Casi todo lo que tienes en casa perjudica tu cobertura WiFi: todos estos materiales y objetos bloquean la señal
Conectividad

Casi todo lo que tienes en casa perjudica tu cobertura WiFi: todos estos materiales y objetos bloquean la señal

Como ya contamos en una ocasión, tu casa juega en tu contra cuando hablamos de ondas electromagnéticas. De que funcione bien la WiFi, hablando en cristiano, porque muchos materiales que se emplean en la construcción de tu casa perjudican la transmisión de estas ondas. Incluso algunas, como el Bluetooth y la WiFi, se estorban entre sí. Es el espectro radioeléctrico, amigo.

A eso podemos sumarle que nosotros, por nuestra cuenta, también vamos comprando y colocando en casa objetos que tampoco se llevan demasiado bien con la WiFi. Al final lo que tenemos es un batiburrillo entre la casa y su contenido que hace que la señal de nuestro router no llega donde debería. Igual lo que conviene es recolocar algunos de estos objetos, o simplemente mover el propio router.

Tenemos que hablar de los materiales que forman tu casa

Lo hemos mencionado antes, los propios materiales de construcción que están diseñados para aislarlos y protegernos del exterior también perjudican las señales inalámbricas. No sólo la WiFi, que es lo que nos ocupa ahora, sino también la señal de tus dispositivos Bluetooth o la propia cobertura de tu teléfono móvil. Obviamente no todos los materiales perjudican de la misma manera, hay niveles, pero casi todos ponen su granito de arena.

Podemos empezar hablando de las propias paredes, pues las ondas electromagnéticas pierden fuerza al atravesarlas. A igual distancia al router, tendremos menos WiFi si hay que atravesar paredes. Y de nuevo, depende de las paredes porque las de cemento son las que más aislan, luego las de ladrillo y por último las de Pladur. También influye el grosor y no será igual una pared de ladrillos interior que la pared de ladrillos que rodea nuestra casa, pues ahí hay una doble hilera de ladrillos para crear la cámara de aislamiento.

Recuerda: Pared de cemento > pared de ladrillo exterior > pared de ladrillo interior > Pladur

Ventana

Y si hablamos de paredes, por qué no hablar del propio recubrimiento. Vamos a dejar la cocina para el final pero hablemos de la pintura, porque no es igual una pintura mate que una con brillo. Igual que no es igual que en la pared haya una ventana o que no la haya. Las superficies reflectantes hacen que la mayor parte de la onda de tu router rebote y que se pierda señal. Así que hablemos de las cocinas y ya entramos en más terrenos.

Las cocinas y sus queridísimos azulejos son de lo peor que podemos tener en casa a la hora de querer que el router lleve la señal a todos los rincones. El recubrimiento cerámico de los azulejos anula un montón de señal de la WiFi, por eso en la cocina tenemos tan mala señal (y tan poca cobertura móvil). Ahí intervienen también electrodomésticos como el microondas o el frigorífico, que también suponen estorbos de gran calibre, pero buena parte de la culpa también recae sobre las cañerías.

Faraday
El individuo está protegido contra las ondas, pero no tiene cobertura

Hemos hablado en más de una ocasión sobre el efecto llamado 'jaula de Faraday'. Las estructuras metálicas con forma de malla hacen que las ondas no penetren o, si lo hacen, sea con muy poca potencia. Por eso la ubicación de las cañerías de la cocina hace que se pierda muchísima señal, y lo mismo ocurre con tu cuarto de baño. Si hay cañerías, malo, porque las ondas prefieren rodear un campo de Faraday que cruzarlo, y eso va muy mal para que pilles cobertura WiFi con tu móvil.

Y por último, y no menos importante, hablemos de las paredes y techos. Aquí entra en juego el peor material de construcción posible para convivir con la WiFi y ése no es otro que el cemento. Además, techos y suelos suelen ser más gruesos que las paredes, y lo normal es que tengamos azulejos colocados, o madera con brillo. Todo mal. Por eso la señal de tu router llega tan mal a la segunda planta.

Y ahora toca hablar de los objetos de tu hogar que luchan contra la WiFi

John Wick

Por ejemplo, ya lo hemos mencionado antes, las ventanas. Por ejemplo, los espejos. Son objetos con superficies reflectantes y por tanto son muy malos para permitir que la señal WiFi les atraviese. Así que tener el router cerca de una ventana es malo, igual que tenerlo detrás de ella. Y si en nuestra habitación hay espejos, tenemos que hacernos a la idea de que la cobertura no será la mejor.

En el mismo saco que los espejos podemos colocar los televisores por su superficie reflectante, pero aquí también influye, y mucho, su interior. En el interior de los televisores encontramos una gran placa metálica para soportar todas las conexiones, y en ocasiones para sostener la estructura del propio televisor, que absorbe una gran cantidad de ondas electromagnéticas. Así pues, el televisor no deja pasar la WiFi. Seguimos.

Acuario

Tu acuario es otro problema para el router. En el agua también tenemos una superficie reflectante, tanto en el propio agua como en las paredes del acuario, pero además el agua cambia la dirección de las ondas electromagnéticas. Como la luz, por ejemplo, o como tu WiFi. Así que intentar tener cobertura tras un acuario va a ser todo un problema para ti y para tu móvil.

Acuarios, espejos, ventanas, azulejos, pintura brillante para las paredes. Las superficies reflectantes restan cobertura a tu router.

Otra cosa que no se suele tener en cuenta es la presencia de los routers de tus vecinos. A veces a los lados en adosados, a veces arriba y abajo en pisos. La razón es sencilla: todos compiten por emitir su señal en el mismo espectro radioeléctrico y los mismos canales y es posible que haya canales saturados. Si éste es el caso (hay forma de comprobarlo) lo mejor será que cambies el canal de tu router para buscar uno más libre y mejorar la potencia de la señal.

Microondas

Y por último, y no por ello menos importante, tenemos los electrodomésticos. Ya hablamos de un par de ellos al mencionar la cocina. Hablamos de aparatos que suelen tener muchos componentes metálicos, y el metal y la WiFi no quedan para ir al cine ni nada. Algunos además cuentan con aislamientos específicos para evitar la entrada y salida de ondas, como los citados microondas, por lo que pueden suponer un problema para nuestra WiFi. Tratemos de colocarlos donde no estorben.

Como vemos, casi todo lo que tenemos en casa juega a la contra a la hora de tener buena cobertura WiFi. Si es nuestro caso, lo mejor será recurrir a otros sistemas para ir llevando la WiFi a donde nos interesa y sortear obstáculos. Por ejemplo, pasando la señal de Internet por los cables de la luz a través de un sistema PLC. O montando un sistema MESH que se encargue de expandir la cobertura. Pero esquiva la cocina y el baño, por favor.

Temas
Inicio