Compartir
Publicidad

China, Qualcomm y la guerra de trincheras

China, Qualcomm y la guerra de trincheras
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya más de un año que supimos que el fabricante de semiconductores Qualcomm estaba siendo investigado por las autoridades antimonopolio de China. Esa investigación daba sus conclusiones meses más tarde, y según sus conclusiones, la empresa con sede en San Diego operaba como un monopolio y tendría que enfrentarse a sanciones para poder seguir operando en China.

El caso ha seguido en manos de la National Development and Reform Commission (NDRC), el organismo regulador chino que evalúa las acciones de Qualcomm en China, y uno de sus responsables, Xu Kunlin, ha anunciado que el caso se resolverá pronto, en parte gracias a las conversaciones con Qualcomm y con su presidente, Derek Aberle.

Qualcomm en el ojo del huracán

Se espera que la decisión de este organismo obligue a Qualcomm a pagar multas que podrían superar los 1.000 millones de dólares, además de tener un impacto directo en la forma en la que esta empresa licencia su tecnología en China.

Qualcomm Oficinas

Ambas decisiones perjudicarían de forma notable los ingresos presentes y futuros de Qualcomm en el gigante asiático. La NDRC indicó en agosto que Qualcomm se había mostrado dispuesta a mejorar los conflictos con los precios de sus componentes y licencias.

Sin embargo, las declaraciones de Paul Jacobs, CEO de Qualcomm, revelaban una opinión diferente, ya que éste indicaba que su empresa estaba manteniendo "discusiones complejas" a la hora de lograr "una solución en la que todos ganemos".

Una ley antimonopolio que barren para casa

El gobierno chino ha sometido a cerca de 30 empresas extranjeras a un profundo escrutinio para poder operar dentro de sus fronteras: la ley antimonopolio de 2008 es un arma poderosa, que de hecho ha sido muy criticada por analistas fuera de China.

Guerra Patentes 2

Según dichos expertos, la ley antimonopolio limita la competencia de esas empresas y también los royalties que estas cobran habitualmente en el resto del mundo. El bufete de abogados Jones Day analizaba esa ley en octubre de 2007, justo antes de ser aprobadas, e indicaban entre otras cosas que estas leyes "protegen el interés público y promueven la economía del mercado socialista".

En esas conclusiones los responsables del estudio concluyen que estas leyes podrían aplicarse de forma injusta "contra multinacionales extranjeras, en favor del proteccionismo nacionalista, y contra los poseedores de la propiedad intelectual".

Xiaomi y Apple, dos caras de la misma moneda

Ya hemos conocido casos anteriores en los que China saca partido de su mercado potencial para lograr condiciones ventajosashttps://www.xatakamovil.com/apple/si-te-parece-que-el-iphone-6-es-caro-aqui-espera-a-ver-lo-que-cuesta-en-china -para su gobierno- para las importaciones de productos de empresas extranjeras, y de hecho hace poco conocimos cómo el iPhone es más caro en China que en ningún otro lugar del mundo, y por un amplio margen.

Apple China

El interés de las empresas por poder ofrecer sus productos a los más de 1.000 millones de habitantes del gigante asiático juega a favor de China, que ha impuesto sus condiciones a la mayoría de ellas. Apple es sin duda un ejemplo de nuevo que se demuestra en las dificultades de vender sus últimos iPhones, algo que logró solo tras un misterioso retraso que se estimaba -y solo fue una suposición- podía deberse a las sospechas del gobierno chino del espionaje y monitorización masiva que se habían descubierto tras las filtraciones de la NSA.

La otra cara de la moneda son las empresas nacionales como Xiaomi, que florecen sin problemas en el territorio chino y que pueden beneficiarse de esas condiciones más laxas en materia de propiedad intelectual. Apple ya ha acusado en numerosas ocasiones a Xiaomi de copiarle todo -no solo en sus dispositivos, sino en su marketing-, algo a lo que la empresa china respondió de forma singular.

Esa "barra libre" para las empresas chinas en ese país compromete no obstante su expansión global, y la propia Xiaomi está comenzando a experimentar algunos problemas como ha ocurrido con la reciente demanda de Ericsson en India. Ese tipo de violaciones de patentes y propiedad intelectual son los que desde hace tiempo bloquean la expansión de Xiaomi a países con leyes más restrictivas en todo lo referido a estos temas. Toda esta situación no hace más que generar tensiones y aislamientos que al final no solo perjudican a las empresas y a su capacidad de innovar y crecer, sino a los usuarios.

En Xataka Móvil | Strategy Analytics: China superará este año a Estados Unidos como principal mercado móvil por ingresos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio