Publicidad

Movistar prepara el terreno para acoger invitados incómodos en su fibra
Movistar

Movistar prepara el terreno para acoger invitados incómodos en su fibra

Publicidad

Publicidad

2015 tiene pinta de que va a ser un año muy movido en lo que a las telecomunicaciones se refiere. Quizás la llegada por fin de la banda de los 800 MHz al 4G sea la noticia menos importante, y eso que aportará grandes beneficios, ya que además seguimos pendientes de tres importantes decisiones de reguladores: la compra de Canal+ por parte de Movistar, la de Jazztel por Orange y del futuro de la fibra de Movistar.

No debería tardar ya mucho la CNMC en decidir si finalmente permite a los rivales del ex-monopolio acceder a la fibra de éstos sin ninguna restricción de velocidad salvo en ciudades con "competencia". Es por esa amenaza de tener que meter vecinos incómodos en casa que Movistar ha decidido ir preparando las habitaciones para sus indeseados invitados, con la subida de velocidad de las conexiones de fibra que acabamos de conocer.

Un terremoto que inició Vodafone con ONO

La situación actual de las telecomunicaciones en España no tienen porque nada que ver con la situación que tendremos a finales de año, o incluso en pocos meses. El terremoto comenzó con la compra de ONO por parte de Vodafone, una compra de la que hemos empezado a ver los primeros efectos pero que verdaderamente entenderemos en poco tiempo, cuando Vodafone lance su primera oferta completa ayudándose del cable de ONO.

La principal diferencia entre Jazztel y ONO son el número de hogares a los que llega su red fija de alta velocidad

Ese movimiento, entre otros factores, provocó lo que Orange realmente no quería, tener que comprar Jazztel para no quedarse atrás. El atractivo de esta última compañía no es el mismo que el de ONO, con parecidas líneas móviles la diferencia está en los tres millones de hogares a los que llega la fibra de Jazztel actualmente frente a los más de siete millones de hogares de ONO, pero los franceses se quedaban descolgados de la carrera por llevar conexiones fijas de alta velocidad a los hogares.

Pero esa compra parece que no será tan fácil de cerrar como la de ONO. Desde Bruselas no ven con buenos ojos que el mercado español se reduzca a tres grandes actores - Movistar, Vodafone-ONO y Orange-Jazztel - ante lo que podría imponer severas condiciones a Orange para cerrar la transacción. De por medio también está la pelea por la televisión de pago, donde Movistar, que crece como la espuma en este mercado con su actual estrategia, está encontrando en la CNMC un muro contra la compra de Canal+.

Y más allá de todos estos líos de compras o intentos de compras está el asunto que lleva en un cajón del regulador español, antes la CMT y ahora la CNMC, durante años, la patata caliente de la regulación de la fibra.

Abrir o no abrir la fibra de Movistar, esa es la cuestión

Fibra Optica 2

A mediados de diciembre el regulador español soltó la bomba. Su propuesta pasaba por eliminar el actual límite de 30 megas y abrir la fibra de Movistar a sus rivales sin límites de velocidad en toda la geografía española salvo en las zonas competitivas, donde de momento solo metió a nueve ciudades. Se abría un periodo de dos meses para recibir opiniones, opiniones que obviamente han ido llegando tanto a favor como en contra.

Tal ha sido el descontento de Movistar que incluso han levantado el pie del acelerador del despliegue de fibra, en una clara amenaza justificada. A favor de la CNMC solo hemos visto pronunciarse al resto de operadores mientras que en contra hemos visto, en una peculiar unión, a sindicatos y a Partido Popular, que quiso entrometerse en las labores del regulador aunque finalmente se echó atrás.

Argumentos en una y otra dirección hay muchos. Los que defienden la apertura creen que aumentará la competencia, hasta los virtuales podrían ofrecer conexiones fijas, mientras que los que se posicionan en contra creen todo lo contrario, que los despliegues se frenarán para aprovecharse de una red que ha tejido Movistar siendo ya una empresa privada, con el efecto que ello tendría en la economía.

Preparando el terreno por si las moscas

Visto que la CNMC pronto podría dictar la apertura de la fibra de Movistar, aunque de los precios mayoristas dependerá si ésta vale para algo o no, desde el operador parecen estar abonando el terreno. La subida de velocidad y migración gratuita de clientes con el viejo par de cobre no es más que una manera de intentar lograr la fidelidad de clientes que podrían verse tentados por otras opciones cuando éstas estén disponibles.

Supuestamente Movistar incrementará el precio sus Fusiones en cinco euros para dar cabida a las nuevas modalidades de fibra, 30 megas de bajada y 3 de subida para la opción básico y 300 megas de bajada y 30 de subida para la avanzada, subida de precio que veremos como es aceptada por sus clientes. Un movimiento más inteligente por parte del operador sería permitir a sus clientes mantener su velocidad y cuota mensual actual y solo subir velocidad y cuota a quienes lo soliciten expresamente. Si los cambios se aplican a todos los clientes estaría habilitando a los que no necesitan la velocidad para hacer las maletas.

Movistar necesitará hacer uso de más armas además de la velocidad de su fibra

Pero seamos sinceros, quien ha probado las bondades de la fibra, o incluso de cable, es difícil que quiera hacer las maletas hacia el cobre. El problema para Movistar es que si su fibra se abre ese cambio ya no será necesario, y además permitirá a sus competidores a ahorrarse los costes de una instalación de fibra, valorada habitualmente en más de 100 euros para pisos en edificios de varias plantas. Entonces ¿cómo va a lograr Movistar retener a sus clientes de fibra si la portabilidad a otro operador con su propia fibra podría ser sencilla?

Primero está por ver que precio es el que tendrían que pagar el resto de operadores a Movistar por usar su fibra, porque recordemos que hasta ahora pocos la han usado, aunque sea con el límite de 30 megas, por su alto precio. Pero si el precio que la CNMC fija para ese acceso y uso de la fibra del ex-monopolio es lo suficiente atractivo Movistar tendrá que usar otras armas.

TV de pago, el gran aliado de Movistar

Ya veremos como queda el asunto precios entre la propia oferta de Movistar y la de sus rivales haciendo uso de su fibra, pero actualmente donde el operador no tiene competencia es en los contenidos premium de televisión. Cierto es que todos los operadores cuentan actualmente con el habitual paquete de canales de pago más vistos - FOX, AXN, TNT ... - pero Movistar además de esos canales tiene mucho más.

A base de talonario el operador se ha hecho con los derechos en exclusiva del Mundial de Motociclismo y la próxima temporada también tendrá los de la Formula 1. También cuenta con otras competiciones de deportes con menos seguidores, pero sobre todo tiene la única oferta que permite a los futboleros ver las competiciones más importantes - liga española, Champions League y Europa League - a cambio de una cuota única.

Quizás la TV de pago no podrá retener a todos los clientes, pero sí a los que más gastan

Y eso es solo el presente, porque Movistar ya se ha hecho para la próxima temporada con los derechos del FC Barcelona y luchará por hacerse con los derechos de la Liga a partir de la temporada 2016-17, cuando los derechos de todos los clubes se venderán en conjunto, lo que le permitiría emitir todos los partidos de Liga en exclusiva.

Movistar TV Contenido Premium

Puede que los deportes de motor y el fútbol, contenido premium no incluido en el paquete básico de Fusión, no sea suficiente para retener a todos los clientes que puedan optar por contratar su fibra con otros operadores, pero sí que le valdrá a Movistar para retener a los clientes que más aprecia, tanto ellos como cualquier otro operador, los que más pagan.

A todo esto, no hemos mencionado que podría pasar con la compra de Canal+. Si a Movistar le complican esta transacción, imponiendo la creación de paquetes mayoristas que incluyan contenido premium, el operador tiene una salida muy sencilla, cancelar la compra. Canal+ le aportaría llegar allá donde su red fija no es suficiente para ofrecer televisión, pero su valor, con un número de clientes cada vez más próximo al de Movistar TV, se ha devaluado a grandes pasos con el paso del tiempo.

La comodidad de estar con "los de siempre"

Pero si la TV de pago es el gran arma de Movistar para retener a los clientes que más gastan desde el operador "de toda la vida" también cuentan con esa gran ventaja, ser "los de siempre". Recordemos que a pesar de las ofertas de sus rivales la fuga de clientes de Movistar hacia los operadores alternativos no se agudizó hasta que la crisis azotó los bolsillos de los españoles.

Fue entonces, cuando teníamos que dedicar nuestros recursos a otros aspectos más esenciales, cuando los Jazztel y compañía empezaron a crecer de verdad. Y con eso podría jugar a favor Movistar. Si el operador comienza ahora la migración masiva de los clientes con cobertura de fibra y sube la velocidad a los que ya la tengan les estará dando a estos un confort difícil de tentar.

Si el ahorro que ofrecen los alternativos es pequeño muchos clientes preferirán la comodidad

Serán muchos los usuarios los que si el ahorro que les proporciona otra alternativa es pequeño preferirán quedarse con Movistar, de ahí la importancia del precio mayorista del acceso a la fibra. Y esto, aunque pueda parecer una tontería, es una ventaja de meses para el operador, que inteligentemente se dejará un dineral en migrar a sus clientes de cobre a fibra.

Ahora toca esperar y ver que pasa con el movimiento de Movistar. Ver cuantos clientes aceptan a regañadientes la supuesta subida de las cuotas de las Fusiones a cambio de más velocidad y cuantos optan por hacer las maletas. Pero sobre todo toca esperar a que la CNMC se decida y diga que va a hacer en el asunto de la fibra. Hagan sus apuestas señores.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir