Fusión Orange y MásMóvil: cuándo se hará efectiva y en qué estado se encuentra
Mercado

Fusión Orange y MásMóvil: cuándo se hará efectiva y en qué estado se encuentra

El pasado mes de marzo, Orange, marca perteneciente a la francesa France Telecom, y MásMóvil, controlada por los fondos KKR, Cinven y Providence, anunciaron un preacuerdo para crear una Joint Venture para combinar sus negocios en España.

Aunque la empresa resultante estará controlada al 50% por Orange y MásMóvil, Orange tendrá derecho a tomar el control en caso de lanzar una OPV pasados al menos tres años. Es decir, lo que hoy es una Joint Venture, en unos años podría traducirse en que Orange ha comprado MásMóvil. Pero para eso aún falta tiempo, ya que antes deben superarse varios obstáculos.

¿Fusión inminente?

El primer paso fue el acuerdo alcanzado en marzo, que valoraba ambas empresas en torno a los 20.000 millones de euros. Finalmente, 10.900 millones de euros corresponderían a MásMóvil, sumando su deuda, y 7.800 millones a Orange.

Desde aquel momento, tras un periodo de negociación en exclusiva que ha durado cinco meses, ambas teleco han estado concretando otros detalles de la fusión, y han logrado la financiación necesaria para cubrir los 6.600 millones de euros que costará llevar a cabo la operación.

Orange y MásMóvil acaban de firmar el acuerdo definitivo para su fusión,pero esta firma únicamente concreta cómo será la fusión en caso de ser aprobada, así que todavía no podremos hablar de fusión efectiva, sino de la superación de otro de los pasos necesarios.

Hasta que se obtengan las pertienentes aprobaciones, las dos compañías continuarán operando de forma independiente.

La fusión entre Orange y MásMóvil creará un nuevo incumbente u operador dominante, que se hará con más del 40% de cuota en clientes de fibra y móvil, y para evitar que se cree una situación de oligopolio que acabe perjudicando a los usuarios con peores condiciones o peores servicios, ambos operadores se verán sometidos a serie de compromisos o restricciones impuestas por diferentes organismos que deberán ser aceptadas.

A partir de septiembre será cuando las teleco envíen el caso a las autoridades reguladoras. Tradicionalmente, en casos de concentración de dos grandes operadores, como lo son Orange y MásMóvil, el expediente es remitido directamente a Bruselas, pero esta vez, la CNMC se plantea pedir tener la última palabra sobre la fusión.

Reguladores y remedies tienen la llave para la fusión efectiva

Futuro De Vodafone Espana 1

Cani Fernández, presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), manifestó el pasado mes de junio que, hasta ahora, todas las operaciones de concentración de gran volumen las ha decidido Bruselas, pero que no descarta reclamar el reenvío de esta operación para poder supervisar el proceso y tener la última palabra sobre la misma.

Si a la escasa probabilidad de que Bruselas acepte la excepción de convertirse en un simple supervisor de la operación, le sumamos que la expectación en el mercado europeo es máxima ante las expectativas de un cambio en la política de competencia europea en favor de permitir operadores más grandes, parece que la CNMC tampoco tendrá fácil esta vez influir en los remedies impuestos.

Independientemente de quién será el regulador que tenga la última palabra, el análisis del expediente podría llegar a tardar hasta un año o más, aunque, si toda va bien, esperan tener el visto bueno para el segundo semestre de 2023 como mucho. De él, se decidirá qué activos (o remedies) deben deshacerse para no incurrir en desequilibrios en el mercado de la competencia. Es decir, qué parte del espectro radioeléctrico y de la fibra duplicada tienen que poner a disposición de nuevos competidores, y cómo de ventajoso será el precio. Digi, finetwork, Avatel o Adamo ya se muestran interesadas para formar parte del nuevo cuarto operador con más red.

De las condiciones impuestas, podrán desprenderse las intenciones que el regulador de turno tenga para seguir facilitando la creación de un nuevo cuarto operador con infraestructura propia, tal y como ocurrió en España tras la compra de Jazztel por Orange, y cuyos remedies fueron parte del germen de lo que hoy se ha convertido el Grupo MásMóvil.

Hace años que las teleco europeas reclaman una regulación menos estricta, que permita competir a Europa en igualdad de condiciones con EEUU y China, donde existen tres grandes operadores, en lugar de cuatro o más como en Europa. Si finalmente la reclamación obtiene respuesta, probablemente lo sabremos a los largo de 2023, cuando haya pronunciamiento sobre la fusión entre Orange y MásMóvil.

Temas
Inicio