Compartir
Publicidad

La nueva regulación de fibra tendrá que esperar a la decisión de Europa sobre Jazztel

La nueva regulación de fibra tendrá que esperar a la decisión de Europa sobre Jazztel
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

España tiene dos importantes frentes abiertos en el mercado de telecomunicaciones, además de la compra de Canal+ por parte de Telefónica. Por un lado está el intento de compra de Jazztel por parte de Orange, que cayó en manos europeas a pesar de los intentos del regulador español, y por otro la esperada nueva regulación del mercado de fibra óptica.

Éste último punto ha levantado trincheras en dos frentes, los que defienden la apertura de la fibra de Movistar, liderados por sus operadores rivales, y los que quieren que todo siga como hasta ahora, donde obviamente está la propia Movistar pero también algún sindicato e incluso el PP. Pero para quienes creyesen que esta pelea estaba cerca de finalizar hay malas noticias.

Ya no es que la nueva regulación sobre la fibra lleve meses de retraso, es que era un tema que tenía que haber resuelto en su día la extinta CMT. Fue el pasado mes de diciembre cuando por fin la CNMC lanzó una consulta pública, en la que proponía que la fibra de Movistar tendría que abrirse sin límites en toda España salvo en zonas con competencia, que solo incluía nueve poblaciones.

Y ahora que podríamos esperar un pronunciamiento inminente tendremos que esperar a que Europa tome una decisión respecto a la compra de Jazztel por parte de Orange. ¿Qué tiene que ver un tema con el otro? Por lo visto los franceses están encontrando en Bruselas duras condiciones para poder cerrar la transacción, condiciones que podrían afectar a su red de Banda Ancha fija.

¿Tendrá que abrir también Orange su red fija

Una de esas condiciones pasaría porque Orange tuviese que abrir su red fija y la de Jazztel a sus competidores, tanto en ADSL como los 800.000 hogares a los que los franceses ya llegan con su fibra compartida con Vodafone o los tres millones de hogares de Jazztel. La espera estaría por tanto motivada porque no tendría sentido que un operador como Orange tuviese que abrir su red y Movistar, que domina el mercado de fibra, no lo tuviera que hacer.

Por tanto, aunque Europa en principio no tiene poder a la hora de decidir que ocurre con la regulación de la fibra, aunque la CNMC se la tendrá que remitir para que desde Bruselas den el visto bueno, sí que tendrán un poder de influencia bastante importante. Ahora de nuevo tocar esperar, máximo hasta el 30 de abril, fecha fijada para que el área de competencia de la Unión decida si aprueba, y como, la transacción, y entonces veremos como pueda afectar ello al tema de la fibra de Movistar.

Vía | elEconomista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio