Mi router no funciona y da fallos: soluciones a los problemas más habituales
Conectividad

Mi router no funciona y da fallos: soluciones a los problemas más habituales

Tener problemas de Internet en casa tiene que ver con el router en la mayoría de ocasiones. Y es que, ya sea por estar estropeado o presentar algún problema en su instalación y/o configuración, este elemento nos suele dejar demasiados quebraderos de cabeza y mucha importancia al ver que no podemos conectarnos a la red desde nuestros dispositivos.

Por suerte, no todo son problemas. Si has elegido router adecuado para tu hogar lo más probable es que el fallo sea pequeño o incluso pueda ser puntual si se debe a alguna avería. Por ello, en este post repasamos las principales causas y soluciones ante fallos con el router para que puedas retomar tu conexión a Internet con normalidad y a la mayor celeridad posible.

Soluciones clásicas ante problemas del router

Router

Cada fallo tiene sus particularidades, tanto por el origen del mismo como por las guías a seguir para solucionarlos. Sin embargo, hay ciertas acciones que pueden arreglar problemas de distinta índole, siendo estos fallos puntuales y de escasa complicación.

La primera de ellas es la de reiniciar el router con el clásico botón de apagado y encendido. En este caso, lo aconsejable es apagar el router y dejarlo en ese estado al menos un minuto para después volver a encenderlo. Esto hará que algunos errores puntuales desaparezcan.

Una solución algo más tajante que esta es la de resetear el router. La clásica acción que se lleva a cabo con algún elemento como un palillo de dientes o el extremo no punzante de un alfiler. Esto hará que se restablezca toda la configuración del router, volviendo a cambiar incluso el nombre y contraseña de las redes WiFi, pero solucionando muchos problemas.

Mala ubicación para proporcionar WiFi

Router Wifi

Saber dónde colocar el router si se quiere garantizar no solo su buena conexión en la estancia en la que está, sino también que reparta señal a toda la casa. Evidentemente, nunca va a ofrecer idéntica cobertura en todas y cada una de las estancias, pero siempre hay un término medio como para que sea suficiente en cualquier parte.

La clave de todo está instalarlo lo más centrado posible respecto a otras estancias, pero de igual modo es importante que no haya obstáculos que impidan que la señal se propague como debería. Y es que hay ciertos materiales que son contraproducentes para ello, como pueden ser electrodomésticos, peceras o materiales de cemento, metal y roca.

De igual forma, la colocación de las antenas debe ser la correcta. Y es que, lejos de ser un adorno, estas son clave para que la emisión de la señal sea buena, siendo siempre recomendable que apunten hacia varias direcciones, teniendo siempre en cuenta que son omnidireccionales y que emiten la señal desde el palo y no desde la punta.

Cuando hay señal WiFi, pero no hay conexión a Internet

Sin Conexion

Tener el móvil, ordenador u otro dispositivo conectado a la red WiFi no es sinónimo de que estés conectado a Internet. De hecho, este suele ser un fallo muy común e indica que el router está funcionando bien, pero por alguna razón no hay conexión.

¿Y cuál es la razón de esta inexistencia de Internet? Pues pueden ser varios motivos, aunque el más habitual es por alguna avería en la zona o instalación exterior, siendo problemas ajenos al usuario y en estrecha relación con la operadora. En estos casos, lo más conveniente es contactar con la compañía y hacerles saber el problema para que te indiquen si hay alguna incidencia registrada y que estimación de tiempos manejan para que esté solucionada.

No tener actualizado el firmware puede ser problemático

Router

A menudo hemos visto la importancia de tener actualizado un móvil para que este pueda ofrecer su mejor rendimiento sin fallos. Pues, de igual forma, es importante tener el router actualizado para garantizar su correcta comunicación con otros dispositivos y realizar sus funciones sin problemas.

En muchas ocasiones, el firmware se actualiza automáticamente sin que tengas que hacer nada.

Cada router puede tener un método diferente de actualización, pudiendo en muchas ocasiones ejecutarse desde otro dispositivo de forma inalámbrica y en otras exigiendo conectarlo mediante cable a un ordenador e instalando así el paquete de firmware. Por ello, es conveniente que revises en el manual del mismo para conocer cómo se lleva a cabo este proceso, el cual a veces puede ser automático.

Cuando la velocidad de conexión es lenta

Si notas que tu Internet va lento, no tienes más que hacer una prueba de velocidad desde cualquier dispositivo para obtener información relativa a la velocidad de subida, bajada y latencia. Además, es conveniente que hagas la prueba tanto con conexión WiFi como mediante cable.

La velocidad obtenida por cable siempre será superior a la que se obtiene vía WiFi, pero si hay demasiada diferencia entre ambas o en las dos es muy lenta, es evidente que hay un problema real en el router. En estos casos, además de proceder a reiniciarlo y restablecerlo como comentábamos anteriormente, contactar con la compañía que te suministra Internet para comunicar la incidencia y obtener ayuda.

No obstante, si detectas el problema en la conexión por cable, quizás deberías probar a cambiarlo. Y es que el cable puede verse aparentemente bien y sin embargo tener algún pequeño corte en su interior o simplemente que sea de mala calidad.

Demasiados dispositivos conectados (y algunos gorrones)

Wifi Conexiones
Imagen de Creately

Al hilo del anterior punto, vivimos en una época en la que ya hay todo tipo de aparatos que pueden conectarse a Internet, siendo esto sinónimo de una conexión lenta si están conectados a una misma red WiFi. Por ello, es importante que priorices.

Si tu router ofrece varias redes WiFi, sería interesante que conectes los que más usas y precisan de una mejor conexión a aquellas redes de mayor velocidad. Los aparatos como altavoces inteligentes y otros accesorios de domótica pueden perfectamente conectarse a las redes más lentas, ya que en algunos casos es incluso la única configuración posible para que funcionen.

Trata de limitar la conexión a Internet de dispositivos en los que realmente no sea necesario.

En el caso de que tu router solo proporcione una red, deberás revisar cuántos aparatos tienes conectados y tomar decisiones drásticas como impedir que alguno se conecte. O al menos evitar que todas las conexiones sean simultáneas. No consiste tampoco en desconectar del WiFi el móvil o el ordenador, pero tal vez sí otros accesorios que sean más imprescindibles.

Y con respecto a los gorrones, nos referimos a aquellos que se han conectado sin permiso. En este apartado es importante tener siempre una configuración segura, el router actualizado y una contraseña lo suficientemente larga y diversa en caracteres como para complicar que otros puedan acceder sin tu consentimiento.

Restablecer los ajustes de red de tus dispositivos

Restablecer Ajustes Red

No siempre es fácil averiguar el origen de los problemas y tal vez estemos echando la culpa al router sin ser este el causante. Por ello, es siempre aconsejable que para verificar un problema de conexión se pruebe en diferentes dispositivos que tengan acceso a Internet.

Si solo en uno de ellos experimentas problemas, deberás fijar tu punto de mira en él. Ya sea un móvil, tablet, ordenador u otro aparato, lo conveniente es que revises su configuración en busca de un ajuste que se llame "Restablecer ajustes de red". Esto hará que se restablezcan todas sus conexiones y puedan solventarse posibles problemas puntuales en su comunicación con el router.

Cabe destacar que este reseteo hará que el dispositivo olvide todas las conexiones WiFi y Bluetooth que previamente hubiesen sido configuradas. Puede parecer tedioso tener que conectarse de nuevo a todas ellas, pero es sin duda una acción más que recomendable de ejecutar, dado que en la mayoría de ocasiones es lo que soluciona los problemas.

De igual forma, siempre es interesante reiniciar también ese dispositivo de igual forma que comentábamos con el router en el primer apartado de este post. Y es que los procesos en segundo plano que ejecutan, pueden derivar también en problemas de todo tipo que a veces ni restableciendo sus conexiones se arregla, exigiendo para ello de reiniciarse.

Temas
Inicio