Publicidad

Android, la fragmentación y los problemas de ser un imperio tecnológico

Android, la fragmentación y los problemas de ser un imperio tecnológico
23 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hablar de smartphones en general es, a efectos prácticos, hablar de Android si atendemos a los números. Desde hace años es con diferencia el sistema operativo con mayor número de usuarios y, aunque hay variaciones según año y regiones, no parece que la tendencia vaya a cambiar en los próximos años. Sin embargo, esto no significa que el todo trabajo esté hecho y Google pueda ver cómo marcha su imperio con las piernas en la mesa y cruzando manos tras la nuca.

Si bien en cuanto a evolución los de Mountain View no se quedan atrás en lo que se refiere a características del sistema, no pueden perder de vista a una competencia que presenta mejoras atractivas para la comunidad de usuarios, como puede ser Continuum en Windows 10 o el 3D Touch en iOS, innovaciones que se aplican en los terminales cuya tecnología lo permite sin depender de un tercero. Por ello, más que reclinarse sobre la silla, a Android le toca jugar al wacko con varios frentes (no precisamente nuevos) que atajar.

Buscada y no buscada: las dos caras de la fragmentación

Android cuenta con unos 1.400 millones de usuarios activos al mes contando smartphones y tablets, lo que en porcentaje de cuota de mercado a nivel mundial se traduce en un 82,4% para el final del segundo trimestre de 2015 según IDC. Un dato que pese a demostrar la supremacía del sistema es algo menor que el que se obtuvo en el mismo periodo en 2014 (un 84,8%), representando un pequeño cambio en la tendencia ascendente del que aparentemente se habrían beneficiado iOS y/o Windows Phone, ambos con leves crecidas en dicho periodo.

Una de las maneras que tiene Android de crecer es la variabilidad o lo que a efectos prácticos se traduce en fragmentación, aunque esto es a la vez remedio y enfermedad. Hasta un tercio de los usuarios de Android llevan en sus dispositivos una versión de software de 2012 o anterior, lo cual puede que no sea un inconveniente para los mismos, pero sí representa un obstáculo para que haya una evolución global del sistema y, por otra parte, el desarrollo y expansión de las apps así como un problema en cuanto a seguridad.

Fragmentación en Android

No obstante, la fragmentación es causa y consecuencia de la expansión de este sistema. Si bien es complicado lanzar terminales con la versión más actual de Android si ésta es muy reciente debido a la adaptación de software que cada fabricante realiza, en la actualidad no existe ninguna limitación en cuanto a obligar a que se parta de una versión y no pueda usarse nada anterior. Es por ello que, bien por limitación de hardware o bien por dejadez o falta de prioridad en este sentido por parte del fabricante, éste puede lanzar terminales en cualquier versión.

Actualmente podemos ver en la información que proporciona Google de manera mensual al respecto que sigue habiendo un porcentaje de dispositivos con Ice Cream Sandwich (versión del año 2011 con un 3,3%) e incluso Gingerbread (de 2010, con un 3,8%), aunque en una pequeña proporción, y que la mayor cantidad de ellos se reparte entre Jelly Bean (29%) y Kit Kat (37,8%), quedando un 26,1% para Lollipop y un 0,3% de dispositivos con Android Marshmallow.

Tasa de adopción de las versiones de Android en 2015

Quien muchas versiones abarca, poco aprieta en actualizaciones

Y más allá de la versión del sistema en que los dispositivos lleven instalada, hay que tener en cuenta que lo que se ejecuta no es el software genuino, lo que es otra barrera. En agosto CNet publicaba que existían unos 1.300 fabricantes para los más de 24,000 dispositivos distintos existentes, muchos de ellos con forks de Android que, aunque partan del kernel open-source del sistema también quedan fuera del control de Google en cuanto a actualizaciones.

Versiones de Android

¿El futuro de este "problema"? Bueno, como estamos comentando, lo que parece es que pese más el tener unos tentáculos que llegan cada vez más lejos que el que todos avancen a la vez: al fin y al cabo hay millones de clientes a los que satisfacer y eso no se consigue apostando a un solo caballo ganador. No obstante, con la salida de Kit Kat hubo cierto esbozo de idea que aventuraba un posible intento por parte de Google para solucionar este asunto, pero en la práctica esto no llegó a suceder y tampoco lo vimos en Lollipop.

Parece que pese más el tener unos tentáculos que llegan cada vez más lejos que el que todos avancen a la vez

Esto tampoco significa que Google no haya tomado medidas para al menos reducir en la medida de posible algo que también atañe a fabricantes y a operadoras (es decir, muchas cabezas pensantes a las que poner en sintonía). Ya en 2010 separó del núcleo del sistema algunos aspectos para incorporarlos en aplicaciones al encontrarse ya con el germen de la fragmentación en miras a que el problema creciese (como estamos viendo que efectivamente ocurrió).

Los números: más usuarios no son más beneficios siempre

Google Play está creciendo a buen ritmo y de hecho ya ha sobrepasado a la App Store de iOS en lo que se refiere a número de apps llegando a 1,6 millones. A principios del año pasado ya vimos de hecho que en algunas apps bastante habituales (al menos en el momento) como Angry Birds la recaudación en Android era mayor que la de la misma app en iOS en España, reconocido feudo de la plataforma de Google.

Tiendas de apps de los sistema soperativos

No obstante, esto tiene una cara B no tan ventajosa para los desarrolladores. Más apps también significan más personal desarrollando, es decir, mayor y más potente competencia, y obviamente esto hace más difícil destacar y llegar al usuario habiendo como consecuencia una elevación de los costes de marketing.

Por otro lado, en lo referente al volumen de tráfico en las plataformas mayoritarias, no es una sorpresa ver que el tráfico en dispositivos con Android es mayor que en iOS dado el número de usuarios global. Al final del primer trimestre de este año veíamos que el sistema de Google crecía en este sentido con respecto al año pasado (de un 42,8% a un 65,17%) y que obtenía más ingresos que iOS (45,77% para Android frente a un 45,44% para iOS).

Tráfico frente a ingresos en iOS y Android

Algo que volvió a ocurrir en el segundo trimestre (47,66% en Android frente al 47.16% en iOS). Pero según veíamos también en el estudio realizado por Opera Mediaworks el que gana en términos de potencial de monetización (es decir, el ratio entre tráfico e ingresos), los dispositivos de iOS siguen superando al resto. El iPad, que no es precisamente el más dispositivo más vendido de Apple, tiene el mayor valor en cuanto a este ratio.

Tirando de nuevos amigos

Desde Google no han vuelto a manifestar que vayan a tomar medidas (al menos públicamente) de cara a reducir la fragmentación, pero en lo que sí que vemos iniciativas es en asegurar su presencia en los mercados emergentes. De hecho, una cosa contribuye a la otra ya que una de las claves más importantes aquí es el bajo coste de los terminales, y con este propósito nació la línea Android One, confiando en fabricantes como Micromax, Karbonn Mobile y Spice Mobile para estos terminales.

Un programa que deja ver que Google quiere tener cierto control sobre estos mercados, los cuales están desde hace meses en el punto de mira de numerosas empresas tanto de software como de hardware, más allá de estar presente en el sistema operativo de los smartphones de bajo coste que venden otros. Ya hablamos, por ejemplo, de los planes de Xiaomi acerca de ampliar fronteras y empezar a fabricar y distribuir en estos países.

Android One África

La expansión es un objetivo y a la vez una complicación para cualquier imperio, y los tecnológicos no escapan a esto. Con seis versiones definitivas de su sistema operativo (con sus actualizaciones en versiones X.X entre ellas) la fragmentación está lejos de menguar y los problemas derivados, como el que hemos mencionado de la seguridad, van adquiriendo peso.

Para cada vez más usuarios las actualizaciones también son un punto importante sobre todo teniendo en cuenta que cuando no se trata de un terminal Nexus éstas han de pasar por el fabricante en cuestión y la operadora. Por otro lado, están Tizen, Cyanogen OS y otros sistemas operativos que desde la distancia van cogiendo terreno. Le crecen los enanos al sistema operativo de Google, veremos cómo los va afrontando.

Imagen | OpenSignal
En Xataka Móvil | OpenSignal: la fragmentación en iOS es mínima, pero Android está más fragmentado que nunca
En Xataka Android | Un Android cada vez más fragmentado, una visión del mercado en 2015

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir