhone 5S. Cierto que todos ellos entraban dentro del grupo de early-adopters, pero esa realidad se mantuvo durante las siguientes semanas.

La demanda de los iPhone 5S pronto demostró ser al menos el doble que la del iPhone 5C, lo que hizo que Apple tuviera que cambiar sus planes en cuanto a la planificación de la fabricación, y rápidamente ordenó a sus partners en China que aceleraran la producción del iPhone 5S y frenaran la de un iPhone 5C que no parecía cuajar del todo.

China, el penúltimo cartucho

El crecimiento de Apple ahora depende en buena medida de los mercados internacionales. Lo demostraron las cifras presentadas por la empresa y que muchos analistas esperaban especialmente en ese apartado por la reciente puesta a la venta del iPhone en China Mobile, la gigantesca operadora china con cerca de 800 millones de clientes.

Ingresos Apple internacionales 4T13

Y como era de esperar, esa dependencia de mercados internacionales creció. No de forma notable, desde luego (de un 60% del tercer trimestre a un 64% en el cuarto trimestre de 2013), pero sí suficientemente significativa para demostrar que el margen lo tienen ahora fuera de las fronteras de los Estados Unidos.

De hecho, los ingresos en el continente americano se vieron reducidos en un 1%, mientras que en Europa se incrementaron un 5%. Japón, con un 11% de crecimiento, y China, con un 29% de incremento --que como mínimo se mantendrá el próximo trimestre con bastante probabilidad-- fueron los claros exponentes de mercados en los que el iPhone aún no había logrado entrar de forma tan definitiva.

A las cifras de la propia Apple hay que sumarle el interesante estudio que publicaba ayer Kantar Worldpanel y en el que parecía claro que el interés por la plataforma de Apple se ha reducido.

Kantar 4T13

El crecimiento se ha ralentizado en zonas críticas como Europa --a pesar de que los ingresos han subido, lo han hecho en menor cantidad que otros trimestres--, y en ese estudio tanto Android como un sorprendente Windows Phone siguen ganándole gradualmente algunas batallas a Apple semana tras semana.

Son curiosas las declaraciones del CFO de Apple, Peter Oppenheimer, que durante la presentación de resultados indicó que la empresa estaba "muy satisfecha con el rendimiento en mercados emergentes", un segmento que otras firmas están tratando de conquistar con propuestas mucho más coherentes con los recursos económicos de esas regiones y que Apple, curiosamente, está atacando con un iPhone 5C que --insisto-- es un teléfono indiscutiblemente caro.

Expectativas en 2014

Apple afronta un 2014 que podría confirmar definitivamente esa tendencia de una empresa que, como afirman sus responsables, nunca ha luchado por una mayor cuota de mercado o siquiera por los accionistas. El objetivo de Apple es el de hacer buenos productos, pero puede que eso ya no sea suficiente en un mercado en el que cada vez más usuarios parecen apostar por otras alternativas que --y aquí para gustos los colores-- satisfacen a sus usuarios.

iPhone 5S

En los próximos meses sabremos si Apple --Cook lo negó, pero no nos lo tragamos-- finalmente sucumbe a la tendencia a fabricar dispositivos con tamaños de pantalla más grandes --se habla de diagonales de 4,5 y 5 pulgadas--, pero puede que ni siquiera eso sea suficiente.

Muchos seguimos creyendo que Apple debería fabricar un modelo mucho más asequible y que hiciera ciertas concesiones en materiales y especificaciones, pero no parece que Apple esté dispuesta a entrar en una guerra de precios en la que el resto de fabricantes ya están implicados con terminales muy competitivos y que ciertamente dejan márgenes de beneficio que para Apple no parecen interesantes.

El riesgo, la saturación de un mercado de smartphones de gama alta que ya se está produciendo en países desarrollados y que también alcanzará al resto del mundo en un plazo que los estudios estiman en unos tres años. Si Apple mantiene su postura y solo se centra en terminales de esas gamas, podría tener un serio problema a medio plazo. Veremos cómo reacciona.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio