Compartir
Publicidad

La estratificación de Xiaomi en 2015: ¿quedará hueco para el Xiaomi Mi5?

La estratificación de Xiaomi en 2015: ¿quedará hueco para el Xiaomi Mi5?
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras la hoja de ruta que se filtró de Xiaomi hace unos meses todos preparamos nuestro calendario particular para esperar al tope de gama de la compañía china en noviembre. Éste es el día en que el Xiaomi Mi5 aún ni siquiera ha asomado para decir cuándo será presentado en sociedad, pero en parte por ello las supuestas informaciones y filtraciones se van acumulando a medida que se acaba el año a modo de cuenta atrás. ¿Llega muy tarde o muy pronto?

Con eso de que sea final de año, el flagship tendrá las ventajas de ser el último pero también las desventajas de ser el primero de un año aún por venir. Aunque la compañía no es precisamente de las que apuesta con una sola carta por gama (ni modelo), y de hecho llevamos acumuladas algunas propuestas que por características se encuadran en la alta gama actual como el Xiaomi Mi 4c o los Redmi Note 2 y Note 3. ¿Cómo ha variado su estrategia con respecto a los años anteriores?

Mismo fundamento, más opciones

Xiaomi se popularizó junto a Meizu, ZTE, Oppo y algunos otros fabricantes chinos allá por 2012 redefiniendo lo que se entendía por terminal de bajo coste, si bien en este caso la compañía copó titulares por vestir esa estrategia con telas que resultaban realmente familiares en cuanto al diseño de los terminales (incluso el propio CEO). Algo que su vicepresidente Hugo Barra se ha encargado de desmentir aludiendo a que actualmente muchos teléfonos se asemejan y a que hay cierta prejuicio en general hacia los fabricantes chinos por ese motivo:

Todo este melodrama del plagio se reduce a que la gente dijo que el borde biselado del Mi 4 se parecía al del iPhone 5. Y soy el primero que lo admite: sí, se parece al del iPhone 5, como se parecen muchos más dispositivos que tienen ese mismo bisel.

En España la marca se dio a conocer en sus inicios por el Xiaomi M1 o el Mi 2. Un año después el crecimiento de la empresa, cuyos terminales lograban cruzar continentes pese a no ser una compra estándar con las dificultades que eso suponía (retenciones o tasas de aduana, garantías, etc.), se notaba al ampliar ligeramente su gama: a los Mi (concretamente el Mi 2s, Mi 2a y Mi 3) se sumaban los RedMi, estratificando así en varias gamas dentro de la premisa del bajo coste.

Quedaba pues el Mi 3 como continuación del Mi 2 y el Mi 1 siendo el tope de gama, seguido de los Mi 2s (que también fue bastante popular) y el Mi 2a por debajo y finalmente el RedMi (o como se dio a conocer en un principio Red rice), serie que quedaba como la más asequible dentro de lo ya económico con respecto a la competencia de especificaciones equivalentes o similares. No habría entonces otro modelo del tope de gama en 2013, algo que dejaría de ser así un tiempo después.

Redmi

El tamaño también importa en China

Con opciones que contentarían a un abanico bastante amplio de tipos de usuario, en 2014 Xiaomi volvió a desdoblar las series con el apellido que se encargó de popularizar Samsung allá por 2011 con su Galaxy Note, un terminal que con 5,3 pulgadas se llevaba el título de ser el más grande del mercado (siendo de hecho precursor de lo que se llamaría phablet). Xiaomi pues hizo lo propio y bautizó con el apellido Note a los terminales que serían una versión de mayor tamaño de otros.

Así, en 2014 fue la serie Redmi la que tuvo un representante Note, quedando así el Mi 4, Redmi 1s y Redmi Note. De este modo, el pasado año la divergencia pasó a la gama baja y la serie Mi quedaba como la de los topes de gama sin subdivisiones. El Redmi Note ya incorporaba un panel de 5,5 pulgadas, un tamaño que ese año ya era popular con un representante en prácticamente todos los fabricantes, incluyendo como novedad sin precedentes en la compañía el iPhone Plus de Apple.

2015: el año de la diversificación

El crecimiento de la compañía es innegable más allá del ruido mediático y de que podamos ver sus terminales de manera más habitual. La escalada en los rankings de ventas local y mundial son prueba de ello, y de hecho hace días era noticia justo por ser el fabricante con mayor cuota del país. Pese a no cumplir las previsiones de ventas y a haber sufrido cierto estancamiento, la empresa no deja el pódium así como así, y ya comentamos las estrategias que parecía estar siguiendo en su momento para salir de aquella aparente meseta.

Terminales Xiaomi

En cuanto a sus terminales, el fabricante parece haberse decantado finalmente a ampliar el surtido y diversificar lo que eran sus series iniciales Mi y Redmi. Así, en 2015 hemos asistido al lanzamiento de un total de diez terminales agrupados (al menos por denominación) en esas dos familias y diferenciándose con los apellidos “Note” y “Prime”:

Así, Xiaomi copa todas las gamas con una estrategia divergente en la que varios modelos “estándar” (por fecha) y posteriores versiones que en algunos casos representan una mejora muy ligera (como en el caso del Redmi 2 y el Redmi 2 Prime) casi siempre a nivel de procesador o RAM, y cuando se trata del apellido Note con un mayor tamaño. Si atendemos a los tope de gama, a falta del Xiaomi Mi5 la compañía ya cuenta como decíamos con varios que ocupan este puesto en la práctica.

Rezagado o el primero de la cola

Viendo esto y lo poco que queda para acabar el año, tampoco sería descabellado pensar que el Mi5 pueda ser el tope de gama que inaugure el catálogo de 2016 del fabricante, más aún asumiendo que incorporará el procesador Snapdragon 820 de Qualcomm. Un chip que aspira a remendar el desafortunado lanzamiento del 810 (al menos en su primera versión) y en que al parecer confiarán tanto en Xiaomi como otros fabricantes para sus terminales más potentes. En cuanto al Xiaomi Mi5, éstas son las especificaciones técnicas que se esperan:

  • Pantalla: 5,3 pulgadas (1.440 x 2.560 píxeles, unos 554 ppp), 76,96% ratio pantalla/superficie
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 820 MSM8996
  • GPU: Adreno 530
  • Memoria RAM: 4 GB
  • Memoria de almacenamiento: 64 GB
  • Cámara delantera: 8 megapíxeles
  • Cámara trasera: 16 megapíxeles, flash dual-LED, f/1.8, OIS
  • Conectividad: 4G, NFC, USB tipo-C
  • Batería: 3.030 mAh
  • Dimensiones: 140,89 x 71,4 x 5,1 milímetros
  • Software: Android 5.1 con la capa de personalización MIUI 7
Render del Xiaomi Mi5

De momento, seguimos esperando a una confirmación oficial de al menos su evento de presentación, asumiendo que el terminal sí se encuentra entre los planes de la compañía por las supuestas filtraciones que van llegando como la del resultado de AnTuTu que veíamos en agosto e incluso la existencia de un Xiaomi Mi5 Plus.

Seguiría así con esta divergencia que parece haberse asentado en 2015 e incluso pudiendo tratarse de un lanzamiento conjunto (y no separado en meses como hemos visto hasta ahora). Hasta la fecha sonó noviembre y no apareció, sonó diciembre y tampoco, veremos si es enero de 2016 el mes del próximo (o próximos) topes de gama de Xiaomi.

En Xataka Móvil | Así queda el catálogo completo de smartphones Xiaomi tras la llegada del Mi 4c

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio