Compartir
Publicidad
Cinco móviles que marcaron el año 2008
Otras

Cinco móviles que marcaron el año 2008

Publicidad
Publicidad

Hace una semana recordábamos uno de los años clave en la historia de la telefonía móvil, el 2007. El año en que Apple presentaba el iPhone de la mano de Jobs iniciando de alguna manera una revolución en el mercado, que viraría poco a poco a lo táctil, a las tiendas de apps y al cambio de materiales de construcción.

El que nos toca esta semana también es un año a tener en cuenta, dado que lo que veríamos en 2008 es la llegada del primer móvil con Android. Un nuevo sistema operativo de la mano de un gigante que acabaría haciéndose con el trono que en ese momento aún ocupaban otros como Nokia, BlackBerry o Motorola, aunque cada vez con más dificultad por la llegada y el crecimiento de la competencia.

T-Mobile G1

HTC Dream

Como decíamos, si el año 2007 era el año de Apple en la telefonía móvil, el 2008 fue el de Google, al menos para que se empezase a fraguar lo que ahora es un dominio internacional en la cuota de sistemas operativos. Recibíamos en este año al T-Mobile G1, fabricado por HTC (y de hecho también conocido como HTC Dream). Y el sueño, como decíamos, vendría con los años posteriores para el gigante tecnológico.

El G1 venía con un sistema operativo recién nacido que representaba la alternativa a un futuro de interfaces táctiles, apps e internet en el bolsillo. En este caso traía widgets además de dichas apps y el hecho de ser un sistema abierto y accesible. Algo más económico que alguno de sus principales rivales (179 dólares) pero también justo de memoria (incorporaba una tarjeta de 1 GB, ampliable hasta 8 GB) y con un jack para auriculares no estándar.

iPhone 3G

iPhone 3G

Tras la presentación del primer iPhone un año antes, Apple repitió con el iPhone 3G. Una iteración que añadía conectividad 3G (el primero sólo tenía EDGE y wifi) y era algo más delgado. También más potente y algo más fluido por las mejoras de hardware, si bien la cámara no experimentó una mejora significativa con respecto al modelo previo.

Un segundo iPhone con un precio de salida menor que el anterior (qué tiempos), 200 o 300 dólares según se tratase del modelo de 8 GB o de 16 GB de almacenamiento interno que ya asentaba aspectos como la no necesidad de un stylus o el no tener bandeja para tarjetas de memoria. Un iPhone aún de plástico en negro o blanco del que se vendieron 180.000 unidades el primer día de su puesta en venta en Estados Unidos.

Nokia 5800 Xpress Music

Nokia Xpressmusic 5800

Cuando otros ya llevaban tiempo con eso de las pantallas táctiles, Nokia aún tenía este reto algo pendiente con su sistema operativo. A su ritmo y con sus métodos finalmente presentó este móvil captando la atención de quienes aún no se dejaban seducir por esos "nuevos" jugadores en el terreno de sistemas operativos móviles.

Así, Nokia continuó la línea Xpress Music que iniciaba un año anterior con este 5800, el primer teléfono que incluyó la versión S60 de Symbian. Destacaba en su momento su "gran" pantalla de 3,2 pulgadas con resolución de 640 × 360 píxeles. También el hecho de que tuviese conectividad wifi y el pequeño stylus que incluía.

BlackBerry Bold 9000

BlackBerry Bold 9000

Otra compañía que decidió aguantar estoica con su sistema operativo y además en este caso también con el teclado físico, cuando lo táctil ya se había consolidado como una tendencia clara. Con una pantalla de 2,6 pulgadas y resolución de 480 x 320 píxeles y un diseño que quedaría como uno de los más representativos de la casa (como el botón central en forma de semi-esfera protuberante).

No obstante, era una época en la que la compañía era algo más prolífica en cuanto al lanzamiento de terminales y ese mismo año veríamos algunos más, como la Curve 8900 (de diseño parecido) y la Storm 9350, que sí incorporaba pantalla táctil (de 3,35 pulgadas). Por su parte, la Bold tenía 1 GB de memoria de almacenamiento (ampliable hasta 8 GB por microSD) y una cámara trasera de 2 megapíxeles con flash LED.

Motorola AURA

Motorola AURA

Pese a que el factor forma de las pantallas táctiles ocupando gran parte del frontal empezaba a estar en auge, algunos fabricantes aún apostaban por lanzar modelos de diseños llamativos y peculiares. Tras algunos algo imposibles de la mano de Nokia como el 7600 y otras compañías, Motorola lanzaba el AURA, un terminal con tapa pero no tipo concha, sino que ésta giraba a un lado o a otro en plano horizontal.

Con pantalla redonda de 1,55 pulgadas y fabricado en acero, se trataba de una apuesta muy enfocada al usuario que no buscase mucho más que llamar (por teléfono y la atención). Tenía 2 GB de almacenamiento interno y un precio de salida de 2.000 dólares, otra muestra más de que no estaba pensado para ser un teléfono para un gran público.

Nuestro repaso año tras año

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos