Compartir
Publicidad
Los grandes operadores se ponen a la tarea de intentar frenar el crecimiento del grupo MásMóvil
Mercado

Los grandes operadores se ponen a la tarea de intentar frenar el crecimiento del grupo MásMóvil

Publicidad
Publicidad

Los Movistar, Vodafone y Orange han vivido una época dorada en el bienio de 2015-2016. La razón principal es una disminución de la competencia tras el permiso de las autoridades para sacar del mercado mediante compras a ONO y Jazztel, los actores que hasta entonces estaban mermando la base de clientes de los operadores tradicionales. Tras las compras estaban las redes de fibra de las compañías adquiridas, necesarias para seguir el ritmo de despliegue de Movistar, pero también quitarse duros rivales del camino.

Las cuentas de los operadores han notado ese alivio en la competencia, en forma de volver al crecimiento de ingresos y beneficios e incluso creciendo en clientes de todos sus productos (fijo, internet, móvil y televisión). Pero más gracias a su buen hacer que a los "restos" de Jazztel que se pudo quedar por las condiciones impuestas desde Bruselas, el grupo MásMóvil es el nuevo quebradero de cabeza de los tres grandes. Los amarillos están creciendo cada a día a mayor ritmo, ante lo que los grandes operadores le quieren cortar el paso con el uso de sus segundas marcas.

Los virtuales no tenían tanta fuerza, la mayor parte de su crecimiento se la llevaban ONO y Jazztel

Desde que los virtuales tocasen techo en 2013, ganando mediante portabilidad más de millón y medio de líneas móviles, la competencia en móvil fue aflojando hasta un 2016 donde Orange ganó casi tantos clientes como todos los OMVs juntos y Movistar y Vodafone taponaron en gran medida sus fugas. Realmente lo que pasó es que se desmontó el mito de la buena marcha de los virtuales, ya que la mayoría de su crecimiento se lo llevaban ONO y Jazztel, captando clientes de móvil entre su amplía cartera de clientes de fijo.

Saldo de portabilidades anuales

El grupo MásMóvil crece a base de acuerdos

Ibercom Todo empezó con la fusión con Ibercom en 2013

El nuevo MásMóvil empezó a alumbrar en mayo de 2016, cuando lanzó sus primeras tarifas convergentes sobre una red fija propia, aunque no ha sido hasta 2017 cuando ya como un grupo que integraba a Yoigo, Pepephone, Happy Móvil, LlamaYa y la propia MásMóvil cuando ha empezado a ser un auténtico problema para los grandes operadores. Con tanta marca, los amarillos han ido retocando su oferta de tarifas móviles para abarcar a todos los nichos.

Ahora, nada de ello habría sido posible quedándose impasibles con los restos de Jazztel (una red de ADSL con cobertura nacional pero que en lugares con despliegue de fibra nadie quiere y una red de fibra muy escasa) y los viejos acuerdos para contar con la cobertura móvil de Orange en unos casos y Movistar en otros. Primero llegó el acuerdo con Orange, que incluía el acceso a su red de fibra, para luego renovar con Movistar el acuerdo de cobertura para Pepephone.

Si MásMóvil ha llegado a crecer como crece ahora es porque ha sabido moverse y buscar buenos acuerdos

Esos acuerdos y no las condiciones de compra de Jazztel que se impusieron a Orange desde Bruselas han sido los que han permitido que el grupo MásMóvil crezca al nivel que está creciendo actualmente. Podría decirse que Movistar y Orange son los responsables de meterse el enemigo en casa, de permitir que Yoigo pueda tener sus Combinadas, de que Pepephone haya sido capaz de lanzar una tarifa como la Inimitable, pero eso también son ingresos indirectos para ellos, y si no lo hace un operador con red lo hará otro.

Esas nuevas tarifas, y otras que hemos visto también en MásMóvil, LlamaYa o Happy Móvil, han llevado a que el grupo lleve desde enero ganadas unas 267.300 líneas móviles mediante portabilidad, mientras que Orange solo ha ganado 9.000 y Vodafone y Movistar están instalados en números rojos. Esos datos se ven mitigados por las nuevas altas que no vemos en estos datos, pero siempre tiene mucho más valor para un operador una línea ganada mediante portabilidad que mediante alta nueva, porque supone robar un cliente a un rival y normalmente un mayor gasto medio mensual.

Las segundas marcas como respuesta

Movistar, Vodafone y Orange tienen segundas marcas desde hace años ya, unas con andaduras iniciadas en solitario, como Simyo y Tuenti, y otras más recientes, como Lowi. Estas marcas han servido siempre para captar nuevos clientes, aunque vayan a pagar menos que contratando con la marca principal, pero también han sido usadas siempre para evitar fugas de ya clientes, ofreciendo sus tarifas a quien mostraba su interés en cambiar de compañía.

Los grandes operadores se han quitado la careta y están yendo a por MásMóvil

Su oferta era atractiva pero tampoco era cuestión de tirar los precios hasta rebajarse al nivel de los virtuales. Hasta ahora. Las renovaciones de las tarifas de Simyo, Amena, Tuenti y Lowi que hemos visto en las últimas semanas han sido menos tímidas que anteriores novedades y han ido directamente a buscar las cosquillas de las tarifas de las marcas del grupo MásMóvil.

La demostración está en la siguiente tabla, en la que recogemos las tarifas con llamadas pagando solo el establecimiento de llamada y a partir de dos gigas de todas las segundas marcas de los grandes y del grupo MásMóvil:

Tarifas con llamadas 0 cént/min

2 GB

3 GB

4 GB

5 GB

8 GB

10 GB

20 GB

25 GB

Tuenti

14 euros (11 GB)

20 euros

Simyo

10,5 euros

12,5 euros

17 euros

28 euros

Amena

6,95 euros

Lowi

7 euros

9 euros

10 euros

12 euros

15 euros

MásMóvil

7 euros

10 euros

15 euros

Pepephone

10,9 euros (2,5 GB)

LlamaYa

5 euros

12 euros

10 euros

Happy Móvil

7,95 euros

10,95 euros

Como podéis ver, por la parte de las tarifas con menos gigas el grupo MásMóvil sigue ofreciendo las tarifas más económicas, pero en sus marcas más desconocidas (que no ofrecen 4G) y sin tanta diferencia respecto a Lowi, que permite acumular los datos no usados de un mes para otro. Y por la parte alta, tarifas de 8 GB o más es Simyo quien se impone, ya que es junto con Tuenti la única que ofrece la posibilidad de contratar tantos datos sin llamadas. Aunque como vamos a ver en la siguiente tabla, su atractivo es limitado dada su escasa diferencia con tarifas que incluyen llamadas ilimitadas.

Tarifas con llamadas ilimitadas

2 GB

3 GB

4 GB

5 GB

8 GB

10 GB

20 GB

25 GB

Tuenti

22 euros (11 GB)

25 euros

Simyo

18 euros

20 euros

24 euros

29 euros

Amena

19,95 euros

24,95 euros

Lowi

17 euros

19 euros

20 euros

22 euros

25 euros

MásMóvil

16,90 euros

19,90 euros

24,90 euros

Yoigo

25 euros

32 euros

Pepephone

19,90 euros (19 GB)

LlamaYa

25 euros

En el caso de las tarifas con llamadas ilimitadas, el grupo MásMóvil lo tiene más complicado. Solo tiene como una tarifa claramente interesante la de Pepephone con 19 GB por 19,90 euros. Por la parte baja ofrece la tarifa más económica, aunque con muy poca diferencia respecto a Lowi y Simyo y además Amena y Tuenti aprietan fuerte en las tarifas de más gigas. Por no hablar de lo descolocadas que han quedado las tarifas de Yoigo.

Las tarifas del grupo MásMóvil siguen siendo interesantes en muchos casos, pero ya no están solas

Y no solo en tarifas móviles están apretando al grupo MásMóvil los grandes operadores con sus segundas marcas. La pelea por ofrecer el pack de fibra y móvil más barato también está muy igualada entre MásMóvil, Lowi y Amena, aunque también es cierto que la renovada Combinada Azul de Yoigo es una gran opción para quienes quieran dos líneas móviles con llamadas y datos de sobra.

Se acabó la alfombra roja, esto es la guerra

MásMóvil

¿Qué podemos concluir tras toda esta parrafada? Muy simple: la alfombra roja, que tampoco es así pero hasta ahora el camino de MásMóvil no ha sido tan complicado, se ha acabado. Los grandes operadores han dejado un margen al cuarto operador, le han observado durante meses agazapados mientras cuidaban que su ingreso medio por cliente (ARPU) no cayese, pero ese margen se ha acabado y es hora de apretarle las tuercas.

Esperamos la respuesta de MásMóvil, pero ahora también tienen que responder frente a unos accionistas que quieren ganar dinero

Ojo, que el grupo MásMóvil es el que menos fichas ha movido en las últimas semanas. Tienen margen para volver a destacar en todo tipo de tarifas, pero ya tampoco son ese operador indie que era antes. Ahora tienen a unos accionistas que los vigilan con lupa, cotizan en bolsa y allí les pedirán resultados, no crecimiento en clientes a costa de bajar el ARPU. No parece que Yoigo vaya a responder antes de octubre, pero esperamos novedades, sobre todo si en septiembre los movimientos de los grandes empiezan a dar resultados.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio