Compartir
Publicidad
Movistar y O2 hace tiempo que reman juntas en su estrategia, aunque no lo parezca
Movistar

Movistar y O2 hace tiempo que reman juntas en su estrategia, aunque no lo parezca

Publicidad
Publicidad

Las marcas blancas de Telefónica comandadas por Pedro Serrahima han actualizado sus ofertas la última semana y no sólo se ha producido un reposicionamiento de tarifas sino que también ha servido para remarcar los objetivos y estrategia de O2 y Tuenti.

Todos los operadores tienen como objetivo mantener fieles a sus clientes, que paguen cada vez más y seguir creciendo con nuevos usuarios. Y en función del target al que se enfoca cada marca, se perfilan las diferentes estrategias a seguir, aparentemente muy diferentes. Es el caso de Movistar y O2, pero también el de Lowi y Vodafone o el de Amena y Orange.

"Olvida de qué compañía eres" reza el lema de O2. Para ello se comprometen desde el primer momento a no molestar a sus clientes a no ser que sea estrictamente necesario, así que recibir una notificación como la que O2 ha enviado esta semana a sus clientes, puede percibirse con algo de "inquietud" y se suele analizar con lupa.

Pero más allá de excusar la notificación por un motivo legal sin gran trascendencia, también se reconoce que se ha tratado de un "juego" planeado desde el principio con el fin de hacer que la experiencia percibida sea mejor de lo prometido, y no al contrario. Es decir, escriben para recordar que esa compañía que quieren que olvides, se llama O2. Y no, no tiene por qué ser una contradicción.

En búsqueda del elemento diferencial

O2 quiere pasar desapercibida porque intentará garantizar la mejor experiencia en la mayoría de ocasiones para que el cliente no tenga que molestarse en conocer la velocidad o los gigas que tiene contratados ya que el servicio nunca se quedaría corto para un usuario "normal". Y si de paso no da problemas y no molesta para vender cosas, mejor que mejor.

Parece, en parte, la misma estrategia que siempre ha seguido Movistar. Intentar dar un buen servicio sin entrar en la guerra de cifras ni del "y yo más" al que hace referencia en la carta.

El elemento diferencial de Telefónica sigue siendo el intentar hacer ver que merece la pena pagar un poco más por ese supuesto mejor servicio.

En el caso de Telefónica, elegir todo no es apostar por más gigas o más velocidad. Mientras Movistar se mantiene en máximos de 12 GB en el móvil y fibra a 600 Mbps, Vodafone y Orange hace cerca de dos años que dieron el salto a 25 GB o más y fibra a 1 Gbps. Pero Movistar apostó por que elegir "todo" fuera sinónimo de más servicios y sobre todo, más televisión, en lugar de entrar en la guerra de cifras.

Con Movistar y O2 de la mano en su estrategia de intentar destacar por un buen servicio de calidad sin entrar en la guerra de cifras, el nicho al que aspiraría Tuenti sería en el terreno de los precios más bajos y aquí la estrategia ha sido la de apostar por fidelizar a sus clientes premiándoles automáticamente cada vez que cumplen años en el operador.

Tuenti pierde su elemento diferencial

Pero por el camino Tuenti se ha dejado la Voz Digital. Sus nuevas tarifas ya no pueden activarla y con su desaparición ya no sólo se pierde la capacidad de hacer llamadas sin coste mediante voz IP sino que dice adiós a la posibilidad de tener tu número de teléfono disponible desde cualquier dispositivo con conexión a internet en cualquier parte del mundo, los bonos de llamadas internacionales o los SMS gratis.

Estrategia parecida, pero las formas no lo son

Movistar responde que con sus precios

Más allá de la parecida estrategia de fondo, las formas de proceder para llevar a cabo estas estrategias no han ido tan de la mano y Telefónica podría estar echándose piedras sobre su propio tejado si nos detenemos en uno de los párrafos de la carta de O2.

Es muy difícil notar esa diferencia de velocidad (de 100 a 300 Mbps) con el uso normal a pesar de que eso parece lo más importante que contratamos, y muchas veces las compañías venden cosas que luego no son lo que parecen, y subastan cifras en un juego comercial del "yo más", que te hace pensar que esa cifra es la que cambia las cosas, pero no siempre es así.

Desde O2 se afirma que es muy difícil notar la diferencia de velocidad y aunque es cierto que marcas como Movistar van dirigidas a targets diferentes, en realidad no tienen por qué ser tan diferentes si obviamos la televisión. Si un potencial cliente de O2 es posible que no note la diferencia de velocidad entre 100 y 300 Mbps, ¿por qué obliga Movistar en varias modalidades de Fusión a contratar fibra a 600 Mbps y no se permiten 100 Mbps?

Cuestiona el juego del "y yo más", pero incluye fútbol obligatorio en todos los combinados.

Tradicionalmente las tarifas Fusión han sido bastante rígidas y para ver ciertos canales o para acceder a determinados gigas, hay que contratar una tarifa muy concreta. Es cierto que poco a poco se ha ido ganando en flexibilidad al permitir por ejemplo que ahora Fusión #0 pueda contratar casi cualquier paquete de canales, pero aún faltarían otras cosas que flexibilizar.

Choque en las formas. Por un lado se admite que el juego del "y yo más" suponen beneficios sobre el papel que aportan poco y en realidad benefician sólo a unos pocos. Mientras tanto, por otro lado incluye fútbol obligatorio en todos los combinados aunque sea algo a lo que no todos saquen provecho**.

De las diferencias tampoco se salvan las subidas de precios.Sólo Movistar las ha aplicado a sus actuales clientes este año mientras en O2 se respetará el precio más bajo de sus clientes de fibra y en Tuenti también se respetan o se mejoran condiciones pero en ningún caso se suben precios.

Vodafone el siguiente en mover ficha

Vodafone está a punto de presentar en los próximos días nuevas tarifas y en esta ocasión es muy posible que al igual que Orange y Yoigo, el cambio de condiciones será opcional para los antiguos clientes, de manera Movistar podría acabar siendo el único operador que suba precios automáticamente a los actuales clientes este 2019.

Esta situación pondría a Movistar en una difícil tesitura por lo que no sería de extrañar que en los próximos meses veamos nuevas mejoras por su parte, influenciadas o no por las directrices dictadas desde O2, pero necesarias para ponerse más a la altura de sus rivales, que sí entran en la guerra de cifras y que podrían dejar demasiado descompensada a Movistar.

Para conocer los detalles de la nueva oferta de Vodafone aún habrá que esperar algunos días pero todo apunta que fortalecerá varios frentes a la vez con posibles guiños al fomento de la televisión, quizás obligatoria, y así estar preparada para la ausencia total de fútbol la próxima temporada. También se esperan guiños al rival al que todos quieren parar los pies, el Grupo MásMóvil, quizás poniendo el foco en los gigas ilimitados de Yoigo o su doble línea móvil ilimitada incluida. En pocos días saldremos de dudas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio