Compartir
Publicidad
El buen 2015 de Yoigo
Yoigo

El buen 2015 de Yoigo

Publicidad
Publicidad

Yoigo en el punto de mira de Virgin, esa es la noticia con la que nos hemos despertado hoy. El operador con red móvil propia más joven de España se ha visto envuelto a lo largo de los años en muchos rumores de supuestas ventas. Pero lo cierto es que de los 1.000 millones que llegó a pedir TeliaSonera, el valor de la compañía ahora mismo se ha alejado mucho de esa cifra.

La convergencia y la escasa diferenciación de sus rivales provocó que en 2014 Yoigo perdiese líneas móviles mediante portabilidad por primera vez en su historia. Y 2015 tampoco empezó con buen pie, pero desde febrero no ha hecho más que crecer, hasta volver a superar las 10.000 portabilidades netas al mes en los últimos meses. Entonces, ¿qué ha cambiado en Yoigo?

La historia de Yoigo ya la hemos repasado en alguna ocasión, pero intentemos resumir en un párrafo de donde venimos para entender que ocurre ahora. Durante años el operador lideró la bajada de precios en la telefonía móvil junto con los virtuales. Pero una vez lanzada la primera tarifa con llamadas ilimitadas, Yoigo se empezó a parecer cada vez más a los operadores de siempre, con tarifas muy similares que no le hacían destacar.

Un 2014 para olvidar

En septiembre de 2013 Yoigo ya anotó saldo negativo en portabilidades a pesar de haber renovado sus tarifas Infinitas, pero tras el respiro de la campaña navideña llegó la travesía por el desierto. Mientras entre enero y febrero de 2014 llegó a sumar casi 60.000 líneas mediante portabilidad en marzo llegaron los números rojos.

De golpe y sopetón Yoigo pasó a perder casi 8.000 líneas en marzo y posteriormente tocó suelo en abril, con más de 13.000 líneas menos. El recorte de las subvenciones se hacía notar y cuando todos esperábamos una reacción en forma de tarifas nos encontramos con una sorpresa. Yoigo no bajaba la cuota de su tarifa más baja y se centraba en las Infinitas, que pronto fueron igualadas o mejoradas por otros operadores.

Yoigo se lo ponía fácil a sus rivales, y mientras en verano rozó los números positivos a partir de julio volvió su senda bajista, hasta perder 13.000 líneas en noviembre. Fueron meses en los que no hubo reacción ninguna, en los que parecía que el operador que había sido uno de los mayores dinamizadores del mercado años atrás se había quedado sin gasolina.

En medio de todo esto volvieron los rumores de una posible venta. Su pasividad en tarifas unida a la falta de una red fija provocaron que el valor del operador no parase de devaluarse. De los 1.000 millones de euros que pedía TeliaSonera en su día Jazztel llegó a ofrecer la mitad. Y fue el adiós a la posible venta a Jazztel, por la oferta de Orange, uno de los factores que volvió a prender la mecha.

El resurgir de Yoigo

La primera reacción de Yoigo vino en forma de tarifa con cinco gigas por 19 euros. Una buena tarifa, pero lo cierto es que todos esperábamos más de aquel día. Los rumores de importantes rebajas o un golpe real a la competencia tenían que esperar, y el operador lo pagó en los números de portabilidades, que siguieron en negativo hasta enero.

Sin más novedades, aunque si con importantes subvenciones, Yoigo logró salir de números rojos en el mes de febrero. No llegaba a 3.000 líneas, pero sabiendo desde el operador que esos números estaban ayudados por un mayor desembolso a la hora de captar clientes mediante móviles, llegó el golpe que necesitaban.

Yoigo presentaba a comienzos de marzo la tarifa SinFín. Sus llamadas ilimitadas y 20 gigas por 29 euros al mes no tenían competencia, ni la han encontrado a día de hoy todavía. El efecto de una tarifa rompedora no se hizo notar apenas en el mes de marzo, sólo fueron poco más de 5.000 líneas ganadas, pero ya en abril y mayo Yoigo superó las 10.000 líneas netas ganadas mediante portabilidad.

De momento desde febrero Yoigo ha crecido en 30.000 líneas, a una media de 7.500 líneas al mes. Un dato que sigue estando lejos de los datos pre-crisis en el operador, pero a buen seguro esos números mejorarán con la llegada del verano, época de bastantes cambios de operador, donde Yoigo puede pescar gracias a su atractiva oferta de datos (5 GB por 19 euros y 20 GB por 29 euros).

Pendientes de las "sobras" de Jazztel

Por eso creemos que desde Yoigo pueden respirar tranquilos, al menos por una temporada. Aunque la convergencia sigue pegando fuerte, su oferta, al menos por la parte alta, es muy competitiva, lo que puede hacer seguir ganando líneas que no se asocien a packs convergentes. Pero además tenemos que recordar que el operador se podría hacer con las "sobras" de Jazztel, que le permitiría por fin tener una oferta convergente competitiva.

El enderezamiento del rumbo de Yoigo unida a la posibilidad de que pueda entrar definitivamente en el mercado convergente, aclaran el oscuro camino que tuvo la compañía el pasado año. Pero tampoco deben quedarse dormidos en los laureles, por ejemplo podrían abrir la tarifa de 5 GB a sus actuales clientes de otras tarifas, porque compiten en un mercado en el que en un solo mes pueden cambiar mucho las cosas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio