Compartir
Publicidad

Aún no han llegado los 10 nanómetros y TSMC ya quiere reducirlos a la mitad o más

Aún no han llegado los 10 nanómetros y TSMC ya quiere reducirlos a la mitad o más
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Procesadores y nanómetros, dos conceptos que van intrínsicamente relacionados y en los que insistimos debido a su enorme importancia. A fin de cuentas hablamos del tamaño de los transistores de cada chip, y el tamaño influye tanto en la velocidad como en el consumo de energía y, paralelamente, en el calor desprendido por el procesador.

Este año se ha escrito mucho sobre la llegada de los 10 nanómetros, toda vez que dejarán atrás los 14 nanómetros que ya se alcanzaron y que acompañarán a los pesos pesados del próximo año. Tanto el Snapdragon 835 como el Helio X30, e incluso el Apple A11, deben llegar con dicho tamaño. Lo que toca ahora es mirar hacia el futuro y en TSMC corren más que nadie. Ya buscan llegar a los 5 nanómetros y, atención, también a los 3 nanómetros.

¿Quién no quiere llegar más allá?

La fecha que se han fijado en TSMC es 2020. Dentro de cuatro años a partir de ahora, en TSMC quieren haber logrado construir chips con transistores de 5 nanómetros y, por qué no, haber llegado un paso más allá y estar ya desarrollando chips con tecnología de 3 nanómetros. Se trata, en definitiva, de una hoja de ruta bien planeada para la que ya comienzan a poner los primeros cimientos.

Para empezar, TSMC ya tiene en mente invertir 16.000 millones de dólares en una fábrica avanzada con el noble objetivo de dominar el mercado de la fabricación de smartphones para cuando la termine. En su plan, TSMC debería alcanzar los 7 nanómetros para el año 2017 y estar ya en 5 o 3 nanómetros para su fecha fijada, 2020.

Transistores

Un plan ambicioso pero que tiene aún mucho que recorrer. Démosle este año 2017 a los chips de 10 nanómetros que pongan en circulación Qualcomm, MediaTek y la propia TSMC. Si es que no se suman también otros competidores como Huawei, cuyo reciente Kirin 960 ya llegó en 16 nanómetros, o Xiaomi con los chips de producción propia que pondrán pronto en circulación.

El reto estará en la disipación del calor, el principal problema al que tuvo que enfrentarse Qualcomm con su Snapdragon 810 y que se superó una vez se produjo el nuevo salto de generación hasta los 820 y 821 actuales. Veremos qué nos depara el futuro en cuanto a procesadores pues, recordemos, aún no se han alcanzado los 3GHz de velocidad de reloj en ninguna de las generaciones producidas hasta ahora.

Y sobre todo, restará por ver la respuesta de Qualcomm a este movimiento de TSMC. Y también la de Samsung. Los coreanos también tienen su propia hoja de ruta para la evolución de su línea Exynos, y compite contra TSMC de forma constante por hacerse con los contratos de fabricación de chips de Apple. El mercado de los procesadores nunca estuvo tan animado como ahora.

Vía | Android Authority
En Xataka Móvil |

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio