Compartir
Publicidad
Publicidad
¿Qué ha sacado Microsoft de la compra de la división de móviles de Nokia?
Otras

¿Qué ha sacado Microsoft de la compra de la división de móviles de Nokia?

Publicidad
Publicidad

Nokia ha hecho hoy algo parecido a lo que se hacen Apple y Google entre sí cada vez que alguno de los dos tiene un gran evento entre manos. Con el Google I/O 2016 a pocas horas de dar comienzo, los finlandeses han anunciado su vuelta al mercado de los smartphones de la mano de FoxConn y además el sistema operativo elegido para su vuelta es Android. Nokia is back, dudes.

Esta noticia, que hará que hoy en todos los medios se hable de la vuelta del gigante finlandés que nunca llegó a irse del todo, sirve de contrapunto a la confirmación de que Microsoft ha colocado su división de "feature phones" o teléfonos móviles corrientes. Unos vuelven y otros se van, y FoxConn está en el centro de todo. Pero la reflexión obligada ahora es, ¿qué ha sacado Microsoft de todo esto?

Grandes expectativas al comprar Nokia

Elop Y Ballmer

No cabe duda de que las expectativas fueron muy altas cuando se anunció que Microsoft se asociaba con Nokia y finalmente, años después, acabó haciéndose con su división de teléfonos móviles. A día de hoy las cosas son bien distintas y las cifras de venta de Microsoft en móviles, prácticamente por los suelos, invitan a pensar que la apuesta de Ballmer, por aquel entonces el proyecto era suyo, ha sido un fracaso.

La Nokia actual no es la Nokia que fue, ya veremos qué Nokia será

La Nokia de ahora no es la Nokia que compró Microsoft, y tampoco es la Nokia que triunfó en el mercado de teléfonos móviles en una época en la que parecía que nadie podría hacerles sombra. La llegada del iPhone lo cambió todo, el smartphone se convirtió en la única opción de futuro y muchas empresas cayeron por el camino, incapaces de adaptarse al nuevo paradigma.

Una de éstas empresas fue Nokia, cuya posterior línea Lumia, aunque atractiva, nunca llegó a hacer remontar a la compañía y cuando fueron finalmente Microsoft Lumia tampoco les fue mejor. Nokia fracasó en el sector de los smartphones y Microsoft pensó que podía comprar experiencia por poco dinero, aunque lo importante siempre fue la marca y Nokia supo jugar sus cartas reservándose una reentrada a partir de 2016, algo que acaba de suceder.

¿Qué compró exactamente Microsoft al hacerse con Nokia?

Ballmer

No fue toda la compañía, pues Nokia mantuvo su negocio en cuanto a equipamiento y despliegue de redes para operadoras móviles, algo que a día de hoy sigue dándoles beneficios y provocando más de un dolor de cabeza en los países en los que ahora hay reajustes, como este caso concreto de España con despidos polémicos de por medio al fusionarse con Alcatel-Lucent.

5.440 millones de euros, 1/4 de WhatsApp

La operación de compra entre ambas compañías, valorada en su momento en un total de 5.440 millones de euros, incluyó las patentes de la compañía finlandesa, la licencia de Here, sus mapas, y la división completa de teléfonos móviles. El desglose se produjo de la siguiente manera: 1.650 millones de euros por la cartera de patentes de Nokia y 3.790 millones de euros por el negocio de móviles.

La compra de la división móvil supuso algo más que la compra de un sencillo negocio, pues en el acuerdo se incluyó la transferencia de 32.000 empleados de Nokia a Microsoft en áreas como gestión, ingeniería, manufactura, ensamblaje y distribución. "Para Nokia este es un importante paso para reinventarnos y fortalecer nuestra posición financiera e iniciar nuestro siguiente capítulo", fueron las declaraciones de Risto Siilasmaa, de Nokia.

Microsoft, demasiado lento y pesado en el terreno móvíl

Reparto del parque de teléfonos con Windows en marzo de 2016, vía AdDuplex Reparto del parque de teléfonos con Windows en marzo de 2016, vía AdDuplex

El futurible magnífico sistema operativo para teléfonos móviles de Microsoft no acababa de llegar, y comprar Nokia fue para Microsoft una forma de allanar el camino para el aterrizaje, tardío, de Windows 10 para móviles. Para situarnos, el anuncio de la compra se produjo en 2013, la compra se completó en 2014 y los primeros móviles con Windows 10 para móviles han llegado a finales de 2015.

La velocidad de trabajo no ha sido el punto fuerte de un Microsoft que hoy cede más y más terreno a un Android imbatible en ventas a lo largo y ancho del mundo, un sistema que cuenta con algo que Microsoft ha ido dejándose por el camino: el apoyo de los fabricantes. La línea Lumia, exclusiva de Microsoft, no ha resistido ninguno de los envites y hoy es un sistema operativo prácticamente irrelevante.

Las últimas cifras de Microsoft en móviles son aplastantes. La presentación de las ganancias de Microsoft en su tercer trimestre fiscal de 2016, su Q3, han dejado a los teléfonos Lumia y a prácticamente toda la división enfocada al sector móvil al borde de un precipicio. La caída es aparatosa, un 73% menos de terminales en comparación con el Q3 del ejercicio anterior.

Desmembramiento

Here

La apuesta ha sido potente durante mucho tiempo, no obstante. Microsoft puso en marcha varios proyectos para atraer hacia Windows para móviles aplicaciones de prácticamente todos los rincones del planeta. Estos proyectos, de los que algunos como las aplicaciones de Android han caído por el camino, no han sido suficientemente atractivos.

La venta de los feature phones a FoxConn sólo ha significado un paso más en el desmembramiento de la división móvil de Microsoft, ahora en manos de Satya Nadella. Recordemos que otra de las poderosas herramientas que Microsoft adquirió con la compra de Nokia fue la licencia de Here, su aplicación de mapas, y ésta se vendió a un consorcio automovilístico el pasado año.

A día de hoy, mayo de 2016, poco queda de Nokia dentro de Microsoft. Con una división móvil en caída libre y sin visos de que la situación pueda mejorar, pese a apuestas tan interesantes como las de HP o VAIO, o proyectos tan interesantes como las aplicaciones UWP o la convergencia con la Xbox One o los sistemas de escritorio, Microsoft sigue sangrando en smartphones.

La escapatoria del software

Azure

Quizá la salida de Microsoft sea la que fue en un comienzo, la del software. Con Windows 10 expandiéndose mes a mes a más y más ordenadores, con cifras que ya superan los 300 millones de instalaciones, los de Redmond llevan tiempo expandiendo sus servicios al resto de plataformas móviles, configurando un ecosistema bastante robusto y que cada vez resulta más atractivo.

Azure, su plataforma en la nube, también continua ganando prestigio y ya alberga herramientas de los que en su momento fueron competencia directa, como BlackBerry o SAP y a día de hoy no cuentan con más rivales, al menos a su nivel, que el representado por Amazon con su AWS.

Satya Nadella

Lo que parece bastante evidente es que la línea Lumia parece muy difícil de remontar, pese a la promesa de un sistema operativo competente y que ofrezca verdaderas ventajas a sus usuarios, y a nivel de partners la situación no va mucho mejor. Quizá sea el momento de que comprendamos que el movimiento de compra de Nokia por parte de Microsoft ha acabado siendo un completo desastre.

Los mapas de Here lejos de su alcance, los móviles produciendo pérdidas y disminuyendo en cuota y las patentes, las únicas, siendo rentables. Ése es el poso que ha dejado Nokia dentro de Microsoft.

Nadie, ni la propia Microsoft, sabe lo que deparará el futuro a los de Nadella en el terreno móvil pero Windows 10 ha llegado tarde, quizá demasiado para que en Microsoft vuelvan a ser relevantes entre los fabricantes de smartphones.

A día de hoy, con la división de móviles en caída libre y los feature phones y los mapas vendidos, a Microsoft no le queda mucho de Nokia salvo sus patentes, con las que a día de hoy sigue haciendo negocio obteniendo ingresos de sus competidores, como Google y Samsung. No han sido hábiles en hardware ni tampoco en software, aunque esto último puede ser lo que les salve de caer en el olvido en el futuro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos