No escondas el router en cualquier sitio: cuatro consejos a tener en cuenta
Conectividad

No escondas el router en cualquier sitio: cuatro consejos a tener en cuenta

No siempre estamos orgullosos de nuestros routers. Algunos de ellos, especialmente los que nos dan con las operadoras, pueden ser un poco feos y aparatosos y la reacción instintiva es intentar esconderlo en un rinconcito donde llegue el cable de la fibra, haya un enchufe y no estorbe. Esto suele ser una mala idea.

Elegir dónde poner el router es toda una ciencia, aunque no necesitas estudiar la dinámica del campo electromagnético para hacerlo (afortunadamente). En su lugar, sigue estos consejos y no tengas miedo de mostrar tu router al mundo. Esconder el router puede suponer también perder algo de señal, dependiendo del escondite que le hayas encontrado.

El router, en todo el medio, aunque sea muy feo

A veces estás limitado por las características de tu casa, enchufes y cables, pero si puedes elegir, y tienes ganas de maximizar la cobertura del Wi-Fi en tu casa, el mejor lugar para colocar en router en la casa es bien sencillo: en el medio. No en todo el medio, claro, pero sí en una zona centrada del área en el que quieres que se use. Es decir, que abarque más o menos todas las habitaciones por igual.

La potencia a la que llega la señal del Wi-Fi a los dispositivos que se conectan a él está estrechamente relacionada con la distancia a la que se encuentran del router, por lo que si optas por esconder el router en una esquina de la casa, apenas tendrás cobertura en la esquina opuesta. Esto como norma general, pues ya veremos más adelante que además hay otros muchos factores que pueden afectar a la señal.

Enmedio
Ejemplo de una ubicación centrada

No necesitas sacar los planos de la casa y hacer cálculos exactos, con optar por una ubicación más o menos centrada en la casa será suficiente en la gran mayoría de las ocasiones. ¿Tu router es muy feo y no quieres que se vea? Hay muchos trucos que puedes optar para mantener el router a la vista, pero sin que se vea.

Existen todo tipo de cajas y estantes para colocar el router que están especialmente pensadas para esto y por tanto usan materiales que apenas afectan a la señal y agujeros para los cables. Si no soportas ver el router, son una mejor opción que cubrirlo con cualquier cosa como poner una planta delante, que pueden obstaculizar más la señal.

Router
Aunque no lo parezca, hay un router en esa caja

Otra cosa al tener en cuenta es que al esconder el router es habitual que acabe demasiado bajo (debajo de una mesa) o demasiado alto (en el techo), lo cual tampoco es óptimo. Idealmente debe estar a la misma altura que los dispositivos que se conectan a él, aunque tampoco es necesario que hiles tan fino. A la altura normal de una mesa es un buen punto de partida.

Algunos materiales "se comen el Wi-Fi"

Mueble
Hay muebles monísimos para poner el router, que son normalmente de madera. El Wi-Fi puede pasar por este material sin dificultad, pero siempre habrá una disminución de la intensidad aunque sea menor

El mayor problema de esconder el router es que puede acabar en un sitio donde las ondas deban pasar por ciertos materiales que perjudican la señal. Los sospechosos habituales son materiales macizos como metal, rocas o agua. También le puede costar a las ondas atravesar un lugar con muchas personas. Al fin y al cabo, somos agua en buena parte.

Olvídate por tanto de colocar el router dentro de una estructura metálica o que tenga algo de metal, con la nevera o una pecera de por medio. Los materiales porosos como la madera son más permisivos con las ondas, aunque esto no quiere decir que no afecten a la señal. La mejor forma de no perder ni un ápice de señal es no esconder el router, independientemente del material.

No nos olvidemos de las interferencias

Btw
Bluetooth y Wi-Fi se llevan mal

Puede ser tentador poner el router cerca de otros dispositivos que le pueden hacer interferencias: frigoríficos, mandos de consolas, cámaras de vigilancia para bebés, altavoces portátiles, dispositivos inalámbricos de todo tipo y el microondas son ejemplos clásicos, aunque hay otros no tan conocidos como las luces navideñas.

Si la señal de tu router va justa y no tienes presupuesto para comprar repetidores, PLC o similares, entonces todo suma. Intenta separar el router de cualquier fuente de interferencias en la medida de lo posible, para una conexión más estable.

A veces necesitarás ayuda

Wifimesh

Si tu casa es muy grande o tiene paredes especialmente gruesas entonces es posible que ni escondiendo ni sin esconder el router te llegue la señal a todos los rincones. En tal caso vas a necesitar ayuda para poder repartir la señal de forma homogénea por la casa. La mala noticia es que esto supone que vas a tener más cacharritos por casa que seguramente tengas la tentación de esconder, aunque son bastante más discretos que un router. Estas son tus opciones:

  • Repetidores Wi-Fi. Los repetidores Wi-Fi hacen exactamente eso: reciben la señal Wi-Fi del router y la repiten para abarcar un área mayor. Hay opciones por algo más de 20 euros y normalmente no estorban mucho en la casa pues son pequeños y ocupan como el enchufe.

  • PLC. Es un concepto similar que usa la red eléctrica de casa para transmitir la señal de una habitación a otra. Los adaptadores PLC tienen un aspecto son algo más toscos que los repetidores Wi-Fi y debes asegurarte de que ofrezcan conexión Wi-Fi y no solo por Ethernet. Hay opciones por algo más de 100 euros.

  • Wi-Fi Mesh. Los sistemas de Wi-Fi Mesh o de malla se componen de un router y de ciertos satélites que colocas por la casa. Es menos aparatoso que tener varios routers por la casa y además estos satélites suelen ser más agradables a la vista -y compactos- que un router completo. Es una opción genial para cubrir un gran área, aunque su precio es el más caro, especialmente si vas a usar varios satélites.

Temas
Inicio
Inicio