Compartir
Publicidad
Las subidas de Movistar, Vodafone y Orange no impiden que mejoren sus resultados anuales ¿consecuencia de la menor competencia?
Mercado

Las subidas de Movistar, Vodafone y Orange no impiden que mejoren sus resultados anuales ¿consecuencia de la menor competencia?

Publicidad
Publicidad

Después de conocer los datos del mes de diciembre y con todos los datos mensuales de la CNMC recopilados, ya podemos hacer balance de cómo continúa evolucionando el mercado de la telefonía móvil en España basándonos en los resultados oficiales de los últimos cuatro años.

Tras la aparición de Yoigo y OMVs hace ya nueve años que ayudaron enormemente a cambiar el panorama de la telefonía con un desplome generalizado de los precios, el punto de inflexión lo volvimos a encontrar en 2013 cuando los OMVs lograron su mayor cuota de captación frente a Movistar y Vodafone que cosecharon sus peores datos. Orange y Yoigo en cambio aguantaron los peores años manteniéndose prácticamente estables, lo que ayudó a Orange a posicionarse por encima de Vodafone en cuanto a número de líneas móviles en el verano de 2014.

Este cambio de tendencia vino favorecido como veremos más adelante por la aparición de las ofertas convergentes y el primer Movistar Fusión que con el tiempo propició una concentración del mercado con la compra de ONO por Vodafone en 2014 y la compra de Jazztel por Orange en 2015, haciéndose más fuertes pero eliminando gran parte de la competencia. El resultado era previsible.

En 2015 asistimos a una primera tanda de subida de precios que no parece que vaya a cesar viendo los últimos acontecimientos que marcaban el inicio de este 2016. Precios que en tan solo un año han encarecido las tarifas hasta ocho euros mensuales aunque ello no parece estar afectando a ninguno de los operadores involucrados en las subidas como vamos a ver en los resultados anuales de portabilidades.

Total Portabilidades Anuales

Como se aprecia en la gráfica, Movistar ha conseguido frenar más de la mitad su ritmo de pérdidas el último año gracias posiblemente a ser el operador con mayor cobertura de fibra y por contar con los contenidos de televisión más completos. Aquí el precio poco puede llegar a influir puesto que será la única opción para muchos usuarios así que la regulación del sector resulta especialmente importante.

En el caso de Vodafone y Orange, a pesar de que la mejora no resultaría a priori tan evidente, hay que tener en cuenta que la gráfica representa los datos ofrecidos por la CNMC donde aún cuentan a Ono y Jazztel como OMVs independientes. Por tanto se podría concluir que en estos casos, la subida de precios tampoco ha impedido que mejoren sus resultados con respecto a años anteriores.

Yoigo, que no habría parado de descender su ritmo de ganancia desde 2012 hasta obtener sus primeras pérdidas en 2014, en 2015 consiguió revertir la tendencia volviendo a números positivos gracias a su apuesta de nuevo solo por el móvil con tarifas como la Sinfín y dejando de lado definitivamente su intento por las convergentes al no poder competir con el resto de contendientes. A este respecto, la operadora parece decidida a seguir por este camino reforzando su propia cobertura que le permita no depender tanto de terceros para ofrecer tarifas rompedoras como la Sinfín de 20 GB que nadie ha conseguido igualar.

El futuro más complicado será para los OMVs independientes que han visto mermado enormemente su su foco de actuación al no poder competir ni con las ofertas convergentes (aunque esperamos novedades de cara al verano por parte de MÁSMÓVIL), ni con arriesgadas tarifas como las de Yoigo. Por tanto, su mercado potencial se limitará a pequeños ámbitos como el de los inmigrantes o el de las tarifas de bajo consumo y eso sin contar que los operadores tradicionales también pelean en este ámbito con algunas de las mejores tarifas del mercado a través de marcas como Tuenti (perteneciente a Movistar), Lowi (perteneciente a Vodafone) y Simyo o Amena (pertenecientes a Orange).

Si nos fijamos en los resultados de ganancia neta, que además de portabilidades también tienen en cuenta los datos de altas nuevas y bajas definitivas, los datos obtenidos resultan similares aunque con pequeñas variaciones:

Total Ganancia Neta Anual

En el caso de Movistar y Vodafone los resultados en la actualidad son bastante parecidos a los que vemos en portabilidades aunque su peor momento lo vivieron en 2012 como consecuencia de la pérdida de líneas prepago que apenas se utilizaban pero que ayudaban a engordar el número de líneas de los operadores.

Orange en cambio, consigue un balance positivo en los últimos cuatro años que podría deberse entre otras cosas a que lleva tiempo regalando líneas adicionales en sus convergentes o que las líneas prepago perdidas en 2012, finalmente han acabado en forma de nuevos clientes de operadores como Simyo ayudando así a acabar con números positivos.

Lo contrario le ocurre a Yoigo que ha acabado 2015 perdiendo líneas a pesar de su repunte en portabilidades, debido posiblemente también porque sus tarjetas prepago acaban terminando en otros OMVs más interesantes para este segmento.

La importancia de una mayor variedad en la oferta

Omvs

Teniendo en cuenta que los beneficiados del aumento de los precios han sido los propios operadores que los han subido mientras los perjudicados están siendo los OMVs independientes que mantienen los precios a la baja, ¿qué futuro espera a los consumidores? ¿pagar más irremediablemente por unos servicios a los que no siempre se les saca provecho?

Está claro. Necesitamos mayor variedad en la oferta y ese es precisamente el papel que tenían los OMVs desde su nacimiento pero, sin infraestructura fija y móvil propia, los OMVs están siendo asfixiados poco a poco sin capacidad de poder competir cara a cara con los operadores que despliegan las redes. Algo falla.

Inevitablemente será difícil mejorar las completas ofertas con fibra y televisión de Movistar, Vodafone y Orange, algo lógico teniendo en cuenta que son ellos los que invierten en redes pero ¿qué pasa con los que quieren ajustar precios y servicios? Ahí es donde la competencia más se está resintiendo y lo están pagando los consumidores.

Más allá de la concentración de operadores que indudablemente ha afectado al mercado ¿a qué se debe la caída en la captación de los OMVs independientes? ¿No han sabido adaptarse a tiempo a las nuevas tendencias o se tratará de falta de posibilidad de maniobrar que impide la actual regulación? A estas alturas, aún son muchos los OMVs que carecen de 4G y muchos más los que carecen de oferta convergente. Tenemos algunas alternativas como Oceans, Pepephone o Eroski pero viendo los resultados, parecen no ser suficientes para mantener el ritmo de años anteriores. Esperemos que la reaparición de MÁSMÓVIL en el terreno de los convergentes de cara al verano y la posibilidad de que Yoigo ofrezca su infraestructura móvil a OMVs sean suficientes para darle un nuevo empujón a los OMVs, que tanto necesita el mercado para no volver al oligopolio.

En Xataka Móvil | Resultados anuales CNMC.
En Xataka Móvil | Todo lo que necesitas saber para elegir operador móvil.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio