Compartir
Publicidad
Yoigo, ¿morir matando o este "muerto está muy vivo"?
Yoigo

Yoigo, ¿morir matando o este "muerto está muy vivo"?

Publicidad
Publicidad

Hoy Yoigo ha dado el paso que necesitaba. Son casi dos años los que han pasado ya desde que el operador lanzase una de las primeras tarifas con llamadas ilimitadas en España, que pronto fueron replicadas por su competencia. Con tarifas muy similares a las de Movistar, Vodafone y Orange y superados por las de los virtuales Yoigo tuvo en 2014 por primera vez un saldo negativo en portabilidades.

Y ahora que han reventado literalmente el mercado de tarifas móviles en España nos queda preguntarnos a que responde este movimiento, ¿morir matando o realmente todavía siguen muy vivos? Expongamos detenidamente de donde viene y a donde va Yoigo y que puede pasar con su futuro.

Cuando Yoigo era quien marcaba el ritmo

Para ser claros, Yoigo empezó su andadura como un operador "molón". Su estrategia era clara, pelear con los grandes por el precio de sus tarifas, aunque sin renunciar a la subvención de terminales en un mercado, el de la telefonía móvil en España, que se movía básicamente a base de teléfonos a cero euros.

-1.jpg

En sus inicios apostó por el precio por minuto. Una tarifa llamadas a cero céntimos por minuto entre sus clientes, que levantó polvareda cuando se limitaron los minutos a cero a una hora al día, y tarifas que fueron bajando el precio por minuto a cualquier operador. La del 8, la del 6, la del 4, la del 2 ... hasta llegar a la del Cero.

Antes de la llegada de ésta última Yoigo fue el primer operador con red en ofrecer una tarifas con llamadas nacionales ilimitadas. El problema vino cuando Movistar, Vodafone y Orange se dieron cuenta de que a su rival le estaba funcionando esa tarifa. Pronto llegaron las replicas, a las que Yoigo sorprendentemente no respondió con fuerza.

El comienzo de la travesía por el desierto

Cuando Yoigo dejó de responder al resto de operadores con red comenzó su travesía por el desierto. Todos contaban ya con tarifas con llamadas ilimitadas y Yoigo renovaba tarifas sin responderles directamente, en lo que parecía un movimiento más dirigido a asegurar la rentabilidad que a competir por captar nuevos clientes.

De esta manera Yoigo empezó a sufrir. El operador que más clientes venía captando vio como perdía fuelle. En mayo de 2012 ya había perdido líneas pero durante 2013 vimos como la tendencia apuntaba claramente hacía la baja. Pero todavía peor se le pusieron las cosas en 2014, donde solo logró captar líneas mediante portabilidad en los meses de enero y febrero, gracias a las subvenciones de terminales.

Ya no era solo un asunto de no tener las mejores tarifas móviles, Yoigo tenía un grave problema, la convergencia. Sin una red fija propia y un acuerdo con Movistar, que como nos ha confesado hoy su CEO quieren revisar, las tarifas incluyen fijo y móvil le han hecho mucho daño. Con las ventajas de éstas a Yoigo solo le quedaba por pelear las líneas móviles que no se "fusionan", por su bajo consumo o porque son de usuarios que no necesitan Fusiones.

Para remate de todo esto pocos días pasaron entre que supimos que Jazztel negociaba la compra de Yoigo y la oferta de Orange por Jazztel. En un mercado con un rotundo éxito de la convergencia en Yoigo se quedaban sin posibles parejas y su futuro, sin una reacción clara y contundente en forma de tarifas rompedoras, parecía complicado.

La SinFín, ¿morir matando?

Cuando todos dabamos no por muerto pero sí gravemente herido a Yoigo reaccionan de la mejor manera posible. Su tarifa La SinFín es todo un reto para sus rivales, que verán como sus clientes huyen hacia esta nueva opción si no reaccionan. Los 20 GB, ilimitada tampoco la deberíamos llamar, por 29 euros además de las llamadas ilimitadas era lo que pedían aquellos que miraban a las tarifas de otros países con envidia. Incluso muchos se podrían plantear sustituir conexiones de ADSL con esta tarifa.

Las cuentas de los rivales de Yoigo sufrirán si les dejan volar libres

Pero cuando hablamos de las posibles opciones para el futuro de Yoigo mencionamos la posibilidad de que adoptase la estrategia "mosca cojonera", que básicamente consiste en romper el mercado para que alguno de sus rivales se vea obligado a comprar Yoigo. La SinFín va a provocar probablemente por un lado la fuga masiva de clientes de otros operadores hacia Yoigo y por otro, y quizás aun más doloroso para las compañías, la bajada del ARPU (ingreso medio por cliente) de todos los operadores. Y recordemos además que Taulet nos ha desvelado que volverán a intentar dar servicio a un virtual, que podría tener tarifas también muy interesantes.

¿Cómo reaccionarán entonces los rivales de Yoigo? Es difícil creer, más después de las palabras de Colao, que opten por rebajarse al nivel de Yoigo y lanzar tarifas similares a la SinFín. Quizás directamente les salga más barato intentar hacerse con Yoigo, aunque puede también que su valor hoy no sea el mismo que el que tenía ayer.

Podemos decir claramente que tras su anuncio de hoy Yoigo vuelve a molar, pero ¿le dejarán seguir molando eternamente? Taulet nos ha prometido que ellos tienen ganas de seguir en el mercado español, a pesar de las pocas ganas que ha mostrado en varias ocasiones su empresa matriz, pero los Movistar, Vodafone u Orange son muy grandes y sus cuentas ya han empeorado lo suficiente en los últimos años como para que bajen con más fuerza todavía. Esperemos a los datos de portabilidades del mes marzo y entonces veremos el reflejo de La SinFín, a los que seguramente los operadores mirarán.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio